Programación Pastoral para el curso 2019-2020 en la diócesis de Palencia

“Caminando y cantando… melodías de vida y esperanza”. Esta expresión evoca todo lo relacionado con la marcha y el camino: salidas y encuentros, pasos y esfuerzos, peregrinos y compañeros, paisajes y horizontes, riesgos y sorpresas…; y pone en juego toda una simbología relacionada con la música: notas, silencios, tonos, tiempos, voces, instrumentos, coros, letras y textos, canciones y melodías, ensayos y creaciones…

Quien camina descubre, quien canta proyecta un sueño. Quien canta y camina pone en juego ilusión y esfuerzo, palabra y acción, utopía y realismo, imaginación y decisión… Ante la monotonía y el cansancio, la tristeza, el pesimismo o la incertidumbre, la canción alegra y relaja, inspira y orienta, aporta sentido y esperanza, despierta y dinamiza la marcha.

Se canta y camina con otros, en grupo, en comunidad. Los peregrinos que se encuentran y unen sus voces construyen una belleza sinfónica. Es el arte de armonizar notas diferentes para componer una melodía común. Melodías que resuenan, conectan, aglutinan y generan vida y esperanza.

Queremos andar juntos el camino -en el contexto de nuestra tierra de Palencia, en el contexto de Iglesia en España y en el mundo, y en un contexto de generatividad, de misión creativa, de ilusión pastoral, de atrevimiento, de aprender y desaprender…- y queremos andarlo “caminando y cantando…melodías de vida y esperanza”; en sinodalidad, aprendiendo a ser y a trabajar en equipo la misión, a ofertar gratuitamente la experiencia de Dios, a sumar, en la sociedad de todos, palabras y semillas, siguiendo el soplo del Espíritu en estos tiempos de caducidades y oportunidades…

Para favorecer este recorrido, se priorizan 2 claves y 2 actitudes de nuestro Plan de Pastoral, y se marcan 3 objetivos generales y 22 específicos, enmarcados estos en las cuatro dimensiones de la vida diocesana.

Claves

– “Opción misionera”: presencia, salida, espiritualidad.

– Protagonismo laical.

Actitudes

– Mirada atenta y escucha de la realidad.

– Caminando, acogiendo y acompañando.

Objetivos generales

  1. Avanzar en el impulso misionero, dando pasos hacia una pastoral “más expansiva y abierta”, que cuida la presencia, el encuentro, el diálogo y el compromiso con personas, situaciones, contextos y realidades de la vida cotidiana y colectiva.
  2. Fomentar la presencia activa y la corresponsabilidad de todos los creyentes, cultivando la espiritualidad, la formación y la presencia significativa de los laicos en ámbitos y estructuras eclesiales y sociales.
  3. Desarrollar la sensibilidad y la mirada atenta y comprometida ante las realidades del dolor, la desigualdad, la exclusión y los nuevos desafíos sociales.

Presentación del obispo diocesano de la programación pastoral

+ Manuel Herrero Fernández, OSA, Obispo de Palencia

El presentar la programación pastoral de nuestra Iglesia de Palencia para este nuevo curso 2019-2020, supone un paso adelante en la ejecución de nuestro Plan Pastoral Diocesano 2017-2022, cuyo lema es “la alegría de creer y de crear en esta tierra de Palencia”.

El lema o slogan de este año es: “caminando y cantando… melodías de vida y esperanza”. Este lema me recuerda el día de mi ordenación episcopal, cuando comencé mi servicio pastoral entre vosotros, el 18 de junio de 2016. Al final de la celebración señalaba cómo evangelizar y dejarme evangelizar con todo el Pueblo de Dios. Y os proponía hacerlo con unas palabras de san Agustín: “canta y camina”. Esta programación nos invita a caminar y cantar melodías de vida y esperanza. Es lo mismo, pero cambiando el orden. Hoy diría también con san Agustín: “camina, pues, en Cristo y canta gozoso, canta como consolado porque te precede el que te mandó que le siguieras” (Comentario al salmo 15,4).

¿Qué significa todo esto para nosotros hoy? Creo que lo siguiente:

Venimos caminando. Se han dado pasos importantes con la ayuda del Señor y de todos. Se han recordado actitudes evangélicas como vivir la alegría, ser regalo y don, vivir con confianza en medio de los retos y dificultades, que son oportunidades de gracia si los sabemos vivir desde la fe y la creatividad apostólica. Pero tenemos que seguir dando pasos. No podemos estancarnos como si hubiéramos conquistado la meta. Y seguir siendo compañeros de camino con nuestro pueblo de Palencia, con sus alegrías y esperanzas, con sus dolores y vacíos.

Y cantar con amor y por amor, con ganas, poniendo toda el alma, porque cantar es propio del que se siente amado y ama a Dios, a los hermanos y a la vida. Y unidos. No se trata de cantar solos, sino de cantar sinfónicamente, es decir, aportando cada uno los carismas que de Dios ha recibido, armonizando lo diferente, conjugando la pluralidad y la unidad, cultivando los dones, reuniéndose para el ensayo, para programar juntos, orar juntos, ejecutar y revisar juntos. Todo bajo un único director, el Señor Jesús, todos con un mismo Espíritu que crea la armonía en la Iglesia, con entusiasmo, todos con la misma partitura, el evangelio que se concreta en la programación.

En nombre de toda la Iglesia de Palencia quiero dar las gracias a todos los que, de una manera u otra, han contribuido a la redacción de esta programación después de la evaluación oportuna: a la Comisión del Plan, al Consejo Presbiteral, al Consejo Pastoral Diocesano, al Consejo de Gobierno y a todos los que con su oración sostienen la acción de la Iglesia.

Que Santa María, la Virgen, la que se levantó y caminó de prisa, incluso por la montaña de Judá, a casa de sus parientes Zacarías e Isabel, nos ayude a caminar para llevar a Jesucristo y, con su mismo espíritu, cantemos con alegría al Señor que hizo y sigue haciendo obras grandes en nosotros en favor de la humanidad, especialmente de los hambrientos, los humildes, porque su misericordia y fidelidad son eternas (Cfr. Lc. 2, 39-55).

Palencia, 8 de septiembre de 2019, festividad de la Natividad de la Virgen María.

(Diócesis de Palencia)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 41028 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).