Comenzamos un nuevo curso en Lourdes

Comenzar el curso pastoral acompañando a la Hospitalidad diocesana de Ntra. Sra. de Lourdes, que ha llevado este año al Santuario francés 260 peregrinos entre estos, enfermos y voluntarios,  es comenzarlo con este convencimiento: “al mundo lo salvará la ternura”.  Los seguidores de Jesús sabemos que es la ternura de Dios Padre la que nos acompaña en la vida y la que tenemos que “copiar”. Hemos de ofrecer al mundo la ternura de Dios y disfrutar más el lado positivo de las personas y de los acontecimientos.

Peregrinar a Lourdes es querer ver con los ojos de Dios las realidades del mundo y. especialmente, las limitaciones humanas que en este lugar se palpan de una manera concreta y viva. Ya os he comentado otras veces que “la enfermedad de este mundo es la miopía”. No ver al otro, no compadecer, no estar junto al otro que tiene cualquier carencia, es estar ciego. Hemos de ver con los ojos de Dios, son “las gafas de la fe”. Y contar con la ayuda de la Virgen María: ella es el atajo para llegar a Dios.

Con qué falsedad viven hoy tantos ante la enfermedad, o la discapacidad, o la ancianidad. Comprender el verdadero sentido de la vida incluye la aceptación del sufrimiento y de la limitación. “El mundo no será mejor cuando esté compuesto sólo por personas aparentemente perfectas, sino cuando crezca la solidaridad entre los seres humanos, la aceptación y el respeto mutuo”. (Papa Francisco. Jubileo de los Enfermos. Año 2016).

Al hilo de esto, os ofrezco tres reflexiones concretas:

1.- “Ser es mejor que hacer”. Dios me quiere no porque haga muchas cosas o porque le demuestre que soy valioso. Soy amado por Dios antes y más allá del tiempo y él quiere que esté siempre con él.

2.- “El corazón, en el contexto de lo que vengo diciendo, es más importante que la mente”. Lo que hace que el ser humano sea humano es poder dar y recibir amor. Esto es un don divino que nos permite confiar en Dios y, también, en nuestros padres, en nuestra familia, en nosotros mismos, en nuestro mundo.

Suele suceder que las personas con discapacidades físicas o mentales dejan fácilmente hablar al corazón y revelan así una mística inalcanzable para muchas personas intelectualmente agudas.

3.- “Hacer la cosas juntos es más importante que hacer las cosas solos”. Hemos de aprender a trabajar en equipo, en comunidad, buscando juntos y trabajando unidos. Y juntos hemos de intentar construir una sociedad en la que los más débiles tengan apoyo, justicia y soluciones. “Una sociedad que no logra  aceptar a los que sufren y no es capaz de contribuir mediante la compasión a que el sufrimiento sea compartido y sobrellevado interiormente, es una sociedad que no es humana”. (Benedicto XVI. Jornada Mundial de la Juventud. Año 2011).

 

Agradezco a la Hospitalidad diocesana de Ntra. Sra. de Lourdes, a sus voluntarios, y a todos los que queréis construir un mundo mejor, todos vuestros trabajos.

 

Con mi afecto y mi bendición.

