Qué sería del Alto Aragón sin la Iglesia (X)

En el ámbito artístico y patrimonial. (Cont.)

Monasterio de santa María y san Pedro de Alaón (Sopeira)

En el extremo más oriental de la comarca de la Ribagorza, a orillas del río Noguera Ribagorzana y en la localidad de Sopeira, encontramos el monasterio de Santa María y san Pedro de Alaón, considerado otro de los grandes cenobios altomedievales del Alto Aragón. Al igual que su homónimo de Obarra, se emplaza en un hábitat que, en la Alta Edad Media, era más que propicio para el surgimiento de establecimientos monásticos, junto al borde de un curso fluvial y en una zona de complicado acceso. Fue consagrado por san Ramón, obispo de Barbastro en 1123. Es un monasterio del siglo XII. La iglesia, único resto conservado íntegro del antiguo cenobio, presenta planta basilical con tres largas naves (más alta y ancha la central) que rematan en la cabecera triabsidial, conservándose bajo ella una angosta cripta. Lo que hace de este monasterio un edificio de especial interés es la combinación del arte románico lombardo con el cluniacense. Así también, el ajedrezado jaqués, el crismón y la decoración escultórica en los capiteles del templo aportan personalidad propia del románico aragonés.

 

Iglesia de san Cristóbal de Luzás

Hoy se puede considerar como una joya del románico ribagorzano, desconocida. Junto con un castillo-torreón de 70 metros por 25 del siglo XI, aparece la iglesia de san Cristóbal de Luzás, declarada Monumento Nacional y Bien de Interés Cultural de Aragón. Es un edificio del siglo XII, de planta basilical de tres naves con sus respectivos ábsides cubiertos con bóvedas de medio cañón. En la parte superior de cada ábside aparecen tres ventanas cruciformes. Todos los capiteles interiores se encuentran decorados con decoración animal, vegetal, algunos están abocetados. A los pies del templo aparece un doble tramo separado por columnas en lugar de pilares. Es un planteamiento similar a la iglesia de Alaón y se da la curiosidad de encontrar dos capiteles, copia del monasterio de Alaón. Presenta una torre adosada de cinco pisos similar a la de Castigaleu, Lascuarre, Laguarres… del siglo XVII

 

Otras posibles rutas podrían incluir:

Catedral de Monzón,

Sijena.

Chalamera.

Ainsa,

San Vicente, etc.

La Diócesis de Barbastro-Monzón, entre otras muchas tareas, se ocupa de la conservación del ingente patrimonio cultural que conforman los templos y los bienes muebles que en ellos se custodian, creados para el culto y la liturgia, que requieren de un constante esfuerzo para garantizar su mantenimiento, conservación y restauración a pesar de los exiguos recursos económicos disponibles en las parroquias y el obispado, y de la escasa colaboración de otras entidades.

Hay preocupación por la conservación y defensa del patrimonio religioso, así como del patrimonio mueble e inmueble que atesoran las iglesias parroquiales, ermitas e instituciones eclesiásticas de nuestra Iglesia particular.

El patrimonio religioso está para  su uso cultual y cultural, y ambos siempre para dar servicio a la sociedad, para su disfrute, refugio, oración, acogida…

Es un patrimonio que es de todos y para todos, que mantenemos al servicio de los demás y que durante siglos permanece fiel a su espíritu inicial: servicio a los fieles y que, de una u otra forma, ofrezca la ayuda, el impulso, la paz, el consuelo, el recurso que necesitamos en cada momento.

Este pasado año han sido más de 500.000 € invertidos en la recuperación y conservación del patrimonio diocesano. Torrente, Alaón, Estiche, Alcolea, Cajigar, Selgua, Almudafar, Altorricón, Belver de Cinca…. entre muchas otras localidades, han visto recuperar, mantener y acondicionar su patrimonio.

