Un encargo siempre actual

El encargo es este y en nuestra Iglesia de Mallorca nos afecta de cerca: «Id, anunciad el Evangelio por todo el mundo». El encargo nos viene de Jesús y el contexto actual nos reclama hacerlo realidad. La Iglesia se hace constante eco de este encargo porque sabe que forma parte de su misión, ya que si existe es para evangelizar. Se trata de anunciar a Jesucristo y su Evangelio aquí, a todas aquellas personas que no lo conocen o viven como si no lo conocieran. De ahí la urgencia de un replanteamiento de toda nuestra acción evangelizadora, tanto de forma individual como comunitariamente.

San Pablo VI ve la evangelización como un verdadero proceso y la entiende como «renovación de la humanidad, de testimonio, de anuncio explícito de Jesucristo, de adhesión del corazón, de entrada a la comunidad, de acogida de los signos sacramentales, de iniciativas apostólicas» (EN 24). Llevar a cabo el encargo de Jesús implica nuestro testimonio. Los maestros solo son creíbles si son testimonios y si su vida da razón de lo que enseñan. Por eso, quien se decide a evangelizar debe aceptar de entrada ser evangelizado y vivir un constante proceso de conversión.

El papa Francisco, refiriéndose a la necesidad de una «Iglesia en salida», dice que en el encargo que Jesús nos hace «están presentes los escenarios y los desafíos siempre nuevos de la misión evangelizadora de la Iglesia, y todos somos llamados a esta «salida» misionera. Cada cristiano y cada comunidad discernirá cuál es el camino que el Señor le pide, pero todos somos invitados a aceptar esta llamada: salir de la propia comodidad y atreverse a llegar a todas las periferias que necesitan la luz del Evangelio» (EG 20).

Predicar el Evangelio provoca, tanto por parte del que la ofrece como del que lo recibe, una fuerte conmoción en la propia vida. Entrar en esta dinámica conlleva exigencias muy concretas. Por eso, Jesús nos pide ir ligeros de equipaje, es decir, no cargar con tanto añadido superfluo que impida nuestro acceso a Él. Cuando dice «mirad de entrar por la puerta estrecha» indica que, en la vida, son necesarios el esfuerzo y la voluntad de sacrificio para conseguir lo que nos ofrece. Esfuerzo y sacrificio para desterrar todo lo que nos impide seguirlo con total adhesión, no solo por ser auténticos receptores de su Palabra, sino para convertirse en los más entusiastas comunicadores.

+ Sebastià Taltavull

Obispo de Mallorca

Mons. Sebastià Taltavull Anglada
Acerca de Mons. Sebastià Taltavull Anglada 117 Articles
Mons. D. Sebastià Taltavull nace en Ciutadella de Menorca (Baleares), el 28 de enero de 1948. Después de los primeros estudios en la Compañía de Maria y en el Colegio salesiano, el año 1959 ingresa en el Seminario diocesano de Menorca y cursa los estudios de Humanidades, Filosofía y Teología. El 23 de septiembre de 1972 recibe la ordenación sacerdotal en la Catedral de Menorca, después de cursar estudios en la Facultad de Teología de Cataluña y obtener la Licenciatura en Teología dogmática. CARGOS PASTORALES El mismo día de la ordenación sacerdotal es nombrado Director de la Casa diocesana de Espiritualidad de Monte-Toro (1972-1984) y Delegado diocesano de Juventud (1972-1989). Dos años después, Rector del Santuario Diocesano de la Virgen de Monte-Toro, Patrona de Menorca (1975-1984). Es elegido Secretario del primer Consejo Diocesano de Pastoral (1973-1977) y Secretario del Consejo del Presbiterio y Colegio de Consultores (1983-1989). Fue Consiliario del Movimiento de Jóvenes Cristianos, de grupos de Revisión de Vida del MUEC y de Escultismo entre 1977 y 1989. Recibe el encargo de Formador (1977-1984) y Profesor de Teología dogmática (1977-1994) del Seminario y del Instituto Diocesano de Teología. Fue Rector del Seminario Diocesano de 1995 a 2002. El año 1984 es nombrado Párroco de San Rafael de Ciutadella, cargo que ejerce hasta 1992, año en que es nombrado Consiliario del Centro Catequístico de San Miguel (1992-2005). El 23 de septiembre de 1989 es nombrado Vicario General de la Diócesis de Menorca y Moderador de la Curia, cargos que ejerce hasta el año 2002, año en que es nombrado Párroco de Ntra. Sra. del Rosario de la Catedral y de San Francisco de Asís de Ciutadella y elegido Deán-Presidente del Cabildo y Penitenciario de la Catedral (2002-2005). Le es asignada la tarea de Moderador de la Asamblea Diocesana de Menorca celebrada entre los años 1996-1998. Además de trabajar en el Secretariado Diocesano de Catequesis en los Departamentos de Catequesis de adolescentes y jóvenes (1973-1995) es nombrado Delegado Diocesano de Catequesis (1989-1995) y forma parte del Secretariado Interdiocesano de Catequesis de Cataluña y Baleares (SIC), dedicándose especialmente a la catequesis de adolescentes, jóvenes y catequesis familiar. Como Consiliario ha trabajado en los Equipos de Matrimonios de Nuestra Señora (1988-2005) y se ha dedicado a la preparación y formación de catequistas (1973-1998) y de los matrimonios-catequistas de grupos de Catequesis familiar (1998-2005). Para los años 2002-2005 fue nombrado Delegado Diocesano de Medios de Comunicación Social y para las Relaciones Institucionales. Fue nombrado Obispo Auxiliar de Barcelona por Benedicto XVI el 28 de enero de 2009 y recibió la Ordenación episcopal el 21 de marzo de 2009. Es administrador apostólico de Mallorca desde el 8 de septiembre de 2016. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE es miembro de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social y Pastoral Social. Anteriormente, fue miembro del Consejo Asesor de la Subcomisión de Catequesis y desde junio de 2005 Director del Secretariado de la Comisión Episcopal de Pastoral de la Conferencia Episcopal Española hasta su nombramiento como Obispo. Desde 2009 hasta 2011 fue miembro de dicha comisión. En 2011, fue elegido Presidente de dicha Comisión.