+ Ángel Pérez Pueyo

Obispo de Barbastro-Monzón

Mons. Ángel Pérez Pueyo
Acerca de Mons. Ángel Pérez Pueyo 110 Artículos
- Mons. Ángel Javier Pérez Pueyo, natural de Ejea de los Caballeros (Zaragoza), nace el 18 de agosto de 1956. Es el segundo hijo del matrimonio (+) Rodrigo Pérez Fuertes (1.III. 1924 – 1.III.2012) y (+) Carmen Pueyo (21.II.1929 – 19.IV-2005). Su hermana, (+) Mª Concepción (19.V.1954 – 27.VII.1998), se queda paralítica cuando tenía catorce meses como consecuencia de una poliomielitis aguda. - A los 10 años de edad ingresa en el Seminario Metropolitano de Zaragoza. De 1966 a 1971 cursa sus estudios de bachillerato en el Seminario Menor. En 1972 pasa al Seminario Mayor donde estudia COU y como es demasiado joven para iniciar los Estudios Eclesiásticos los formadores le recomiendan que inicie la Etapa Introductoria y estudie Magisterio en la Escuela Universitaria de Formación del Profesorado de Educación General Básica “Virgen del Pilar” que se hallaba ubicada en el mismo edificio del Seminario. En 1974 inicia sus Estudios Eclesiásticos en el Centro Regional de Estudios Teológicos de Aragón (CRETA). - En 1977 va a Salamanca al Aspirantado “Maestro Ávila”, ¾casa de formación que los Sacerdotes Operarios tienen en España¾, donde cursa los tres últimos años de Teología en la Universidad Pontificia de Salamanca. Posteriormente realiza estudios de licenciatura en Filosofía y Ciencias de la Educación en la Universidad Civil de Salamanca. - A los 23 años, el día 19 de marzo de 1980, es ordenado sacerdote por Mons. Antonio Vilaplana Molina en Plasencia (Cáceres) donde había sido enviado por los Superiores de la Hermandad para realizar la Etapa de Pastoral como formador y profesor en el Seminario Menor de dicha Diócesis. - Al finalizar el curso 1979/80 es destinado al Seminario de Tarragona. Desde 1980 a 1985 desempeña su labor formativa en el Seminario Menor como responsable de los seminaristas y como tutor y profesor del Colegio-Seminario. - En 1985 es nombrado Rector del Aspirantado Menor de Salamanca. Colabora como profesor y tutor en el Colegio “Maestro Ávila” impulsando el trabajo de pastoral juvenil y vocacional con los alumnos y profesores del mismo colegio. - En julio de 1990, en la XVIII Asamblea General, es elegido miembro del Consejo Central y se le responsabiliza de la Coordinación Pastoral de la Hermandad. Durante este tiempo coordina la preparación y dirección de los Cursos para Formadores de Seminarios que se impartieron en Buenos Aires (Argentina), en Caracas (Venezuela), en Lima (Perú); colaboró en el diseño del Curso para Formadores de Seminarios organizado por la Comisión Episcopal de Seminarios y Universidades de la Conferencia Episcopal Española que se viene celebrando durante el verano en Santander; y colabora como profesor en el Curso para Formadores de Seminarios de lengua española-portuguesa, organizado por la Congregación para la Educación Católica, que se imparte en el Pontificio Colegio Español de San José y en el que participan formadores de diferentes países Lati­noamericanos. En 1994 participa en Itaicí (Brasil) en el I Congreso Continental Latinoame­ricano de Vocaciones. - En julio de 1996, en la XIX Asamblea General es elegido Director General de la Hermandad de Sacerdotes Operarios hasta el año 2002. En 1997 participa en el Congreso sobre secularidad del presbítero diocesano organizado por la Comisión Episcopal del Clero de la Conferencia Episcopal Española. – En julio de 2002, en la XX Asamblea General, celebrada en el Pontificio Colegio Español de San José de Roma (Italia) es reelegido por mayoría absoluta en primera votación. −El pasado 22 de mayo de 2008 la Hermandad ha recibido de la Santa Sede la aprobación como Asociación Sacerdotal de Derecho Pontificio, tal como soñó desde el comienzo Mosén Sol. Y en julio de 2008, por coincidir con el 125 aniversario de la Fundación de la Hermandad y el I Centenario de la muerte del Beato Manuel Domingo y Sol, se celebrará en Tortosa la XXI Asamblea General. – En septiembre de 2008, al concluir su mandato como Director General, es nombrado Director del Secretariado de la Comisión Episcopal de Seminarios y Universidades de la Conferencia Episcopal Española. – El 2 de agosto de 2013 es nombrado Rector del Pontificio Colegio Español de San José en Roma por la Congregación del Clero. – El 27 de diciembre de 2014 es nombrado por el Papa Francisco Obispo de Barbastro-Monzón.