Gracias a Dios por su amor

En el pasaje del Evangelio de la tempestad calmada se nos dice que “los vientos eran contrarios”. Lo mismo podríamos decir hoy en medio de la tempestad universal en que nos encontramos; me refiero también a esos otros vientos contrarios al mundo, a la humanidad, a la Iglesia: son los vientos contrarios del odio, del desamor, de la mentira, del dominio del hombre sobre el hombre de nuestro mundo, de la falta de fe. Ante estos vientos nos interrogamos: “¿Habrá una salvación para el hombre?”, es decir, ¿habrá salud verdadera y vigorosa para no sucumbir a las enfermedades de nuestra historia como es la carencia de verdad y de amor, la enfermedad del relativismo, circundante que nos corroe, y de la fuerza de poderes que tratan de servirse a sí mismos y de anteponer sus propios intereses en lugar de servir a todos sin excluir a nadie, o de una quiebra moral que la debilita por completo y la conduce al estado grave de la quiebra del hombre?

¿Qué esperanza de salud, de salvación ante el triste espectáculo de violencias y crueldades inauditas que pretenden situar a individuos y a poblaciones al borde mismo del abismo? ¿Cómo puede suceder que en nuestro siglo, siglo de la ciencia y de la técnica, capaz de penetrar los misterios del espacio, podamos considerarnos testigos impotentes de horripilantes violaciones de la dignidad humana?

“¿No depende quizás, se preguntaba el Papa San Juan Pablo II, del hecho de que la cultura moderna va siguiendo en gran medida, el espejismo de un humanismo sin Dios, y presume de afirmar los derechos del hombre, olvidando, más aún, a veces, conculcando los derechos de Dios”, olvidándose de la verdad del hombre, inseparable de Dios? El Dios que se nos ha revelado y dado en Jesucristo, ante el que quedaron admirados y asombrados los apóstoles, porque nos reflejaba a Dios que es amor, y era el sí total al hombre, apuesta por el hombre. Este mismo Jesús, crucificado, ha traído la salud a la humanidad entera y nos dice que vayamos a Él, que vayamos a Dios. No me cansaré de repetirlo siempre, a tiempo y a destiempo. ¡Es hora de volver a Dios! Sí, amigos, el mundo tiene necesidad de Dios, de Jesucristo con frecuencia tan poco creído y adorado, tan poco amado y obedecido… Él es la esperanza del hombre y el fundamento de su auténtica dignidad” (Ángelus, 7-3-1993). Él es la salvación que el hombre anda buscando. Es a Él a quien busca todo hombre; también el de nuestro tiempo. Aunque no lo sepa o lo busque por caminos errados, o le confunda con un fantasma, con una idea o una imaginación alienante, extraviado por sus confusos deseos.

Dos veces hospitalizado, un don de Dios

¿Dónde encontrar a Dios? ¿Dónde encontrar su salvación, la salvación de todos los hombres? Dios nos encuentra y le encontramos en su Hijo amado, Jesucristo, nuestro hermano, compañero y amigo, nuestro Señor. Saben, y aquí mismo lo he comunicado, que he estado en poco tiempo hospitalizado dos veces: la primera para recuperarme del agotamiento y cansancio que me debilitó tras mi viaje misionero a varios países de Hispanoamérica, grandísimo regalo de Dios en medio de las vicisitudes sobrevenidas; la segunda, de la que se han hecho eco medios de comunicación, tras una caída en la que me fracturé tres costillas. No me gusta hablar de mí mismo pero, por si le sirve a alguno de mis lectores, comparto con ustedes mi experiencia: una y otra hospitalización han sido un don de Dios; doy gracias a Dios por estos más o menos quince días de dolor y sufrimiento, que me ha permitido palpar y gozar de la cercanía de Dios y de que sólo Dios da sentido a todo. En concreto, la caída y fractura de tres costillas, muy dolorosa, me ha hecho pensar mucho en la Pasión de Cristo, y estar más unido a Él. He pensado, si con una fractura simple he sentido el dolor que he sentido, ¡cuánto dolor debió sentir Jesucristo, al que al ser azotado tan cruelmente, según los expertos, debieron romperle varias costillas, y encima cargaron sobre Él el palo de la cruz, el del suplicio! ¿Cómo no iba caerse por tres veces, y más, y llegar al lugar del suplicio extenuado? Lo mío no ha sido nada, pero lo suyo debió ser horrible, y todo por amor a los hombres y para el perdón de los hombres y su reconciliación. Un regalo de Dios, que me ha permitido estar más junto a Él, y sentirle cercano, y ver, como dice san Pablo, que me ha permitido asociarme a Él y completar su pasión redentora. Porque también me ha permitido acercarme a los que sufren y compartir su “pasión” y comprenderlos más, y quererlos mejor. Dios me ha regalado en todo esto comprender y vivir que sólo Dios es necesario, Él sólo basta, y que estamos en sus manos y cuida de nosotros, y nos quiere como a un niño en brazos de su madre. Me ha hecho ver y sentir el gozo de ser Iglesia: he experimentado la Iglesia en tantísimos que se han interesado por mí, han rezado por mí y sus oraciones me han restablecido al día de hoy bastante: la Iglesia somos una familia que permanece unida, que vive de la oración. Dios me ha concedido también compartir la verdad de la oración que aprendimos de Carlos de Foucauld: “Padre mío, me pongo en tus manos, haz de mí lo que quieras, cualquier cosa que tú hagas de mí te doy las gracias, estoy dispuesto a todo, lo acepto todo, sólo quiero que tu voluntad se cumpla en mí y en todas tus criaturas”; y también me ha hecho revivir aquel salmo que dice “acallo y modero mis deseos como un niño recién amamantado en brazos de su madre”, la verdad de este salmo en la que me hizo caer en la cuenta mi amigo y maestro el Obispo de Segovia, Antonio Palenzuela, una semana antes de morir. ¡Cómo ha aumentado esta experiencia que estoy viviendo mi confianza en Dios! Y doy gracias porque, además, me ha hecho, en medio de mi debilidad, mi limitación, percibir la dulzura y maravilla del Padre Nuestro, y de la dulzura de Nuestra Madre del Cielo, la Virgen María, y de la plegaria tan suya del Santo Rosario. También doy gracias a Dios porque me ha hecho experimentar el valor inmenso de la caridad en médicos y enfermeras, verdaderos “ángeles” de Dios que me han cuidado y atendido, así como de otras personas que han estado junto a mí muy cercanas, dejando sus quehaceres ordinarios. A Dios doy gracias, y agradezco todo lo mucho y bien que he recibido de todos. Que Dios les pague y les bendiga. Y como tantas veces repite el Papa Francisco: “Recen por mí, sigan rezando por mí”, sobre todo por el Sínodo diocesano que vamos a emprender en Valencia: para hacer de ella una iglesia “evangelizada y evangelizadora”.

