Más sobre el Sínodo Diocesano

Queridos hermanos y hermanas en el Señor: En la fiesta de Jesucristo sumo y eterno sacerdote informé a toda la Diócesis, estando reunidos gran parte de los sacerdotes en el Seminario, de mi propósito y decisión de convocar un nuevo Sínodo, dentro de la tradición sinodal de nuestra Iglesia diocesana, para fortalecer la renovación que se viene realizando en la Iglesia y diócesis de Valencia, sobre todo, a partir del Concilio Vaticano II y de su aplicación a nuestra realidad local en el Sínodo diocesano de 1980-1987. Desde aquel último Sínodo diocesano han pasado y están pasando muchas cosas, en la Iglesia y en el mundo, en España, en Europa, y en nuestra Iglesia valentina, y se ha ampliado la visión e interpretación auténtica del Vaticano II en y por el Magisterio de los Papas San Pablo VI, San Juan Pablo II, Benedicto XVI y ahora Francisco; todo esto debemos tenerlo en cuenta en nuestra acción eclesial y pastoral.

Aunque nuestra España y nuestra Valencia no han dejado de ser católicas, como alguien dijo, ni mucho menos, sí que han aparecido hechos y fenómenos que nos llaman a reflexionar como el fenómeno generalizado de la secularización, incluso interna de la Iglesia, y del laicismo que se ha hecho cultura, el olvido de Dios como forma de vida, la apostasía silenciosa, el relativismo, nuevas ideologías que tienen sus antecedentes y raíces en tiempos no lejanos, etc. En fin, que las cosas han cambiado y nos hallamos ante un cambio de época que trae sus nuevos desafíos y retos a los que hemos de responder desde la Iglesia, renovando y fortaleciendo su fe y su fuerza interior para anunciar y testificar el Evangelio. Sin olvidar ni las pobrezas o nuevas pobrezas y heridas de nuestro mundo, a las que atender y curar, ni las características y necesidades de la juventud y de la mujer de nuestro tiempo, y las urgencias que el ámbito público y político nos demandan.
Todo este conjunto de cosas, que nos afectan tan grandemente, (reconozcamos, por ejemplo, la caída de la práctica religiosa, el aumento de la indiferencia, el alejamiento de los jóvenes de la Iglesia, la quiebra moral, la extensión de uniones de hecho, la falta de presencia de católicos en la vida pública, etc., pero sobre todo, lo más preocupante es la caída de la fe de muchos cristianos, el desmoronamiento del cristianismo y la apostasía silenciosa, como la llamaba San Juan Pablo II –fenómenos todos ellos muy preocupantes–), todo esto es lo que me hizo tomar la decisión de un nuevo Sínodo para nuestra diócesis, para despertarnos de nuestro letargo. Es verdad que nuestra diócesis, gracias a Dios y en fidelidad a lo que es, estos años ha estado atenta a todo esto, como llamada del Espíritu, atenta a lo que nos dice, y ha llevado a cabo comunitariamente una reflexión para una renovación de la Iglesia diocesana y para asumir el gran reto de la evangelización. La reflexión comunitaria en los itinerarios para la renovación o para la evangelización, el congreso de parroquia, la iniciativa del “reencuentro” sacerdotal, y otras iniciativas, caminaban en este sentido y con estos fines y desembocaron en una Asamblea Diocesana que aprobó un “Proyecto diocesano de evangelización” en el que estamos.

Pero todo esto requiere de la Iglesia diocesana que reemprenda un camino juntos, para hacerlo a la luz de este conjunto, en sinodalidad, en expresión muy usada por el Papa Francisco para llevarlo a cabo, un camino de nueva evangelización y renovación en esos momentos. Ya digo de antemano que nos ayudará mucho en este camino de sinodalidad que vamos a emprender, la Carta que el Papa Francisco ha escrito estos días al Pueblo de Dios que peregrina en Alemania: de alguna manera será faro y luz, horizonte, para nuestros trabajos.

