La fiesta de la Natividad de María

El día 8 de septiembre, fiesta de la Natividad de la Virgen María, es conocido popularmente en Cataluña como la fiesta de las “maresdedéus trobades”. En este día es habitual en muchos lugares hacer romerías, encuentros y procesiones en los santuarios marianos y en los pueblos donde celebran su Fiesta Mayor

En los Evangelios canónicos no encontramos datos sobre el nacimiento de María, aunque se conservan diversas tradiciones. Unas nos transmiten que es descendiente de David y nació en Belén; según otras, su nacimiento acaeció en Nazareth. También desde el siglo V, aproximadamente, existía en Jerusalén un santuario mariano situado junto a los restos de la piscina probática. Allí, bajo la iglesia románica construida por los cruzados, se hallan los restos de una basílica bizantina y unas criptas excavadas en la roca que, según la tradición, parecen haber formado parte de una vivienda que se ha considerado como la casa en la que nació la Virgen María.

La celebración de la fiesta de la Natividad de la Santísima Virgen María es conocida y celebrada en las comunidades cristianas de Oriente desde el siglo VI. Fue fijada el 8 de septiembre, día con el que se inicia el año litúrgico bizantino, que a su vez se clausura con la fiesta de la Dormición de la Virgen María, en agosto. En Occidente fue introducida hacia el siglo VII. En Roma se celebraba con una peregrinación a la Basílica de Santa María la Mayor que culminaba con la Santa Misa. Actualmente, es la fiesta patronal de muchísimos santuarios.

San Andrés de Creta (+740), en una célebre homilía sobre la fiesta de la Natividad de María, reflexiona sobre el sentido y el contenido más profundo de esta fiesta. El marco es el designio divino de salvación de la humanidad, en el que la Virgen María queda vinculada al misterio de Cristo, poniendo su persona y su vida en relación absoluta a Cristo, en particular a su encarnación: «El misterio del Dios que se hace hombre y la divinización del hombre asumido por el Verbo representan la suma de los bienes que Cristo nos ha regalado, la revelación del plan divino y la derrota de toda presuntuosa autosuficiencia humana. La venida de Dios entre los hombres, como luz esplendorosa y realidad divina clara y visible, es el don grande y maravilloso de la salvación que se nos concede. La celebración de hoy honra la Natividad de la Madre de Dios. Pero el verdadero significado y el fin de este evento es la encarnación del Verbo. De hecho, María nace, es amamantada y educada para ser la Madre del Rey de los siglos, de Dios».

Un aspecto muy importante de esta fiesta es la invitación que nos hace a la alegría, porque Dios Nuestro Señor, con el nacimiento de María, proporciona al mundo la garantía de que la salvación es ya inminente, porque el nacimiento de María prepara la encarnación y nacimiento de Jesús. «Al llegar la plenitud de los tiempos, envió Dios a su Hijo, nacido de mujer, nacido bajo la Ley, para redimir a los que estaban bajo la Ley, a fin de que recibiésemos la adopción de hijos»  (Gal  4, 4-5). Dios elige a María, concebida sin pecado original, que nace en silencio y discreción, que deviene esperanza para el mundo porque de ella nacerá Jesucristo.

Hoy es, pues, un día propicio para hacer memoria de la historia de la salvación y contemplar el lugar que ocupa María en el plan salvífico de Dios. Conscientes de nuestra pobreza y pequeñez, nos ponemos bajo su intercesión de Madre en el nuevo curso que acabamos de comenzar. Ella será la estrella luminosa que nos guíe y acompañe, el modelo de peregrinación de la fe,  la causa de nuestra alegría para superar las dificultades y tristezas, el sostén para vivir con coherencia nuestra vocación de hijos de Dios, así como también la fuente de la verdadera salud.

 

+ Josep Àngel Saiz Meneses

Obispo de Terrassa.

Mons. Josep Àngel Saiz Meneses
Acerca de Mons. Josep Àngel Saiz Meneses 392 Articles
Mons. Josep Àngel Saiz Meneses nació en Sisante (Cuenca) el 2 de agosto de 1956. En el año 1965 la familia se trasladó a Barcelona y se instaló en el barrio de Sant Andreu de Palomar. Ingresó en el Seminario Menor Nostra Senyora de Montalegre de Barcelona en el 1968. Posteriormente realizó estudios de Psicología en la Universidad de Barcelona entre los años 1975 y 1977. Participó activamente como miembro del Movimiento de Cursillos de Cristiandad de Jóvenes. Posteriormente estudió en el Seminario Mayor de Toledo los cursos de filosofía, espiritualidad y teología (1977- 1984) y fue ordenado presbítero en la Catedral de Toledo el 15 de julio de 1984. El mismo año obtuvo el Bachillerato en Teología por la Facultad de Teología de Burgos. En la archidiócesis toledana tuvo diversos destinos, primero como párroco en Los Alares y Anchuras de los Montes (1984-1985) y después como vicario de Illescas (1986-1989). El curso 1985-1986 fue capellán soldado en el Hospital de Valladolid. Entre otros servicios realizados en Toledo fue también consiliario de zona de los Equipos de la Madre de Dios (1986-1989), consiliario de zona del Movimiento de Maestros y profesores Cristianos (1986-1989) y profesor de religión en la Escuela de F.P. La Sagra de Illescas (1986-1989). El año 1989 regresó a Barcelona y fue nombrado vicario en la parroquia de Sant Andreu del Palomar, y el 1992 rector de la Iglesia de la Mare de Déu del Roser en Cerdanyola y Responsable de la Pastoral Universitaria en la Universitat Autònoma de Barcelona. También el mismo año 1992 fue nombrado responsable del SAFOR (Servei d'Assistència i Formació Religiosa) de la Universitat Autònoma de Barcelona y Responsable del CCUC (Centre Cristià d'Universitaris de Cerdanyola del Vallès). El año 1995 fue nombrado Consiliario Diocesano del Movimiento Cursillos de Cristiandad. Obtuvo la licenciatura en la Facultad de Teologia de Catalunya el año 1993 con la tesina: “Génesis y teología del Cursillo de Cristiandad”, dirigida por el Dr. Josep M. Rovira Belloso, y publicada el año 1998. En la misma Facultat de Teologia ha realizado los cursos de doctorado. Ha publicado diversos artículos sobre la evangelización y la pastoral en el mundo juvenil, en especial en la revista Ecclesia, y comenzó la elaboración de la tesis doctoral sobre “Agents i institucions d'evangelització”. El 6 de mayo del año 2000 fue nombrado Secretario General y Canciller del Arzobispado de Barcelona y el 10 de abril del 2001 miembro del Colegio de Consultores de la misma archidiócesis. El 30 de octubre de 2001 fue nombrado Obispo titular de Selemsele y Auxiliar de Barcelona y consagrado el 15 de diciembre del mismo año en la Catedral de Barcelona. El 15 de junio de 2004 fue nombrado primer obispo de la nueva diócesis erigida de Terrassa y Administrador Apostólico de la archidiócesis de Barcelona y de la nueva diócesis de Sant Feliu de Llobregat. El 25 de julio tomó solemne posesión en la S. I. Catedral Basílica del Sant Esperit en Terrassa. En la Conferencia Episcopal Española es el Presidente de la Comisión de Seminarios y Universidades.