+ Antonio Cañizares Llovera
Arzobispo de Valencia

Card. Antonio Canizares
Acerca de Card. Antonio Canizares 203 Articles
Emmo. y Rvmo. Sr. Antonio CAÑIZARES LLOVERA El Cardenal Antonio Cañizares, nombrado el 28 de agosto de 2014 por el papa Francisco arzobispo de Valencia, nació en la localidad valenciana de Utiel el 15 de octubre de 1945. Cursó los estudios eclesiásticos en el Seminario diocesano de Valencia y en la Universidad Pontificia de Salamanca, en la que obtuvo el doctorado en Teología, con especialidad en Catequética. Fue ordenado sacerdote el 21 de junio de 1970. Los primeros años de su ministerio sacerdotal los desarrolló en Valencia. Después se trasladó a Madrid donde se dedicó especialmente a la docencia. Fue profesor de Teología de la Palabra en la Universidad Pontificia de Salamanca, entre 1972 y 1992; profesor de Teología Fundamental en el Seminario Conciliar de Madrid, entre 1974 y 1992; y profesor, desde 1975, del Instituto Superior de Ciencias Religiosas y Catequesis, del que también fue director, entre 1978 y 1986. Ese año, el Instituto pasó a denominarse «San Dámaso» y el Cardenal Cañizares continuó siendo su máximo responsable, hasta 1992. Además, fue coadjutor de la parroquia de "San Gerardo", de Madrid, entre 1973 y 1992. Entre 1985 y 1992 fue director del Secretariado de la Comisión Episcopal para la Doctrina de la Fe de la Conferencia Episcopal Española. Creado Cardenal en marzo de 2006 El papa Juan Pablo II le nombró Obispo de Ávila el 6 de marzo de 1992. Recibió la ordenación episcopal el 25 de abril de ese mismo año. El 1 de febrero de 1997 tomó posesión de la diócesis de Granada. Entre enero y octubre de 1998 fue Administrador Apostólico de la diócesis de Cartagena. El 24 de octubre de 2002 fue nombrado Arzobispo de Toledo, sede de la que tomó posesión el 15 de diciembre de ese mismo año. Fue creado Cardenal por el Papa Benedicto XVI en el Consistorio Ordinario Público, el primero de su Pontificado, el 24 de marzo de 2006. Cargos desempeñados en la CEE y en la Santa Sede En la Conferencia Episcopal Española ha sido vicepresidente (2005-2008), miembro del Comité Ejecutivo (2005-2008), miembro de la Comisión Permanente (1999-2008), presidente de la Subcomisión Episcopal de Universidades (1996-1999) y de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis (1999-2005). El Papa Juan Pablo II lo nombró miembro de la Congregación para la Doctrina de la Fe el 10 de noviembre de 1995. El 6 de mayo de 2006, el Papa Benedicto XVI le asignó esta misma Congregación, ya como Cardenal. También como Cardenal, el Papa le nombró, el 8 de abril de 2006, miembro de la Comisión Pontificia “Ecclesia Dei”. El Cardenal Cañizares ha sido fundador y primer Presidente de la Asociación Española de Catequetas, miembro del Equipo Europeo de Catequesis y director de la revista Teología y Catequesis. Es miembro de la Real Academia de la Historia desde el 24 de febrero de 2008. Igualmente, el Papa nombró al Cardenal Cañizares Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos en diciembre de 2008. De otro lado, el cardenal fue nombrado en 2010 “Doctor Honoris Causa” por la Universidad Católica de Valencia “San Vicente Mártir” (UCV) Nombrado Arzobispo de Valencia el 28 de agosto de 2014. Tomó posesión de la Archidiócesis el 4 de octubre de 2014