 

Con mi afecto y mi bendición

Ángel Pérez Pueyo

Obispo de Barbastro-Monzón

 

Mons. Ángel Pérez Pueyo
Acerca de Mons. Ángel Pérez Pueyo 118 Articles
- Mons. Ángel Javier Pérez Pueyo, natural de Ejea de los Caballeros (Zaragoza), nace el 18 de agosto de 1956. Es el segundo hijo del matrimonio (+) Rodrigo Pérez Fuertes (1.III. 1924 – 1.III.2012) y (+) Carmen Pueyo (21.II.1929 – 19.IV-2005). Su hermana, (+) Mª Concepción (19.V.1954 – 27.VII.1998), se queda paralítica cuando tenía catorce meses como consecuencia de una poliomielitis aguda. - A los 10 años de edad ingresa en el Seminario Metropolitano de Zaragoza. De 1966 a 1971 cursa sus estudios de bachillerato en el Seminario Menor. En 1972 pasa al Seminario Mayor donde estudia COU y como es demasiado joven para iniciar los Estudios Eclesiásticos los formadores le recomiendan que inicie la Etapa Introductoria y estudie Magisterio en la Escuela Universitaria de Formación del Profesorado de Educación General Básica “Virgen del Pilar” que se hallaba ubicada en el mismo edificio del Seminario. En 1974 inicia sus Estudios Eclesiásticos en el Centro Regional de Estudios Teológicos de Aragón (CRETA). - En 1977 va a Salamanca al Aspirantado “Maestro Ávila”, ¾casa de formación que los Sacerdotes Operarios tienen en España¾, donde cursa los tres últimos años de Teología en la Universidad Pontificia de Salamanca. Posteriormente realiza estudios de licenciatura en Filosofía y Ciencias de la Educación en la Universidad Civil de Salamanca. - A los 23 años, el día 19 de marzo de 1980, es ordenado sacerdote por Mons. Antonio Vilaplana Molina en Plasencia (Cáceres) donde había sido enviado por los Superiores de la Hermandad para realizar la Etapa de Pastoral como formador y profesor en el Seminario Menor de dicha Diócesis. - Al finalizar el curso 1979/80 es destinado al Seminario de Tarragona. Desde 1980 a 1985 desempeña su labor formativa en el Seminario Menor como responsable de los seminaristas y como tutor y profesor del Colegio-Seminario. - En 1985 es nombrado Rector del Aspirantado Menor de Salamanca. Colabora como profesor y tutor en el Colegio “Maestro Ávila” impulsando el trabajo de pastoral juvenil y vocacional con los alumnos y profesores del mismo colegio. - En julio de 1990, en la XVIII Asamblea General, es elegido miembro del Consejo Central y se le responsabiliza de la Coordinación Pastoral de la Hermandad. Durante este tiempo coordina la preparación y dirección de los Cursos para Formadores de Seminarios que se impartieron en Buenos Aires (Argentina), en Caracas (Venezuela), en Lima (Perú); colaboró en el diseño del Curso para Formadores de Seminarios organizado por la Comisión Episcopal de Seminarios y Universidades de la Conferencia Episcopal Española que se viene celebrando durante el verano en Santander; y colabora como profesor en el Curso para Formadores de Seminarios de lengua española-portuguesa, organizado por la Congregación para la Educación Católica, que se imparte en el Pontificio Colegio Español de San José y en el que participan formadores de diferentes países Lati­noamericanos. En 1994 participa en Itaicí (Brasil) en el I Congreso Continental Latinoame­ricano de Vocaciones. - En julio de 1996, en la XIX Asamblea General es elegido Director General de la Hermandad de Sacerdotes Operarios hasta el año 2002. En 1997 participa en el Congreso sobre secularidad del presbítero diocesano organizado por la Comisión Episcopal del Clero de la Conferencia Episcopal Española. – En julio de 2002, en la XX Asamblea General, celebrada en el Pontificio Colegio Español de San José de Roma (Italia) es reelegido por mayoría absoluta en primera votación. −El pasado 22 de mayo de 2008 la Hermandad ha recibido de la Santa Sede la aprobación como Asociación Sacerdotal de Derecho Pontificio, tal como soñó desde el comienzo Mosén Sol. Y en julio de 2008, por coincidir con el 125 aniversario de la Fundación de la Hermandad y el I Centenario de la muerte del Beato Manuel Domingo y Sol, se celebrará en Tortosa la XXI Asamblea General. – En septiembre de 2008, al concluir su mandato como Director General, es nombrado Director del Secretariado de la Comisión Episcopal de Seminarios y Universidades de la Conferencia Episcopal Española. – El 2 de agosto de 2013 es nombrado Rector del Pontificio Colegio Español de San José en Roma por la Congregación del Clero. – El 27 de diciembre de 2014 es nombrado por el Papa Francisco Obispo de Barbastro-Monzón.