De corazón de piedra a corazón de carne

Ante alguien que necesita ayuda, me tendría que preguntar: ¿Qué le puede pasar si yo no lo ayudo?» Esta es la pregunta contraria a la que a menudo nos hacemos cuando ante una persona necesitada solemos pensar más en un mismo y no en el otro, y entonces puede más el egoísmo y me digo: «¿Qué me pasará a mí si lo ayudo?» ¿Qué puedo hacer para que el corazón deje de ser de piedra y llegue a ser de carne, un corazón compasivo, misericordioso? El secreto está en la voluntad de afectarse por la situación «miserable» del otro y no quedar pasivo, sin hacer nada. Pensar en el otro o en un mismo, ahí está la alternativa, la propuesta de elección que en cada momento se nos presenta para que lleguemos a amar de todo corazón.

La propuesta viene de Jesús y nos sitúa ante la posibilidad de elegir entre la indiferencia o la acción caritativa. Amar a Dios y amar a los demás plantea la pregunta: ¿Y para mí, quién es? O ¿quién es el otro a quien he de amar como amo a Dios? El otro no es solo aquel o aquella a quien elegimos para amar; el otro es también aquel o aquella que no he elegido y me molesta o me estorba; aquel o aquella que no siempre está de acuerdo conmigo; aquel o aquella que en algún momento me ha hecho daño, incluso al que puedo considerar «enemigo». La radicalidad de Jesús llega a decir que «debemos amar a los enemigos y orar por los que nos persiguen» (Mt 5,44).

San Juan Pablo II propuso para el siglo XXI lo que él llamaba «espiritualidad de comunión», la cual, partiendo de la comunión con Dios que es amor y nos ama, la proyecta hacia el otro para descubrir en su persona todo lo que hay de positivo. El papa Francisco, refiriéndose a la santidad normal que podemos vivir los cristianos dice que «el santo es capaz de hacer silencio ante los defectos de sus hermanos y evita la violencia verbal que arrasa y maltrata…» (GE 116). El otro es toda persona en la que he de ver la imagen y la semejanza de Dios. La fe, empapada por el amor, nos cambia la mirada.

La manera de hacerlo nos la da Jesús cuando explica la parábola del buen samaritano y nos muestra con qué delicadeza, misericordia y cariño trató al herido del camino: Lo vio, tuvo compasión de él, se acercó, le vendó las heridas, lo montó en su cabalgadura, lo llevó a una posada, se ocupó de él y pagó los gastos… Jesús nos invita a hacer lo mismo.

+ Sebastià Taltavull

Obispo de Mallorca

Mons. Sebastià Taltavull Anglada
Acerca de Mons. Sebastià Taltavull Anglada 70 Artículos
Mons. D. Sebastià Taltavull nace en Ciutadella de Menorca (Baleares), el 28 de enero de 1948. Después de los primeros estudios en la Compañía de Maria y en el Colegio salesiano, el año 1959 ingresa en el Seminario diocesano de Menorca y cursa los estudios de Humanidades, Filosofía y Teología.El 23 de septiembre de 1972 recibe la ordenación sacerdotal en la Catedral de Menorca, después de cursar estudios en la Facultad de Teología de Cataluña y obtener la Licenciatura en Teología dogmática.CARGOS PASTORALESEl mismo día de la ordenación sacerdotal es nombrado Director de la Casa diocesana de Espiritualidad de Monte-Toro (1972-1984) y Delegado diocesano de Juventud (1972-1989). Dos años después, Rector del Santuario Diocesano de la Virgen de Monte-Toro, Patrona de Menorca (1975-1984).Es elegido Secretario del primer Consejo Diocesano de Pastoral (1973-1977) y Secretario del Consejo del Presbiterio y Colegio de Consultores (1983-1989). Fue Consiliario del Movimiento de Jóvenes Cristianos, de grupos de Revisión de Vida del MUEC y de Escultismo entre 1977 y 1989.Recibe el encargo de Formador (1977-1984) y Profesor de Teología dogmática (1977-1994) del Seminario y del Instituto Diocesano de Teología. Fue Rector del Seminario Diocesano de 1995 a 2002. El año 1984 es nombrado Párroco de San Rafael de Ciutadella, cargo que ejerce hasta 1992, año en que es nombrado Consiliario del Centro Catequístico de San Miguel (1992-2005).El 23 de septiembre de 1989 es nombrado Vicario General de la Diócesis de Menorca y Moderador de la Curia, cargos que ejerce hasta el año 2002, año en que es nombrado Párroco de Ntra. Sra. del Rosario de la Catedral y de San Francisco de Asís de Ciutadella y elegido Deán-Presidente del Cabildo y Penitenciario de la Catedral (2002-2005). Le es asignada la tarea de Moderador de la Asamblea Diocesana de Menorca celebrada entre los años 1996-1998.Además de trabajar en el Secretariado Diocesano de Catequesis en los Departamentos de Catequesis de adolescentes y jóvenes (1973-1995) es nombrado Delegado Diocesano de Catequesis (1989-1995) y forma parte del Secretariado Interdiocesano de Catequesis de Cataluña y Baleares (SIC), dedicándose especialmente a la catequesis de adolescentes, jóvenes y catequesis familiar.Como Consiliario ha trabajado en los Equipos de Matrimonios de Nuestra Señora (1988-2005) y se ha dedicado a la preparación y formación de catequistas (1973-1998) y de los matrimonios-catequistas de grupos de Catequesis familiar (1998-2005). Para los años 2002-2005 fue nombrado Delegado Diocesano de Medios de Comunicación Social y para las Relaciones Institucionales.Fue nombrado Obispo Auxiliar de Barcelona por Benedicto XVI el 28 de enero de 2009 y recibió la Ordenación episcopal el 21 de marzo de 2009. Es administrador apostólico de Mallorca desde el 8 de septiembre de 2016.OTROS DATOS DE INTERÉSEn la CEE es miembro de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social y Pastoral Social. Anteriormente, fue miembro del Consejo Asesor de la Subcomisión de Catequesis y desde junio de 2005 Director del Secretariado de la Comisión Episcopal de Pastoral de la Conferencia Episcopal Española hasta su nombramiento como Obispo. Desde 2009 hasta 2011 fue miembro de dicha comisión. En 2011, fue elegido Presidente de dicha Comisión.