Oremos por nuestro pueblo y por los que nos gobiernan

Como tantas veces, esta es una invitación a la oración, lo que no podemos dejar de lado, sino intensificar más y más, sobre todo cuando el momento delicado que vivimos nos lo pide con urgencia. La Iglesia desde siempre prevé dentro de la liturgia la oración por la sociedad civil y por los gobernantes, pidiendo que «con la prudencia de los gobernantes y la honradez de súbditos se mantenga firme la concordia y la justicia y tengamos un progreso constante en la paz». Y a Dios le decimos que, «ya que tiene en su mano la voluntad y los derechos de los pueblos, ayuda a quienes nos gobiernan para que, en todo el mundo, bajo tu protección, se mantenga siempre la seguridad de la paz, el progreso de los pueblos y la libertad religiosa «. Y, en especiales momentos de reunión, pedimos «que les dé el espíritu de sabiduría, porque todo lo ordenen a la paz y al bien común».

En realidad, la comunidad cristiana siempre ha llevado a la oración las diversas necesidades de la sociedad y con el compromiso no solo de orar, sino de implicarse en la gestión de lo que pide. Por eso, la oración, además de un acto de confianza en Dios, es sentirse corresponsable en la gestión pública, ejerciendo el derecho a votar y cooperando solidariamente en la marcha del pueblo. La oración, cuando es sincera y humilde, nos conduce a practicar el Evangelio y llevarlo a la vida de cada día, teniendo los mismos sentimientos de Cristo Jesús y haciendo todo lo que él nos propone, que es el bien de la persona humana y del conjunto de la sociedad. En los inicios del cristianismo y en unas circunstancias difíciles, los apóstoles ya exhortaban a cooperar en todo lo que afecta al pueblo y orar por los que nos gobiernan. ¡No dejemos de hacerlo!

En las circunstancias actuales, yo también os exhorto a orar y actuar en todo lo que estáé de nuestra mano para hacer el bien. Por eso, me hago eco de la oración que hace el papa Francisco cuando dice: «¡Pido a Dios que crezca el número de políticos capaces de entrar en un auténtico diálogo que se oriente eficazmente a curar las raíces profundas y no la apariencia de los males de este mundo! ¡Ruego al Señor que nos regale más políticos a quienes les duela de verdad la sociedad, el pueblo, la vida de los pobres! «. Él mismo se pregunta: «¿Y, por qué no acudir a Dios para que inspire sus planes?» (EG 205).

+ Sebastià Taltavull

Obispo de Mallorca

Mons. Sebastià Taltavull Anglada
Acerca de Mons. Sebastià Taltavull Anglada 77 Artículos
Mons. D. Sebastià Taltavull nace en Ciutadella de Menorca (Baleares), el 28 de enero de 1948. Después de los primeros estudios en la Compañía de Maria y en el Colegio salesiano, el año 1959 ingresa en el Seminario diocesano de Menorca y cursa los estudios de Humanidades, Filosofía y Teología. El 23 de septiembre de 1972 recibe la ordenación sacerdotal en la Catedral de Menorca, después de cursar estudios en la Facultad de Teología de Cataluña y obtener la Licenciatura en Teología dogmática. CARGOS PASTORALES El mismo día de la ordenación sacerdotal es nombrado Director de la Casa diocesana de Espiritualidad de Monte-Toro (1972-1984) y Delegado diocesano de Juventud (1972-1989). Dos años después, Rector del Santuario Diocesano de la Virgen de Monte-Toro, Patrona de Menorca (1975-1984). Es elegido Secretario del primer Consejo Diocesano de Pastoral (1973-1977) y Secretario del Consejo del Presbiterio y Colegio de Consultores (1983-1989). Fue Consiliario del Movimiento de Jóvenes Cristianos, de grupos de Revisión de Vida del MUEC y de Escultismo entre 1977 y 1989. Recibe el encargo de Formador (1977-1984) y Profesor de Teología dogmática (1977-1994) del Seminario y del Instituto Diocesano de Teología. Fue Rector del Seminario Diocesano de 1995 a 2002. El año 1984 es nombrado Párroco de San Rafael de Ciutadella, cargo que ejerce hasta 1992, año en que es nombrado Consiliario del Centro Catequístico de San Miguel (1992-2005). El 23 de septiembre de 1989 es nombrado Vicario General de la Diócesis de Menorca y Moderador de la Curia, cargos que ejerce hasta el año 2002, año en que es nombrado Párroco de Ntra. Sra. del Rosario de la Catedral y de San Francisco de Asís de Ciutadella y elegido Deán-Presidente del Cabildo y Penitenciario de la Catedral (2002-2005). Le es asignada la tarea de Moderador de la Asamblea Diocesana de Menorca celebrada entre los años 1996-1998. Además de trabajar en el Secretariado Diocesano de Catequesis en los Departamentos de Catequesis de adolescentes y jóvenes (1973-1995) es nombrado Delegado Diocesano de Catequesis (1989-1995) y forma parte del Secretariado Interdiocesano de Catequesis de Cataluña y Baleares (SIC), dedicándose especialmente a la catequesis de adolescentes, jóvenes y catequesis familiar. Como Consiliario ha trabajado en los Equipos de Matrimonios de Nuestra Señora (1988-2005) y se ha dedicado a la preparación y formación de catequistas (1973-1998) y de los matrimonios-catequistas de grupos de Catequesis familiar (1998-2005). Para los años 2002-2005 fue nombrado Delegado Diocesano de Medios de Comunicación Social y para las Relaciones Institucionales. Fue nombrado Obispo Auxiliar de Barcelona por Benedicto XVI el 28 de enero de 2009 y recibió la Ordenación episcopal el 21 de marzo de 2009. Es administrador apostólico de Mallorca desde el 8 de septiembre de 2016. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE es miembro de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social y Pastoral Social. Anteriormente, fue miembro del Consejo Asesor de la Subcomisión de Catequesis y desde junio de 2005 Director del Secretariado de la Comisión Episcopal de Pastoral de la Conferencia Episcopal Española hasta su nombramiento como Obispo. Desde 2009 hasta 2011 fue miembro de dicha comisión. En 2011, fue elegido Presidente de dicha Comisión.