En este caminar juntos se va a trabajar, dirigidos y coordinados por una Comisión Central, en diversas Comisiones que estudien durante meses las cuestiones más candentes y principales a las que tenemos que responder con el Sínodo, las cuales pasarán sus trabajos a la Comisión Coordinadora o central para elaborar el folleto o instrumento de trabajo del Sínodo en su fase final y llegar a las conclusiones.

En el Sínodo, en definitiva se trata de la gran cuestión de la evangelización, hoy, en Valencia: Dios, sólo Dios, horizonte único de la Iglesia, y la Iglesia, nacida de Dios para anunciar y traer a Dios, para que la luz de Dios disipe la oscuridad de nuestro mundo que no deja espacio a Dios. Fortalecer esta fe es la gran cuestión, que el mundo crea y se abra a Dios y se afirmará una Iglesia, sacramento de Cristo, de unidad y de salvación, madre, que acoge, ama y alienta a todos y donde todos caben, especialmente los pobres, los débiles, los enfermos, los ancianos, los pecadores, los jóvenes, las familias…

Estas son las cuestiones a tratar, urgentes y apasionantes. No son cuestiones estructurales y de formas para “aggiornar” o “poner al día”, para “modernizar y adecuarse a los tiempos”, sino para ir a lo sustancial, la fe, la esperanza y la caridad de nuestro pueblo. De lo que se trata es de ir a lo que es más importante de todos: Dios y sólo Dios, y el hombre, amado y salvado por Dios. Buscar el horizonte en el que debemos situarnos: el de Dios y el del hombre, unidos inseparablemente, sin confusión, pero inseparable, en la Iglesia, sacramento de Cristo, Dios y hombre verdadero. Lo que está en juego es el creer o no creer en Jesucristo, en la obra de la gracia o en nuestras propias fuerzas y capacidades humanas, en la vida eterna o en el mundo de aquí en la tierra obra de nuestras manos, en ser Iglesia o una empresa de servicio o en una ONG. Y para esto se convoca el Sínodo. Me he llevado una gran alegría al leer la carta del Papa Francisco a la Iglesia que peregrina y está en Alemania, ante un más que probable Sínodo de la Iglesia alemana. He podido comprobar que son estas cosas que acabo de deciros o similares, a las que se refiere el Papa que debe tener la Iglesia en Alemania, en el fondo lo que les pide y aconseja es que vayan a lo fundamental y primero: a la fe en Jesucristo, Hijo de Dios vivo, y el anuncio y testimonio de Jesucristo y su salvación, que otras cosas y cambios estructurales ya vendrán. Si esto no nos mueve o moviliza, ¿dónde estamos?, porque esto es lo que está en juego: creer o no creer, adorar o no a Dios.

Esto por supuesto, requiere un modo de trabajar, de operar, que podrá ser corregido, con vuestras aportaciones y el correspondiente discernimiento sinodal. Lo primero es que no pensemos en un sínodo largo, como el anterior del 1980-1987: pensemos en un sínodo corto, que se comience en torno a octubre de este año y finalice en torno a Pentecostés del año próximo. Un sínodo, que sea sínodo, es decir un caminar juntos, y para eso, además, que esté dirigido por una Comisión central, que actúe como coordinadora del conjunto y de las Comisiones, lo cual no resta nada a la sinodalidad que debe serle inherente.

Cada Comisión, presidida por uno o más Obispos, integrada por no más de doce miembros, que designen los Obispos presidentes: sacerdotes, diáconos, personas consagradas, laicos en una proporción razonable de los diferentes Consejos diocesanos, elabora el material que le corresponda sobre la temática asignada por la Comisión central y, elaborado el material durante varios meses –octubre 2019, febrero 2020–, al inicio de la Cuaresma, de 2020, lo pasa a la Comisión Central que, a su vez, elaborará el “instrumentum laboris” (“instrumento de trabajo”), que lo entregará, al comienzo de la Pascua 2020, a quienes vayan a participar en la fase final en torno a Pentecostés, de ese mismo año.

Y, por ahora, no tengo más que decir, salvo añadir que ánimo, y pido a todos su participación y colaboración, sin reticencias, y ponernos a trabajar decididamente, en sinodalidad, con espíritu y talante de sinodalidad conforme nos pide el Papa Francisco y con esperanza, sin escatimar esfuerzos y con toda confianza en Dios que nos convoca.

