Bautizados y enviados

Con el fin del tiempo de vacaciones las instituciones educativas y eclesiales van recuperando progresivamente la normalidad. Este año el comienzo del nuevo curso en la Iglesia está marcado por la celebración del mes misionero extraordinario convocado por el papa Francisco, para conmemorar el centenario de la promulgación de la carta Maximum illud del papa Benedicto XV. Se trata de un documento importante, en primer lugar por el contexto histórico en el que fue publicado. En Europa había terminado la primera guerra mundial, que había provocado millones de muertos. Benedicto XV quiso, con este documento, que no se uniera ni confundiera la misión de la Iglesia con los intereses expansionistas y colonialistas de los países europeos. Lo que mueve a la Iglesia a hacerse presente en los pueblos que no conocen a Cristo es el deseo de obedecer al mandato que el Señor resucitado dio a sus discípulos: “Id al mundo entero y proclamad el Evangelio a toda la creación” (Mc 16, 15). Separando la misión eclesial de los intereses de los estados, esta adquiría un rostro más evangélico.

Esta carta supuso también un desarrollo de la conciencia misionera en todo el Pueblo de Dios. La idea de la corresponsabilidad en el anuncio del Evangelio se extendió por toda la Iglesia. Este anuncio allí donde no se había oído hablar de Cristo, dejaba de ser algo exclusivo de las órdenes y congregaciones religiosas y comenzaba a ser visto como una responsabilidad de todos los católicos. Crece un sentimiento de aprecio hacia los misioneros y misioneras y por lo esencial de su misión, que no es otra cosa que anunciar a Jesucristo para que sea conocido y amado por todos. Esta conciencia se generalizó en la Iglesia. En los seminarios se cultivó el espíritu misionero y muchas diócesis buscaron formas de colaboración con iglesias de países de misión que estaban más necesitadas de sacerdotes. El decreto Ad gentes del Concilio Vaticano II supuso un reconocimiento a esta orientación iniciada con la carta Maximum illud.

Para la celebración de este mes misionero el papa Francisco ha escogido un lema que nos compromete a todos: Bautizados y enviados. Todo bautizado ha de sentirse enviado a ser testigo del Evangelio, no sólo en los lugares donde no se conoce a Cristo o se necesitan sacerdotes o agentes de pastoral, sino allí donde se vive y en el compromiso concreto que cada uno tenga en la vida eclesial.

También en nuestras parroquias y diócesis es necesario que vivamos con espíritu misionero. En la exhortación Evangelii gaudium el papa Francisco nos animaba a no resignarnos a mantener lo que ya tenemos. De este modo, en la mente del Papa, el espíritu misionero, que nos habla de una Iglesia que no se encierra en sí misma, sino que sale a anunciar a Cristo a quienes no lo conocen, debe impregnar la vida de nuestras comunidades y no solo la de quienes dejan su tierra para ir a otros lugares. Eso significa que en esta sociedad, que en muchos aspectos es postcristiana, debemos aprovechar todas las oportunidades que se nos presentan como posibles espacios de misión.

+ Enrique Benavent Vidal
Obispo de Tortosa

Mons. Enrique Benavent Vidal
Acerca de Mons. Enrique Benavent Vidal 184 Articles
Nació el 25 de abril de 1959 en Quatretonda (Valencia. Cursó los estudios eclesiásticos en el Seminario Diocesano de Moncada (Valencia), asistiendo a las clases de la Facultad de Teología “San Vicente Ferrer” donde consiguió la Licenciatura en Teología (1986). Es Doctor en Teología (1993) por la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma. Recibió la ordenación sacerdotal en Valencia de manos de Juan Pablo II el 8 de noviembre de 1982, durante su primera Visita Apostólica a España. CARGOS PASTORALES En su ministerio sacerdotal ha desempeñado los cargos de: coadjutor de la Parroquia de San Roque y San Sebastián de Alcoy (provincia de Alicante y archidiócesis de Valencia) y profesor de Religión en el Instituto, de 1982 a 1985; formador en el Seminario Mayor de Moncada (Valencia) y profesor de Síntesis Teológica para los Diáconos, de 1985 a 1990; y Delegado Episcopal de Pastoral Vocacional, de 1993 a 1997. Durante tres años, de 1990 a 1993, se trasladó a Roma para cursar los estudios de doctorado en la Pontificia Universidad Gregoriana. Es profesor de Teología Dogmática en la Facultad de Teología “San Vicente Ferrer” de Valencia”, desde 1993; profesor en la Sección de Valencia del Pontifico Instituto “Juan Pablo II” para Estudios sobre Matrimonio y Familia, desde 1994; Director del Colegio Mayor “S. Juan de Ribera” de Burjassot-Valencia, desde 1999; Decano-Presidente de la Facultad de Teología “San Vicente Ferrer” de Valencia, desde 2004, y Director de la Sección Diócesis de la misma Facultad, desde 2001; además, desde 2003, es miembro del Consejo Presbiteral. Fue nombrado Obispo Auxiliar de Valencia el 8 de noviembre de 2004. El 17 de mayo de 2013 el Papa Francisco le nombró Obispo de Tortosa. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE, desde 2008 es miembro de la Comisión Episcopal para la Doctrina de la fe y desde 2005 de la de Seminarios y Universidades.
Lorem tempus commodo mi, adipiscing utUA-57383647-1