Reconciliación, esperanza, paz: el alfabeto del Papa en África

Viaje apostólico Papa Francisco a África

Fue rebautizado como el viaje de las tres «M’s». El Papa vuelve a visitar juntos tres países africanos después de las etapas de 2015 en Kenia, Uganda y la República Centroafricana. Esta vez va al extremo sur, a Mozambique, Madagascar y un viaje a las Islas Mauricio, una antigua colonia de esclavos que ahora es un paraíso para los turistas. Tres naciones donde la Iglesia es pobre entre los pobres y en misión permanente entre inculturación, solidaridad y diálogo interreligioso.

Los lemas que acompañan a los logos de las tres etapas del Papa en África son «Esperanza, paz y reconciliación» en el logotipo de Mozambique. Francisco «Sembrador de paz y esperanza» en el de Madagascar. El Papa «peregrino de la paz» puede leerse en el de la Isla Mauricio. Los lemas sintetizan las expectativas sobre el viaje apostólico del Papa.

De la noche al amanecer

Mozambique «divide» el valor universal de la paz en algunos de sus componentes implícitos -una nación en paz se reconcilia en su tejido y puede darse el lujo de esperar por sus hijos-, es un país que pide a Francisco que fortalezca estos tres pilares que el histórico Acuerdo de 1992 plantó, pero el tiempo que ha transcurrido desde entonces no se ha estabilizado.

El 4 de octubre de ese año, en Roma, los líderes de las dos facciones que habían luchado amargamente durante 15 años, el Frente de Liberación de Mozambique (Frelimo) de inspiración marxista y la Resistencia Nacional de Mozambique (Renamo) apoyada por Estados Unidos, finalmente se dieron la mano.

La reconciliación, la esperanza y la paz parecían los rayos de un magnífico amanecer, después de la noche de la guerra civil y la sangre de un millón de muertos y 2-3 millones de desplazados (hay que recordar que entre los facilitadores de ese apretón de manos está también el próximo cardenal de Bolonia, Matteo Zuppi, quien trabajó durante meses en el acuerdo con la Comunidad de Sant’Egidio).

El claroscuro del Fénix

Sin embargo, en África ocurre a menudo, la democracia es una planta frágil. La democracia de Mozambique también ha sufrido las tormentas de nuevas tensiones, que entre 2013 y 2014 han hecho que la voz de los Kalashnikovs sofocara la de los mediadores. El último y nuevo acuerdo de paz -firmado el pasado 1 de agosto y que implica elecciones el 15 de octubre- es una especie de guía roja preparada para el Papa que viene a tocar con sus propias manos, como dijo en su mensaje de vídeo, los frutos de la reconciliación sembrados en 1989 por Juan Pablo II.

Una reconciliación que trae esperanza y paz a una tierra de luz y sombra cegadoras, arrodillada la pasada primavera por dos ciclones (600 muertos, más de 70.000 desplazados), en el lugar 180 (de 189) del Índice de Desarrollo Humano (gráfico 2017), donde la miseria que todavía muerde a demasiados mozambiqueños choca con el imperioso crecimiento económico y financiero favorecido por el Acuerdo de 1992, que llevó y sigue llevando a muchos países extranjeros a invertir en una nación rica en recursos naturales (carbón, gas, oro y diamantes).

Francisco a los malgaches: tu santidad está cerca de mi corazón

El alma de la Isla Roja

Dices Madagascar y piensas en el Edén, en el sentido de la naturaleza y los naturalistas. Casi toda la flora y fauna que prospera en esta inmensa isla no se encuentra en ninguna otra parte. Huelga decir que, en este escenario excepcional de biodiversidad, el Papa Francisco sólo podía ser percibido como un «sembrador» de paz y esperanza.

La distancia del continente ha privado durante siglos a Madagascar, hasta finales del siglo XIX, de la influencia de los Estados europeos, y de hecho entre 1550 y 1700 fue la base de los piratas que atacaron la ruta hacia las Indias. Tras su independencia de Francia en 1960, las 18 «tribus» malgaches que constituyen la mayor parte de la «Isla Roja» (el color debido a la densidad de la laterita) han dado lugar a una democracia que ha sido modificada varias veces en su equilibrio por disturbios que han derrocado a los dirigentes en el poder.

La última transición de 2013 llevó a la presidencia en 2018 de Andry Rajoelina, que hoy lidera una nación todavía débil del lado de la pobreza (la desnutrición es generalizada y, del lado de la salud, la lepra). Un país en el que la Iglesia (8.000 católicos, el 35%) trabaja arduamente, entre otras cosas, por y con los jóvenes en el campo de la educación, tratando de liberarlos de ciertos flagelos igualmente endémicos como el trabajo infantil y la prostitución.

La visita de Francisco puede ayudar a poner de relieve ese perfil más alto de esta tierra, como dijo el Papa en el mensaje de vídeo al pueblo malgache. Un perfil todavía oculto, por así decirlo, a la majestuosa sombra del baobab, símbolo nacional, y que necesita hacer exuberante la paz y la esperanza que la Iglesia local pone como deseo.

El único idioma que importa

Las Islas Mauricio son un archipiélago a mil kilómetros de Madagascar, donde el cristianismo nació de las cadenas. Aquí, en los años treinta del siglo XIX, los criollos de la colonia británica liberados de la condición de esclavos sobrevivieron abandonados a su suerte. Fue el gran corazón de Jacques Désiré Laval, un misionero espiritual, el que los llevó no sólo a la fe sino también a unas condiciones de vida más dignas. Durante las 8 horas que pasará el 9 de septiembre en Port Louis, capital del archipiélago, Francisco se arrodillará en el santuario que alberga los restos del Padre Laval. Un hombre que ha permitido que la Iglesia muestre su lado más evangélico -el que más le gusta al Papa- en un país donde la pobreza absoluta no es una herida abierta, sino que está por debajo del umbral del 2%.

Aquí la paz, como observa Francisco en su mensaje de vídeo a los mauricianos, es recordar que, en una tierra de muchas lenguas, la más grande y la más universal es siempre la del amor. La que hablaba, con las mangas arremangadas, el Padre Laval.

El punto esencial

En última instancia, esos tres lemas de «escalada» de Mozambique, Madagascar y Mauricio no hablan tanto de una mayor o menor capacidad para desear lo mejor para su tierra, sino que se concentran como el rayo de un láser en la mirada hacia lo esencial. Dondequiera que se promueve la reconciliación, se pone la primera piedra de la paz y se abre el horizonte de la esperanza. Y esto, es trivial señalarlo, no se aplica sólo a las «periferias» de África.

(Alessandro De Carolis – Ciudad del Vaticano, vaticannews.va)

 

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 41971 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).