¿La santidad es inalcanzable?

Mos. Francisco Pérez                 La santidad es una experiencia tan espiritual como humana. Existe en el pensamiento de muchas personas que la santidad es inalcanzable puesto que es para gente especial y muy selectiva. Tal vez en otros momentos históricos así se podría concluir. Con el Concilio Vaticano II se nos muestra otra auténtica perspectiva. De ahí que afirme: “Todos los cristianos, de cualquier clase o condición, están llamados a la plenitud de la vida cristiana y a la perfección del amor” (LG 40). La semilla de la santidad comienza el día que fuimos bautizados y, si la regamos bien, irá creciendo con el pasar del tiempo. La vida tiene muchos momentos en los que se puede ir desarrollando la experiencia de la santidad, puesto que la fuerza de la misma es la caridad que se muestra en el amor a Dios y al prójimo. Este doble carril se va deslizando durante todas las etapas de la vida hasta llegar al final del mismo que es la eternidad. Un joven, me preguntó, en una ocasión: “¿Yo puedo ser santo?” y le respondí: “Puedes ser santo si amas a Dios y a los demás. La síntesis la encuentras en los Diez Mandamientos. Ellos son quienes nos llevan por el doble carril. Si no los vives descarrilarás y no podrás llegar a la meta del viaje”.

La santidad no se consigue con el voluntarismo o con cerrar los puños como quien deseara conquistarla con la propia fuerza. Es importante que haya una disposición o preparación para acoger la gracia que, para ser santos, se requiere. La gracia divina es necesaria para suscitar y sostener nuestra apertura a la justificación mediante la fe y a la santificación mediante la caridad. “Dios completa en nosotros lo que el mismo comenzó, porque él, por su acción, comienza haciendo que nosotros queramos; y termina cooperando con nuestra voluntad ya convertida” (San Agustín, grat. 17). La santidad se va consiguiendo estando muy cercano a la Palabra de Dios que nos indica cómo se ha de vivir e ir a la fuente de la santidad que son los Sacramentos (el paso de Dios que nos alimenta y purifica en nuestra vida). Sin Dios y sin su Amor no se puede llegar a la santidad.

Hay una gracia especial que se denomina la gracia santificante y esta tiene su fuente en Dios. “Cuando el corazón ama a Dios y al prójimo (cf. Mt, 22-40). Cuando esa es su intención verdadera y no palabras vacías, entonces ese corazón es puro y puede ver a Dios. San Pablo, en medio de su himno a la caridad recuerda que ahora que vemos como en un espejo, confusamente (cf. 1Co 13, 12), pero en la medida que reine de verdad el amor, nos volveremos capaces de ver cara a cara a Dios. Jesús promete que los de corazón puro verán a Dios. Mantener el corazón limpio de todo lo que mancha el amor, esto es santidad” (Papa Francisco, Gaudete et exsultate, n.86). La santidad tiene como cualidad la percepción humilde de ver a Dios en todos los acontecimientos que van sucediéndose en la vida. Esta visión, es tan patente, que se puede reflejar en la cara de un enfermo, en el amor un padre y una madre con sus hijos, en el rostro de un misionero que muestra la sonrisa y ayuda a los más pobres, en un docente que escucha a sus alumnos con paz y alegría, en un político que se preocupa de las necesidades mediatas e inmediatas del pueblo… Sólo quien ama ve a Dios y lo transmite con sus gestos, palabras y acciones.

La santidad es posible, solamente se requiere poner las bases sencillas que a ella lleva. “Para alcanzar esta perfección, los creyentes han de emplear sus fuerzas, según la medida del don de Cristo, para entregarse totalmente a la gloria de Dios y al servicio al prójimo. Lo harán siguiendo las huellas de Cristo, haciéndose conformes a su imagen, y siendo obedientes en todo a la voluntad del Padre. De esta manera, la santidad del Pueblo de Dios producirá frutos abundantes, como lo muestra claramente en la historia de la Iglesia la vida de los santos” (LG 40). De esta forma insiste el Concilio Vaticano II y así lo expresa para que nadie se sienta fuera de este camino de santificación. La santidad se alcanza si ponemos los medios. Cualquier realidad humana posible se consigue cuando hay interés y ganas. No se consigue si no se lucha.

+ Francisco Pérez

Arzobispo de Pamplona y Obispo de Tudela

Mons. Francisco Pérez
Acerca de Mons. Francisco Pérez 339 Articles
Nace el día 13 de enero de 1947 en la localidad burgalesa de Frandovínez. Estudió en los Seminarios diocesanos de Burgos, en la Pontificia Universidad Santo Tomás “Angelicum” de Roma y en la Universidad Pontificia de Comillas, donde se licenció en Teología Dogmático-Fundamental. Fue ordenado sacerdote el 21 de julio de 1973, incardinándose en la diócesis de Madrid, a la que sirvió como Vicario parroquial, en dos parroquias, entre 1980 y 1986. Con anterioridad, de 1973 a 1976, ejerció el ministerio parroquial en Burgos. Entre 1986 y 1995 fue formador y director espiritual del Seminario Diocesano de Madrid. Colaboró asimismo en los equipos de dirección espiritual del Seminario Diocesano de Getafe y del Seminario Castrense. El 16 de diciembre de 1995 fue nombrado Obispo de Osma-Soria, recibiendo la ordenación episcopal de manos del Santo Padre Juan Pablo II el 6 de enero de 1996. El 30 de octubre de 2003 se hacía público su nombramiento como nuevo Arzobispo Castrense y el 11 de diciembre tenía lugar la celebración de toma de posesión. CARGOS PASTORALES Desde el 12 de febrero de 2001 es el Director Nacional de Obras Misionales Pontificias, cargo pontificio para un periodo de cinco años para el que fue ratificado en el 2006. Este mismo mes de julio se hacía público su nombramiento como director de la recién erigida cátedra de Misionología de la Facultad de Teología de San Dámaso de Madrid por un periodo de tres años, tras ser designado para el cargo por el Arzobispo de Madrid, Cardenal Antonio María Rouco Varela, Gran Canciller de la citada Facultad. El 31 de julio de 2007 es nombrado por Benedicto XVI Arzobispo de Pamplona y Obispo de Tudela, en sustitución de monseñor Fernando Sebastián, que había regido estas diócesis desde 1993. Tomó posesión el domingo 30 de septiembre de 2007, en la Catedral de Pamplona. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE es presidente de la Comisión Episcopal de Misiones y Cooperación entre las Iglesias, cargo para el que fue elegido el 14 de marzo de 2017. Fue miembro de las Comisiones Episcopales del Clero y de Seminarios y Universidades (1996-1999); de Misiones y Cooperación entre las Iglesias (1999-2011/2014-2017). Perteneció al Comité Ejecutivo durante el trienio 2011-2014. Ha sido miembro de la Comisión Permanente en representación de la Provincia Eclesiástica de Pamplona (2016-2017).