«El camino de la fraternidad»

Card. Juan José Omella               Ya se ha iniciado el proceso de preparación del Congreso General de Laicos que se celebrará en Madrid en febrero de 2020. El título de esta iniciativa es muy elocuente: Pueblo de Dios, ¡en salida! Una vez más, cuando hablamos de salir no nos referimos únicamente a dar testimonio fuera del templo de la parroquia, sino que estamos invitando a salir de nosotros mismos, de nuestros espacios de confort, para ofrecer a otros la experiencia de un encuentro gozoso.

En este mismo sentido, el próximo domingo 2 de junio a las seis de la tarde, en la Basílica de la Sagrada Familia, celebraremos un encuentro de seguimiento del Plan pastoral diocesano: ¡Salgamos! Orientaciones y propuestas para una conversión pastoral en la archidiócesis de Barcelona.

Hace ya más de un año, en la Basílica de Santa María del Mar, presentábamos este documento, preparado con la colaboración de muchas personas. Iniciamos un camino que nos permite reflexionar, orar y dialogar con el fin de averiguar lo que nos dice el Espíritu Santo, aquí y ahora.

El Plan diocesano recoge unas ideas fundamentales con propuestas pastorales que deben orientar y promover la acción de la Iglesia en la archidiócesis de Barcelona durante los próximos años. Este curso nos hemos propuesto vivir la fraternidad para favorecer un clima de consenso y comunión que haga posible una evangelización más eficaz. Recordar que es Cristo quien nos hermana es el primer objetivo.

Un año después, renuevo la invitación que os hacía de salir al encuentro de los hermanos y hermanas que tenemos cerca de nosotros y no conocemos. Hagamos el esfuerzo de salir de nosotros mismos, de nuestra comodidad, de nuestros miedos, para descubrir en el otro la presencia de Dios que nos habla. Ojalá la comunidad cristiana pueda ser testigo de una buena comunión en la diferencia.

La Iglesia que peregrina en Barcelona procura seguir esta hoja de ruta, que nos ayuda a hacer un camino de conversión pastoral y que nos prepara interiormente y comunitariamente a dar el paso de una Iglesia de mantenimiento a una Iglesia en salida.

Todos, laicos, religiosos y clérigos, nos proponemos como gran objetivo recuperar la alegría de cumplir la misión que nos ha confiado Jesucristo. Una alegría que, como dice el papa Francisco, no se vive de la misma manera en todas las etapas y circunstancias de la vida. Desde ahora, sintamos como propia esta invitación del Papa: «poco a poco hay que permitir que la alegría de la fe comience a despertarse, como una secreta pero firme confianza, aun en medio de las peores angustias» (EG 6).

Queridos hermanos, espero poder saludaros el próximo domingo 2 de junio a las seis de la tarde en la Basílica de la Sagrada Familia. En pleno tiempo pascual, celebraremos el primer año de camino que juntos estamos haciendo. La comunión es un don de Dios. Pidamos al Espíritu Santo este regalo y compartámoslo favoreciendo la cultura del encuentro y del conocimiento mutuo.

+ Card. Juan José Omella
Arzobispo de Barcelona

Card. Juan Jose Omella
Acerca de Card. Juan Jose Omella 324 Articles
Mons. Juan José Omella Omella nació en la localidad de Cretas, provincia de Teruel y archidiócesis de Zaragoza, el 21 de abril de 1946. Estudió en el Seminario de Zaragoza y en Centros de Formación de los Padres Blancos en Lovaina y Jersualén. El 20 de septiembre de 1970 recibía la ordenación sacerdotal. En su ministerio sacerdotal, trabajó como Coadjutor y como Párroco y entre 1990 y 1996 como Vicario Episcopal en la diócesis de Zaragoza. Durante un año fue misionero en Zaire. El 15 de julio de 1996 fue nombrado Obispo auxiliar de Zaragoza. Fue ordenado Obispo el 22 de septiembre de ese mismo año. El 27 de octubre de 1999 fue nombrado Obispo de la diócesis de Barbastro-Monzón, de la que tomó posesión el 12 de diciembre de 1999. Entre el 24 de agosto de 2001 y el 19 de diciembre de 2003 fue Administrador Apostólico de Huesca y entre el 19 de octubre de 2001 y el 19 de diciembre de 2003, también Administrador Apostólico de Jaca. El día 8 de abril de 2004 es nombrado Obispo de la diócesis de Calahorra y La Calzada-Logroño. Es miembro de la Comisión Episcopal de Pastoral Social desde febrero de 2002. Con anterioridad, desde 2000 fue Presidente en funciones de esta misma Comisión Episcopal. Es también Consiliario Nacional de Manos Unidas.