Pido a toda la Diócesis que recéis por el Sínodo y se eleven preces en todas las misas para que en él no busquemos otra cosa que lo que Dios quiere, que actuemos conforme a su voluntad. Acudamos a la intercesión de Santa María, Madre de los Desamparados, y de los santos.
Con mi bendición, mi agradecimiento y mi afecto para todos. Cordialmente en Cristo Jesús.

+ Antonio Cañizares Llovera
Arzobispo de Valencia

Card. Antonio Canizares
Acerca de Card. Antonio Canizares 170 Artículos
Emmo. y Rvmo. Sr. Antonio CAÑIZARES LLOVERA El Cardenal Antonio Cañizares, nombrado el 28 de agosto de 2014 por el papa Francisco arzobispo de Valencia, nació en la localidad valenciana de Utiel el 15 de octubre de 1945. Cursó los estudios eclesiásticos en el Seminario diocesano de Valencia y en la Universidad Pontificia de Salamanca, en la que obtuvo el doctorado en Teología, con especialidad en Catequética. Fue ordenado sacerdote el 21 de junio de 1970. Los primeros años de su ministerio sacerdotal los desarrolló en Valencia. Después se trasladó a Madrid donde se dedicó especialmente a la docencia. Fue profesor de Teología de la Palabra en la Universidad Pontificia de Salamanca, entre 1972 y 1992; profesor de Teología Fundamental en el Seminario Conciliar de Madrid, entre 1974 y 1992; y profesor, desde 1975, del Instituto Superior de Ciencias Religiosas y Catequesis, del que también fue director, entre 1978 y 1986. Ese año, el Instituto pasó a denominarse «San Dámaso» y el Cardenal Cañizares continuó siendo su máximo responsable, hasta 1992. Además, fue coadjutor de la parroquia de "San Gerardo", de Madrid, entre 1973 y 1992. Entre 1985 y 1992 fue director del Secretariado de la Comisión Episcopal para la Doctrina de la Fe de la Conferencia Episcopal Española. Creado Cardenal en marzo de 2006 El papa Juan Pablo II le nombró Obispo de Ávila el 6 de marzo de 1992. Recibió la ordenación episcopal el 25 de abril de ese mismo año. El 1 de febrero de 1997 tomó posesión de la diócesis de Granada. Entre enero y octubre de 1998 fue Administrador Apostólico de la diócesis de Cartagena. El 24 de octubre de 2002 fue nombrado Arzobispo de Toledo, sede de la que tomó posesión el 15 de diciembre de ese mismo año. Fue creado Cardenal por el Papa Benedicto XVI en el Consistorio Ordinario Público, el primero de su Pontificado, el 24 de marzo de 2006. Cargos desempeñados en la CEE y en la Santa Sede En la Conferencia Episcopal Española ha sido vicepresidente (2005-2008), miembro del Comité Ejecutivo (2005-2008), miembro de la Comisión Permanente (1999-2008), presidente de la Subcomisión Episcopal de Universidades (1996-1999) y de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis (1999-2005). El Papa Juan Pablo II lo nombró miembro de la Congregación para la Doctrina de la Fe el 10 de noviembre de 1995. El 6 de mayo de 2006, el Papa Benedicto XVI le asignó esta misma Congregación, ya como Cardenal. También como Cardenal, el Papa le nombró, el 8 de abril de 2006, miembro de la Comisión Pontificia “Ecclesia Dei”. El Cardenal Cañizares ha sido fundador y primer Presidente de la Asociación Española de Catequetas, miembro del Equipo Europeo de Catequesis y director de la revista Teología y Catequesis. Es miembro de la Real Academia de la Historia desde el 24 de febrero de 2008. Igualmente, el Papa nombró al Cardenal Cañizares Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos en diciembre de 2008. De otro lado, el cardenal fue nombrado en 2010 “Doctor Honoris Causa” por la Universidad Católica de Valencia “San Vicente Mártir” (UCV) Nombrado Arzobispo de Valencia el 28 de agosto de 2014. Tomó posesión de la Archidiócesis el 4 de octubre de 2014