El obispo de Tui-Vigo ordenará dos sacerdotes y un diácono permanente

El domingo 7 de julio a las 18:00 horas la catedral de Tui acogerá la ordenación sacerdotal de  dos candidatos al ministerio. Se trata de Sebastián Castro y Juan de Olazabal, que recibirán el sacramento de manos del Obispo diocesano.

Sebastián Castro Miranda, natural de Fornelos de Montes, tiene 25 años. Habiendo completado los estudios secundarios en el Seminario Menor de Tui, ingresó en el Seminario Mayor “San José” de Vigo, donde realizó los estudios eclesiásticos. Fue ordenado diácono el 1 de julio de 2018. Actualmente completa su formación compaginándolo con la tarea de ejercer de secretario del sr. Obispo.

Juan de Olazabal Zarauza, natural de Vigo, tiene 36 años. Pertenece a la Parroquia de San José Obrero y Santa Rita, y desde su ordenación como diácono, también el 1 de julio del pasado año tras haber completado la formación filosófica y teológica propia del período como seminarista en el Seminario Mayor “San José” de Vigo, ha desempeñado su ministerio diaconal en la Parroquia de la Inmaculada Concepción.

En la misma Eucaristía solemne, el laico Luis Enrique Álvarez será ordenado diácono permanente. Además, serán instituidos lectores los seminaristas Jesús García y Gabriel Gómez.

Luis Enrique Álvarez Figueira, natural de Vigo, es profesor de filosofía. Casado y padre de familia, ha desarrollado las funciones propias del acólito en la Parroquia de Nuestra Señora del Carmen de Vigo, donde se prevé que continúe.

Esta celebración es un acontecimiento extraordinario que infunde en todos los fieles la alegría y la esperanza de que se siguen suscitando vocaciones de entrega total a Cristo en el servicio a la Iglesia. Por ello, la invitación a participar en esta solemne Eucaristía se extiende no solo al presbiterio sino a todos los fieles.

Además, también se invita a acompañar a los nuevos presbíteros en sus primeras Misas, el domingo 14 de julio a las 18:00 horas en la parroquia de San José Obrero y Santa Rita (D. Juan), y el 28 de julio a las 18:00 horas en San Lourenzo de Fornelos de Montes (D. Sebastián).

Los diáconos permanentes

El diácono (etimológicamente, “servidor”) recibe el sacramento del orden para el ejercicio de un ministerio diferente al del sacerdote: el servicio que hace al Pueblo de Dios se basa en la liturgia, la palabra y la caridad, sin perder la perspectiva misionera y la formación permanente. El diaconado permanente, que es diferente al diaconado como paso previo para recibir el orden sacerdotal, fue muy común entre los primeros cristianos; el Concilio Vaticano II reinstauró esta figura como ayuda y apoyo para presbíteros y obispos. Se trata de un sacramento que otorga una gracia especial para la que los candidatos se preparan con una formación doctrinal de 4 años y que precisan, en el caso de ser casados, una edad mínima de 35 años y el consentimiento de su esposa.

Las funciones del diácono permanente se orientan a algunos sacramentos (bautizar, asistir y bendecir en la celebración del matrimonio, reservar y distribuir la Eucaristía, llevar el viático a los moribundos), al ministerio de la liturgia (proclamar la Sagrada Escritura, instruir y exhortar a los fieles, administrar sacramentales, celebrar la oración y culto comunitarios, presidir exequias) y a las obras asistenciales o administrativas.

Nuestra Diócesis de Tui-Vigo cuenta actualmente con 4 diáconos permanentes, a cuyo número se suma ahora D. Luis Enrique: Desiderio Bernárdez, José Manuel Martínez, José María Fernández y Andrés Fontela.

El lectorado

En la pedagogía de la Iglesia, el Obispo confiere el ministerio del lectorado a los seminaristas como un paso en el camino de preparación al sacerdocio. Se trata de una orden menor que confiere a quien la recibe el ministerio de proclamar las Sagradas Escrituras en la asamblea litúrgica e instruir a los fieles.

(Diócesis de Tui-Vigo)

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 42889 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).