«La clave para entender el pontificado del papa Francisco es la misión»

El presidente internacional de Obras Misionales Pontificias (OMP), monseñor Giampietro Dal Toso, inauguraba en la tarde del pasado lunes 1 de julio la 72 Semana de Misionología.

Con la vista puesta en el Mes Misionero Extraordinario, que el papa Francisco ha convocado para octubre de 2019, esta tarde ha comenzado en la Facultad de Teología de Burgos la 72 Semana Españoña de Misionología. El presidente internacional de Obras Misionales Pontificias (OMP), monseñor Giampietro Dal Toso, ha inaugurado este clásico encuentro estival, y ha destacado que no existe en otro país una iniciativa de formación misionera con tanta tradición. Bajo el tema «Missio ad gentes, futuro de la Iglesia. 100 años después de Maximum Illud», pretende ser una preparación para el Congreso Nacional de Misiones que tendrá lugar en Madrid en el mes de septiembre.

«El papa Francisco quiere despertar en toda la Iglesia el sentido misionero», ha sostenido Dal Toso en la rueda de prensa de presentación de la Semana. «La clave para entender su pontificado es la misión, ya que una Iglesia en salida es una Iglesia misionera».

Para ello, ha convocado para el próximo mes de octubre un Mes Misionero Extraordinario, con motivo del centenario de la Maximum Illud de Benedicto XV, la «carta magna» de las misiones. «Fue muy importante porque separó la misión evangelizadora de la Iglesia de la colonización, y porque en ella se subrayó por primera vez la importancia del clero local». El presidente internacional de OMP ha tenido buenas palabras para la Iglesia en nuestro país. «Agradezco el trabajo misionero que se está haciendo en España», ha manifestado, a la vez que ha alabado la Semana Española de Misionología, «única en el mundo con tanta tradición».

«En esta edición vamos a estudiar cómo ha ido evolucionando la misión de la Iglesia española en estos cien años, gracias a la Maximum Illud», ha explicado, por su parte, José María Calderón, director nacional de OMP España. La Semana pondrá el foco en cómo ese documento influyó en la vida religiosa, para después analizar cómo movió a las iglesias diocesanas a sumarse al llamamiento misionero, con la creación de las misiones diocesanas y con una mayor implicación del clero secular. Por último, el jueves la reflexión se centrará en el papel de los laicos en la misión, y culminará con la conferencia de clausura de Dolores García Pi, presidenta nacional del Foro de Laicos.

«En situaciones humanas al límite, el Evangelio propone una luz»

En la rueda de prensa de presentación de la Semana también participaba monseñor Jesús Ruiz Molina, burgalés de nacimiento, misionero comboniano, y obispo auxiliar de Bangassou (República Centroafricana). Tal como explicará en su intervención en la Semana, en el país africano se va a alargar la celebración del Mes Misionero Extraordinario a todo el año, para revitalizar a las comunidades cristianas, castigadas por la guerra. «La Iglesia en África tiene mucho que aportar, tiene una gran potencialidad; también tiene que convertirse en misionera, porque solo una Iglesia que vive la misión puede considerarse como tal».

«En situaciones humanas al límite, el Evangelio propone una luz», ha afirmado. Según ha explicado, la Conferencia Episcopal del país hizo una carta al pueblo de Dios hace una semana, ante la situación que está viviendo, y ya han recibido amenazas e invitaciones a quemar Iglesias. El misionero ha contado que ha podido visitar a la familia de la misionera Nieves Sancho, brutalmente asesinada el pasado 20 de mayo. «Es el riesgo de la misión». La Semana de Misionología no es ajena a esta realidad, y tendrá un momento para homenajearla a ella, y a todos los misioneros mártires que entregaron su vida por amor a Cristo.

«No estamos en África, sino que somos y hacemos África»

El impacto de ‘Maximum Illud’ en las congregaciones religiosas fue el tema de la segunda jornada de la Semana de Misionología, el martes 2 de julo, en la que se rindió homenaje a los misioneros mártires burgaleses.

El segundo día de la Semana Española de Misionología, que se está celebrando en Burgos durante los días 1-4 de julio, estuvo dedicada al impacto que produjo la encíclica Maximum Illuden las congregaciones religiosas.

