Mirada al otro

Este es el lema con el que se ha inaugurado el nuevo curso de los Colegios Diocesanos de Mallorca en un acto de apertura con el colectivo de los profesores y que marca un objetivo a conseguir, a trabajarlo entre todos, a hacerlo realidad en las relaciones interpersonales. Proponemos valores, queremos poner buenos cimientos para la convivencia social, tenemos necesidad de desterrar actitudes individualistas que nos encierran en nosotros mismos e impiden que el otro aparezca en nuestro horizonte, como si no existiera. Para empezar, intentamos ya un cambio en los ojos, con el fin de «ver de una manera nueva», la que nos dé noticia de la realidad del otro, capaces de mirarlo con la mirada de amor de Dios que nos ha mostrado Jesús y que queremos conocer y dar a conocer más y más.

Con este objetivo y tantos otros que ya se han trabajado entre los profesores y con los alumnos, principales destinatarios del proceso educativo, se quiere ayudar a responder a la pregunta siempre actual que nos sitúa ante el primer valor que es la persona humana. Cuando a Jesús un maestro de la Ley le pregunta «¿Y quiénes son los otros a los que he de amar?» (Lc 10,29) lo pone en situación de respuesta y queda a la espera después de haber dicho bien los dos primeros mandamientos y haber recibido el elogio de Jesús. Es el momento en el que Jesús explica la parábola del buen samaritano y deja bien claro quién es el otro. El Evangelio y sobre todo la persona de Jesús es y será el referente de todo el trabajo educativo que nos proponemos en los Colegios Diocesanos, en el resto de centros de inspiración cristiana, y en todo educador que es cristiano. Con un mensaje tan a favor de la persona y de los derechos humanos y con la propuesta del Evangelio que los incluye a veces nos sorprende que, también aquí en nuestra Mallorca, no se entienda el valor de la laicidad positiva y haya quien muestre su rechazo al hecho religioso y impida cualquier influencia cristiana, a la que cualquier ciudadano tiene derecho.

Por otra parte, convencidos de su dimensión social, el papa Francisco dice que «el Evangelio nos invita a correr el riesgo del encuentro con el rostro del otro, con su presencia física que interpela, con su dolor y sus reclamaciones, con su alegría que se encomienda en un cuerpo a cuerpo» (EG 88). A nosotros nos dice que «las escuelas católicas, que intentan siempre conjugar la tarea educativa con el anuncio explícito del Evangelio, constituyen una aportación muy valiosa a la evangelización de la cultura» (EG 134). Creemos que la aportación del cristianismo en nuestra cultura hoy es más necesaria que nunca. Por eso nos dedicamos a ello y nos animamos a no desfallecer.

+ Sebastià Taltavull

Obispo de Mallorca

Mons. Sebastià Taltavull Anglada
Acerca de Mons. Sebastià Taltavull Anglada 77 Artículos
Mons. D. Sebastià Taltavull nace en Ciutadella de Menorca (Baleares), el 28 de enero de 1948. Después de los primeros estudios en la Compañía de Maria y en el Colegio salesiano, el año 1959 ingresa en el Seminario diocesano de Menorca y cursa los estudios de Humanidades, Filosofía y Teología. El 23 de septiembre de 1972 recibe la ordenación sacerdotal en la Catedral de Menorca, después de cursar estudios en la Facultad de Teología de Cataluña y obtener la Licenciatura en Teología dogmática. CARGOS PASTORALES El mismo día de la ordenación sacerdotal es nombrado Director de la Casa diocesana de Espiritualidad de Monte-Toro (1972-1984) y Delegado diocesano de Juventud (1972-1989). Dos años después, Rector del Santuario Diocesano de la Virgen de Monte-Toro, Patrona de Menorca (1975-1984). Es elegido Secretario del primer Consejo Diocesano de Pastoral (1973-1977) y Secretario del Consejo del Presbiterio y Colegio de Consultores (1983-1989). Fue Consiliario del Movimiento de Jóvenes Cristianos, de grupos de Revisión de Vida del MUEC y de Escultismo entre 1977 y 1989. Recibe el encargo de Formador (1977-1984) y Profesor de Teología dogmática (1977-1994) del Seminario y del Instituto Diocesano de Teología. Fue Rector del Seminario Diocesano de 1995 a 2002. El año 1984 es nombrado Párroco de San Rafael de Ciutadella, cargo que ejerce hasta 1992, año en que es nombrado Consiliario del Centro Catequístico de San Miguel (1992-2005). El 23 de septiembre de 1989 es nombrado Vicario General de la Diócesis de Menorca y Moderador de la Curia, cargos que ejerce hasta el año 2002, año en que es nombrado Párroco de Ntra. Sra. del Rosario de la Catedral y de San Francisco de Asís de Ciutadella y elegido Deán-Presidente del Cabildo y Penitenciario de la Catedral (2002-2005). Le es asignada la tarea de Moderador de la Asamblea Diocesana de Menorca celebrada entre los años 1996-1998. Además de trabajar en el Secretariado Diocesano de Catequesis en los Departamentos de Catequesis de adolescentes y jóvenes (1973-1995) es nombrado Delegado Diocesano de Catequesis (1989-1995) y forma parte del Secretariado Interdiocesano de Catequesis de Cataluña y Baleares (SIC), dedicándose especialmente a la catequesis de adolescentes, jóvenes y catequesis familiar. Como Consiliario ha trabajado en los Equipos de Matrimonios de Nuestra Señora (1988-2005) y se ha dedicado a la preparación y formación de catequistas (1973-1998) y de los matrimonios-catequistas de grupos de Catequesis familiar (1998-2005). Para los años 2002-2005 fue nombrado Delegado Diocesano de Medios de Comunicación Social y para las Relaciones Institucionales. Fue nombrado Obispo Auxiliar de Barcelona por Benedicto XVI el 28 de enero de 2009 y recibió la Ordenación episcopal el 21 de marzo de 2009. Es administrador apostólico de Mallorca desde el 8 de septiembre de 2016. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE es miembro de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social y Pastoral Social. Anteriormente, fue miembro del Consejo Asesor de la Subcomisión de Catequesis y desde junio de 2005 Director del Secretariado de la Comisión Episcopal de Pastoral de la Conferencia Episcopal Española hasta su nombramiento como Obispo. Desde 2009 hasta 2011 fue miembro de dicha comisión. En 2011, fue elegido Presidente de dicha Comisión.