Experiencia a la altura de la catedral de Barcelona

Tejado de la Catedral de Barcelona

Los canónigos inauguran la nueva visita multimedia en las terrazas de la sede episcopal de Barcelona. Cuando el sol se empieza a poner, la paz gana la partida, los turistas se van al hotel y los barceloneses vuelven a casa. Por primera vez desde la mañana el centro de Barcelona respira calma. Es en este momento, acompañado de la luz del atardecer, cuando visitar la Catedral se vuelve único y especial. Sin prisas se puede disfrutar de uno de los edificios más importantes de Barcelona acompañados del silencio de sus piedras y obras de arte.

Los canónigos en la azotea

Los canónigos de la Catedral han disfrutado antes de que nadie de este nuevo proyecto turístico. Los sacerdotes han podido disfrutar de las impresionantes vistas de las azoteas acompañadas, por primera vez de las guías de 360 grados. Una experiencia por la cual se sienten absolutamente orgullosos y que según los mismos canónigos: “es tal como nos lo imaginábamos”.  Las terrazas de la Catedral son también una atalaya única para descubrir y reseguir los lugares más emblemáticos de la ciudad a vista de pájaro, mientras el sol se va poniendo y la luz matiza más de veinte siglos de historia.

Dónde, cuándo y cómo

El proyecto se abre al público este viernes. Se podrá disfrutar los lunes y viernes a partir de las 20.00 h con grupos de un máximo de 30 personas. La visita consistirá en dos partes: La primera será a la nave cerrada y la segunda a la azotea donde los visitantes vivirán una experiencia 360 acompañados de las guías multimedia. Veintisiete son los puntos de edificios emblemáticos que se pueden ver desde la azotea de la catedral y que podrán averiguar gracias a la aplicación. La visita a las azoteas estará abierta hasta octubre.

(Archidiócesis de Barcelona)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 37592 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).