Gracias de corazón

Mons. Jaume Pujol                            Estimados, con cierta tristeza pero también con gozo y esperanza por esta nueva etapa archidiocesana, comparto con todos vosotros mi última carta dominical A los Cuatro Vientos, la número 766. Al llegar como arzobispo de Tarragona, hará cerca de quince años, me propuse escribir cada semana una glosa, un escrito para difundir el evangelio, transmitir el magisterio de la Iglesia y destacar, en la medida de lo posible, de hechos significativos de nuestra archidiócesis. Espero que os hayan servido para crecer en el amor a Jesucristo, a la Iglesia y a los hermanos.

Es casi imposible hacer un balance de tantos años de episcopado en tan poco espacio, pero quiero transmitiros que para mí lo más importante ha sido cuidar de los feligreses de la archidiócesis y seguir las directrices de los Papas en cuyos mandatos he ejercido mi episcopado: San Juan Pablo II, Benedicto XVI y ahora el Papa Francisco. He tratado en primer lugar de evangelizar, celebrar los sacramentos, velar por la caridad, de los pobres y necesitados. No lo he hecho solo, me habéis ayudado todos vosotros —sacerdotes, diáconos, laicas en misión pastoral, religiosos y religiosas, laicos y laicas…— a través de las numerosas delegaciones, secretariados, asociaciones e iniciativas eclesiales con que contamos. Os agradezco de corazón a todos vuestro tiempo, esfuerzo y entrega.

Si de una cosa me siento satisfecho es de la visita pastoral que he realizado a las 200 parroquias de la archidiócesis, donde he podido escuchar y compartir vuestras preocupaciones, alegrías y anhelos, y también participar de vuestras celebraciones y fiestas.

Tampoco puedo olvidarme de la celebración del Año Jubilar con motivo de los 1.750 años del martirio de los Santos Fructuoso, Augurio y Eulogio; la beatificación de los 522 mártires del año 2013 o la reciente beatificación del Dr. Mariano Mullerat, la acogida de tres grandes congresos internacionales sobre el Cristianismo primitivo, la restauración de la Catedral, del Palacio arzobispal y del edificio del Seminario convertido en Centro Tarraconense, el impulso de proyectos en bien de la familia y la mujer en el Centro Pastoral Oblatas o haber conseguido traer a la archidiócesis la Comunidad Il Cenacolo para jóvenes con dependencias, entre muchos otros. Me llevo, pues, muchas alegrías, que dejan a la sombra cualquier pequeña decepción.

A partir de la semana que viene, con la ordenación del nuevo arzobispo electo, Mons. Joan Planellas i Barnosell, se inicia un nuevo periodo en la archidiócesis. Como ya os expresé en la carta del pasado día 4 de mayo, os aliento a acogerlo en este nuevo servicio eclesial y ayudarlo en todo lo que necesite. Será un buen pastor, estoy convencido. Orad por él y también por mí. Os encomiendo a la protección maternal de Santa María.

Con todo mi afecto, recibid mi bendición.

† Jaume Pujol Balcells

Arzobispo de Tarragona

Mons. Jaume Pujol
Acerca de Mons. Jaume Pujol 324 Articles
Nace en Guissona (Lleida), el 8 de febrero de 1944. Cursó los estudios primarios en los colegios de las Dominicas de la Anunciata y de los Hermanos Maristas de Guissona. Amplió sus estudios en Pamplona, Barcelona y Roma. Realizó el doctorado en Ciencias de la Educación en Roma, donde cursó estudios filosóficos y teológicos. Es doctor en Teología por la Universidad de Navarra. Fue ordenado sacerdote por el cardenal Vicente Enrique y Tarancón, en Madrid, el 5 de agosto de 1973, incardinado en la Prelatura de la Santa Cruz y Opus Dei. CARGOS PASTORALES Fue profesor ordinario de Pedagogía Religiosa en la Facultad de Teología de la Universidad de Navarra. Desde el año 1976 y hasta su consagración episcopal, dirigió el Departamento de Pastoral y Catequesis, y desde el 1997, el Instituto Superior de Ciencias Religiosas, los dos de la misma Universidad. Ocupó distintos cargos en la Facultad de Teología: director de estudios, director del Servicio de Promoción y Asistencia a los Alumnos, secretario, director de la revista Cauces de Intercomunicación (Instituto Superior de Ciencias Religiosas), dirigida a profesores de religión. Durante sus años en Pamplon dirigió cursos de titulación, formación y perfeccionamiento de catequistas, profesores de religión y educadores de la fe, y tesis de licenciatura y de doctorado. Su trabajo de investigación se ha centrado en temas de didáctica y catequesis; ha publicado 23 libros y 60 artículos en revistas científicas, obras colectivas, etc. También ha desarrollado otras tareas docentes y pastorales con jóvenes, sacerdotes, etc. El día 15 de junio de 2004 el Papa Juan Pablo II lo nombró Arzobispo de Tarragona, archidiócesis metropolitana y primada, responsabilidad que, hasta hoy, conlleva la presidencia de la Conferencia Episcopal Tarraconense, que integran los obispos de la provincia eclesiástica Tarraconense y los de la provincia eclesiástica de Barcelona. El día 19 de septiembre de 2004, en la Catedral Metropolitana y Primada de Tarragona, fue consagrado obispo y tomó posesión canónica de la archidiócesis. El día 29 de junio de 2005 recibía el palio de manos del Papa Benedicto XVI, en la basílica de San Pedro del Vaticano. OTROS DATOS DE INTERÉS En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis y Seminarios y Universidades. Cargo que desempeña desde 2004. Además, ha sido miembro de la Comisión Permanente entre 2004 y 2009.