La situación de los cristianos de Irak tras la liberación de la llanura de Nínive

Mons. Alberto Ortega, nuncio en Irak desde 2015

Mons. Alberto Ortega es nuncio en Irak desde 2015. En aquel entonces, el nuncio se encontró con un país aterrorizado por ISIS. Sin embargo, al poco tiempo las diferentes milicias del país hicieron un acuerdo con el que han derrotado al ISIS. Mosul, que era el centro de la guerra, se había quedado sin obispo. Esta ciudad no tuvo misas por primera vez en siglos, pero hace poco han nombrado a un obispo para Mosul. Esto ha dado un poco de esperanza a los millones de cristianos que habían dejado sus hogares y siguen luchando contra los terroristas.

“A día de hoy todavía hay atentados, pero cada vez son menos”, cuenta Don Antonio.

La situación no se ha superado, pero va mejorando poco a poco. 

En este proceso, la victoria militar ha sido muy importante. El nuncio cuenta que ahora la lucha más importante es la de ideologías, para ganar esta guerra el arma más importante es la educación. Los líderes de las distintas religiones en Irak están pendientes de los discursos que se esparcen a lo largo de sus iglesias, para evitar que haya odio en ellos.

A nivel de seguridad: la situación va mejorando en Bagdad, el centro industrial y capital de Irak.

A nivel político: es un momento privilegiado. Todavía se debe mejorar el discurso político, porque las distintas ideologías políticas no logran llegar a un acuerdo aunque toda la población, indistintamente de sus ideas, está cansada de la guerra. Este país debe luchar por dejar de lado los intereses políticos propios para unirse por el bien común.

“La unidad conviene a todos, pero cuesta”

A nivel internacional: “Es un momento de posible esperanza”, agrega Don Alberto, “los países deben ayudar, no crear más tensión.” Irak podría ser una gran potencia porque es un país muy rico. Es un una pena que por la guerra todo ese potencial se pierda y que quien gobierne el país sean los terroristas.

Lo que necesitan para volver: Los cristianos sintieron felicidad al enterarse que se liberó la llanura del Nínive, aunque muchos se encontraron con sus casas destruidas o quemadas, al igual que en Qaraqosh. Los refugiados que se habían ido a Kurdistán o a otras zonas dentro de Irak han vuelto a sus casas. Pero para poder volver necesitan escuelas y trabajos para mantenerse. Más de 6 mil familias han regresado a Qaraqosh, los sacerdotes y las religiosas fueron los primeros en regresar.

(Ayuda a la Iglesia Necesitada)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 37591 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).