Consagrémonos al Sagrado Corazón de Jesús (y 2)

Para continuar con mis reflexiones sobre el valor de la devoción al Sagrado Corazón de Jesús, os resumo lo que un sacerdote amigo José M. Alsina escribe sobre sus 10 razones por las que el Corazón de Cristo llama hoy más que nunca al corazón de los jóvenes, y yo lo aplico a la fe y al amor de todos.

1.- Decir “Corazón de Jesús” es ir al centro del mensaje cristiano. Atraeremos al seguimiento de Jesús cuando en nuestro anuncio vayamos al centro de la fe: Jesucristo y el amor que nos tiene a toda la humanidad.

2.- El “Corazón de Jesús es el símbolo por excelencia de la Misericordia divina”, dice el Papa Francisco. Jóvenes y adultos hoy en día entramos en contacto con la realidad a través de símbolos e imágenes, más que con ideas. Si presentamos a Jesús desde su Corazón mostraremos visualmente lo que es Dios: Amor y Misericordia.

3.- Todos nos sentimos a gusto con quien nos escucha y comprende. La llaga del Corazón de Jesús significa todo lo que nos hace sufrir. Si nos ponemos delante de este Corazón llagado, nos sabremos comprendidos y escuchados por Alguien que conoce nuestros sufrimientos y los acoge con interés y cariño.

4.- La imagen del Corazón de Jesús tiene unas llamas, que son signo de un amor que no se consume. Todos buscamos amistades que no fallen. El Amor de Jesús siempre estará ahí, esperándonos, y nos abre las puertas a la esperanza.

5.- La cruz puede parecer un signo poco atrayente. Cuando descubrimos que es signo de amor, que se da totalmente, hasta entregarse por el amigo, entonces atrae. Y acaba gustando llevarla colgada en una cadena. El Corazón de Jesús ama desde la Cruz que significa ese amor que da la vida.

6.- Si se nos exige, lo damos todo, cuando lo que se exige vale la pena. El Corazón de Jesús es signo de un amor que exige el dejarse amar al que lo mira. El que se sabe interpelado por un amor que pide amor, comienza a cambiar su vida. Ese amor es el del Corazón de Jesús.

7.- Valorar a las personas por lo que tienen física, material o intelectualmente, a la larga no “llena” y cuando fallan, se origina tristeza y depresión. El Corazón de Jesús se presenta como un grito a nuestro corazón: “¡Tú vales lo que eres, porque eres amado!”. Cuando esto se descubre, uno se abre a la esperanza.

8.- Cuando nos detenemos ante el Corazón de Jesús, ante su mirada de amor, sabemos que podremos esperar contra toda esperanza. Quien se sabe amado no tiene miedo al futuro y lo enfrenta todo con ilusión y entrega. Sabe volver a empezar.

9.- Podría parecer que referirse al Corazón de Jesús lleva a una espiritualidad intimista y desentendida de los problemas de los demás. Quien descubre el significado del Corazón de Jesús aprende a ver en los demás, especialmente en los más pobres y necesitados, la imagen de ese Corazón que pide amor y que lo da sin medida cuando es amado.

10.- El Corazón de Jesús nos habla de vida, porque sólo un Corazón que está vivo puede interpelar a quien se para ante Él para contemplarlo. Si nos dejamos seducir por el Amor del Corazón de Jesús estaremos llenos de vida y sabremos transmitirla a los demás, entregándola.

¡Amemos, pues, sin miedo ni regateos, desde el Corazón de Jesús, y recemos con sencillez: “¡Sagrado Corazón de Jesús, en Vos confío!”.

+ Joa E. Vives

Arzobispo de Urgell

Mons. Joan E. Vives
Acerca de Mons. Joan E. Vives 380 Articles
Nació el 24 de Julio de 1949 en Barcelona. Tercer hijo de Francesc Vives Pons, i de Cornèlia Sicília Ibáñez, pequeños comerciantes. Fue ordenado presbítero en su parroquia natal de Sta. María del Taulat de Barcelona. Elegido Obispo titular de Nona y auxiliar de Barcelona el 9 de junio de 1993, fue ordenado Obispo en la S.E. Catedral de Barcelona el 5 de septiembre de 1993. Nombrado Obispo Coadjutor de la diócesis de Urgell el 25 de junio del 2001. Tomó Posesión del cargo el 29 de julio, en una celebración presidida por Mons. Manuel Monteiro de Castro, Nuncio Apostólico en España y Andorra. El día 12 de mayo del año 2003, con la renuncia por edad del Arzobispo Joan Martí Alanis, el Obispo Coadjutor Mons. Joan-Enric Vives Sicília pasó a ser Obispo titular de la diócesis de Urgell y copríncipe de Andorra. El 10 de julio del 2003 juró constitucionalmente como nuevo Copríncipe de Andorra, en la Casa de la Vall, de Andorra la Vella. El 19 de marzo del 2010, el Papa Benedicto XVI le otorgó el titulo y dignidad de Arzobispo "ad personam". Estudios: Después del Bachillerato cursado en la Escuela "Pere Vila" y en el Instituto "Jaume Balmes" de Barcelona, entró al Seminario de Barcelona en el año 1965 donde estudio humanidades, filosofía y teología, en el Seminario Conciliar de Barcelona y en la Facultad de Teología de Barcelona (Sección St. Pacià). Licenciado en Teología por la Facultad de Teología de Barcelona, en diciembre de 1976. Profesor de lengua catalana por la JAEC revalidado por el ICE de la Universidad de Barcelona en julio de 1979. Licenciado en Filosofía y ciencias de la educación -sección filosofía- por la Universidad de Barcelona en Julio de 1982. Ha realizado los cursos de Doctorado en Filosofía en la Universidad de Barcelona (1990-1993).