Compartiendo el viaje

Querer correr el riesgo de ir solo o decidirse por la confianza de ir acompañado nos mueve a tomar la decisión que dará calidad al viaje. San Pablo ya animaba a ser personas de buen trato, poniendo una buena base humana a lo que el papa Francisco llama «la cultura del encuentro». Esto implica: respeto al otro, verlo como alguien que me pertenece, alguien que es un don para mí y que yo lo soy para él, voluntad de diálogo, capacidad de escucha, cercanía, todo un arte de relación interpersonal que nos dignifica.

Por eso, hagamos que la mirada vaya dirigida a atender y acompañar integralmente a las personas en situación de exclusión o vulnerabilidad. La mirada es de los ojos, pero la luz que proyecta le viene del corazón, el corazón de una persona que acoge porque ama y con los ojos de la fe ve en el otro la imagen de Dios y, así, va creciendo y descubriendo su semejanza. Esto es posible desde que Jesús ha atendido a los enfermos, los pobres, los pecadores, los excluidos. Él, que es imagen de Dios invisible, ha dejado bien claro que es a través de los pobres y de los sencillos que se le encuentra vivo: «Cuanto hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, conmigo lo hicisteis »(Mt 25,40).

He aquí hacia dónde debe dirigirse nuestro compromiso personal y colectivo de caridad y justicia social en el marco de nuestra Iglesia de Mallorca. Siguiendo con las acciones de siempre, tendremos que afrontar la aparición de nuevas y severas pobrezas, lo que pedirá introducir iniciativas de economía social y solidaria, convencidos de que se trata de hacer realidad un nuevo modelo al servicio de la dignidad humana. Trabajando al unísono Cáritas Diocesana, las Cáritas parroquiales y con tantas personas de buena voluntad, nos disponemos a compartir un mismo viaje.

Viajando juntos es más fácil que nos ayudemos y nos propongamos sensibilizar, concienciar y movilizar a otros cristianos y a la sociedad en general para generar un compromiso activo. El próximo domingo, Día de la Caridad, lo viviremos especialmente en la Eucaristía celebrando la fiesta del Cuerpo y la Sangre de Jesucristo. Lo tendremos como compañero de viaje y será el alimento que nos mantenga en forma. La «cultura del encuentro» encuentra en Jesucristo la máxima expresión y vivencia que se irradia hacia el encuentro con los otros, hasta sentirlos vivamente como hermanos.

+ Sebastià Taltavull

Obispo de Mallorca

Mons. Sebastià Taltavull Anglada
Acerca de Mons. Sebastià Taltavull Anglada 95 Articles
Mons. D. Sebastià Taltavull nace en Ciutadella de Menorca (Baleares), el 28 de enero de 1948. Después de los primeros estudios en la Compañía de Maria y en el Colegio salesiano, el año 1959 ingresa en el Seminario diocesano de Menorca y cursa los estudios de Humanidades, Filosofía y Teología. El 23 de septiembre de 1972 recibe la ordenación sacerdotal en la Catedral de Menorca, después de cursar estudios en la Facultad de Teología de Cataluña y obtener la Licenciatura en Teología dogmática. CARGOS PASTORALES El mismo día de la ordenación sacerdotal es nombrado Director de la Casa diocesana de Espiritualidad de Monte-Toro (1972-1984) y Delegado diocesano de Juventud (1972-1989). Dos años después, Rector del Santuario Diocesano de la Virgen de Monte-Toro, Patrona de Menorca (1975-1984). Es elegido Secretario del primer Consejo Diocesano de Pastoral (1973-1977) y Secretario del Consejo del Presbiterio y Colegio de Consultores (1983-1989). Fue Consiliario del Movimiento de Jóvenes Cristianos, de grupos de Revisión de Vida del MUEC y de Escultismo entre 1977 y 1989. Recibe el encargo de Formador (1977-1984) y Profesor de Teología dogmática (1977-1994) del Seminario y del Instituto Diocesano de Teología. Fue Rector del Seminario Diocesano de 1995 a 2002. El año 1984 es nombrado Párroco de San Rafael de Ciutadella, cargo que ejerce hasta 1992, año en que es nombrado Consiliario del Centro Catequístico de San Miguel (1992-2005). El 23 de septiembre de 1989 es nombrado Vicario General de la Diócesis de Menorca y Moderador de la Curia, cargos que ejerce hasta el año 2002, año en que es nombrado Párroco de Ntra. Sra. del Rosario de la Catedral y de San Francisco de Asís de Ciutadella y elegido Deán-Presidente del Cabildo y Penitenciario de la Catedral (2002-2005). Le es asignada la tarea de Moderador de la Asamblea Diocesana de Menorca celebrada entre los años 1996-1998. Además de trabajar en el Secretariado Diocesano de Catequesis en los Departamentos de Catequesis de adolescentes y jóvenes (1973-1995) es nombrado Delegado Diocesano de Catequesis (1989-1995) y forma parte del Secretariado Interdiocesano de Catequesis de Cataluña y Baleares (SIC), dedicándose especialmente a la catequesis de adolescentes, jóvenes y catequesis familiar. Como Consiliario ha trabajado en los Equipos de Matrimonios de Nuestra Señora (1988-2005) y se ha dedicado a la preparación y formación de catequistas (1973-1998) y de los matrimonios-catequistas de grupos de Catequesis familiar (1998-2005). Para los años 2002-2005 fue nombrado Delegado Diocesano de Medios de Comunicación Social y para las Relaciones Institucionales. Fue nombrado Obispo Auxiliar de Barcelona por Benedicto XVI el 28 de enero de 2009 y recibió la Ordenación episcopal el 21 de marzo de 2009. Es administrador apostólico de Mallorca desde el 8 de septiembre de 2016. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE es miembro de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social y Pastoral Social. Anteriormente, fue miembro del Consejo Asesor de la Subcomisión de Catequesis y desde junio de 2005 Director del Secretariado de la Comisión Episcopal de Pastoral de la Conferencia Episcopal Española hasta su nombramiento como Obispo. Desde 2009 hasta 2011 fue miembro de dicha comisión. En 2011, fue elegido Presidente de dicha Comisión.