Eloy Bueno, profesor de la Facultad de Teología de Burgos, fue el encargado de presentar el documento en su contexto. En un momento de cierto desánimo, tras la Primera Guerra Mundial, el documento de Benedicto XV produjo una auténtica «eclesiogénesis» en los «países de misión». La mirada colonial de las potencias europeas, ratificada en el Pacto de Versalles (1919), también estuvo presente en la acción misionera o de conquista de la Iglesia. El documento de Benedicto XVI supuso una promoción de las iglesias jóvenes que poco a poco surgirían en África y América Latina.

Esa misma actitud «colonial» influyó en las congregaciones religiosas, que «se repartieron la acción evangelizadora sobre África como si de un pastel se tratara»: un pedazo para jesuitas, otro para dominicos, otro para claretianos, más allá para los combonianos. Así de contundente se mostró el profesor de la Facultad de San Dámaso (Madrid), el dominico Miguel Ángel Medina. A partir de este análisis expuso la transformación de las diferentes congregaciones, muchas de ellas convertidas ahora en «familias», como es el caso dominicano.

Tras las dos ponencias tuvo lugar el acto más emotivo de la jornada. En el claustro de la Facultad de Teología, tenía lugar un homenaje a los doce misioneros mártires burgaleses. Desde finales del s. XIX, la sangre mártir burgalesa está presente en los cinco continentes, repartida por lugares como Vietnam, Argel, Ruanda, Zaire, Guatemala, El Salvador, etc. Doce rosas, un poema y la elegía de un violín fueron el sentido homenaje a estos héroes de la fe. El acto con los misioneros de Burgos, presidido por el burgalés Mons. Jesús Ruiz Molina, obispo auxiliar de Bangassou, se va a convertir en tradición dentro de la Semana de Misionología. En sucesivas ediciones se hará algo similar con el resto de diócesis españolas.

La mesa redonda de la tarde recogía el testimonio de tres misioneros. Alberto de la Portilla, coordinador internacional de laicos combonianos, presentó la transformación de la Congregación de Daniel Comboni, fundada a finales del S. XIX, tras el documento de 1919. A pesar de las amenazas, a pesar de los fracasos, Daniel Comboni insistía en «no abandonar» porque «África solo puede ser salvada desde África», expresión precursora de lo que recogería veinte años después la encíclica Maximum Illud.

Las palabras del comboniano dieron paso a las de la mercedaria de Bérriz Amaya Modrego,quien presentó cómo unas religiosas de clausura, fundadas por Margarita María López de Maturana, se transformaron en misioneras: «Estoy tan feliz que no me explico cómo viven los que para Dios no viven». Así lo expresaba la monja del s. XIX, ahora convertida en misionera en la República Democrática de El Congo.

La tercera intervención correspondió a Mons. Jesús Ruiz Molina, muy conocido tras sus declaraciones ante la reciente muerte de la religiosa burgalesa Inés Nieves Sancho. Presentó la dificultad de vivir la fe y sobrevivir en el país centroafricano e insistió en que la misión tiene que «ir del Sur al Sur no del Norte al Sur», a la vez que presentaba la situación de una Iglesia joven (tan solo 90 años) que hace 25 estaba poblada de sacerdotes y obispos europeos y ahora apenas llegan a la veintena. Denunció el nuevo colonialismo de Rusia, de China y de India, patente en su acción sobre el segundo pulmón del planeta, el río Congo, y la alteración de su cauce para la obtención de diamantes: «No hay evangelización sin justicia social, ecología y flujos migratorios». Recordó una vez más la identificación del misionero con la cultura y con las personas del lugar. El eslogan tan conocido «No estamos en África, sino que somos y hacemos África» resonó una vez más en el aula, ante más de 140 participantes.

La Semana Española de Misionología emitirá en streaming todas las ponencias y mesas redondas desde la página web de OMP. Además, informará en directo desde sus tres redes sociales -Facebook (@SemanaEspanolaMisionologia), Twitter (@SemMisionologia) e Instagram (@misionologiaburgos)-, a través del hashtag #MisionologíaBurgos.

(Archidiócesis de Burgos)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 41087 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).