Las primeras comuniones

Mons. Gerardo Melgar            Queridos diocesanos: en muchas de nues­tras familias celebra­mos estos días del mes de mayo y junio la primera comunión de algún hijo o algún nieto

Quiero, en primer lugar, felicitar a los niños y a los padres por este gran evento cristiano que vais a vivir.

La primera comunión de los hijos es un momento realmente importan­te para revisar nuestra fe como pa­dres y acompañantes de la fe de los hijos.

La catequesis que han recibido en la parroquia ha sido, sin duda, de gran valor para vuestros hijos, pero para que cale de verdad en ellos ne­cesita ser secundada y apoyada por vuestra parte, por la vivencia de la fe en la familia, antes, en y después de la recepción de la primera comunión; por una experiencia profunda de fe en la familia y desde la familia

Hoy, en mucho casos, muchos niños hacen la primera comunión, pero por desgracia, será la primera y la última, porque en su casa, en su familia, una vez que han hecho la fiesta de la primera comunión, los padres no van a volver a animarles ni con palabras, y mucho menos con el ejemplo como padres creyentes, para que entiendan realmente lo que han vivido y sigan encontrándose con Je­sús, que los quiere y se lo demuestra haciendo que por la comunión de su cuerpo se conviertan ellos en Jesús, a quien reciben y, perdonados de sus faltas en el sacramento del perdón, sigan gustando del amor misericor­dioso del Señor.

Debéis, queridos padres, ayudar a que vuestros hijos entiendan lo importante que es la recepción por primera vez del cuerpo de Cristo, no por los regalos que van a recibir por este motivo, sino porque Jesús ha querido entrar en ellos porque les quiere mucho y quiere que también ellos lo quieran cada vez más a partir de ese momento.

Os felicito a los niños que vais a recibir por primera vez a Jesús y os pido que sigáis cultivando vuestra amistad con Él, participando asidua­mente en la eucaristía de los domin­gos y acercándoos al sacramento de la reconciliación para recibir de Él su perdón, conscientes de que ambos sacramentos nos ayudan a todos, de verdad, a ser unos buenos seguido­res y discípulos suyos.

También en estos meses muchos adolescentes y jóvenes vais a recibir el sacramento de la confirmación.

Si importante es el acompañamien­to de los padres antes y después de que los hijos reciban por primera vez al Señor, no lo es menos el que acom­pañéis a vuestros hijos adolescentes o jóvenes antes, en, y después de recibir el sacramento de la confirmación.

De poco serviría el gran esfuerzo que ponen los sacerdotes y los cate­quistas en preparar a los adolescen­tes y jóvenes para recibir el Espíritu Santo en el sacramento de la confir­mación si no tienen unas raíces cre­yentes cultivadas en la familia, si no tienen un apoyo en y de la familia, una vez recibido este sacramento.

Son muchos los jóvenes que reci­ben el sacramento de la confirmación, pero que una vez recibido no vuel­ven por la parroquia, ni vuel­ven a tener contacto con la mis­ma, ni practican, ni participan más en la eucaristía, ni en los demás sa­cramentos.

Esta ausencia de frecuencia de los sacramentos, esta huida de la Iglesia y este olvido de su identidad cristia­na no se debe en todo a la falta de apoyo de los padres, pero sí en gran medida, porque en la familia no se vive en un clima creyente, sino que se está viviendo en el seno de muchas familias una marginación de Dios y de la fe y una indiferencia ante todo cuanto suene a realidad religiosa.

Tanto la primera comunión como la recepción del sacramento de la con­firmación deben ser momentos muy importantes para que las familias se planteen una nueva manera de vivir desde la fe, un estilo creyente de fa­milia cristiana, que apoye a los hijos y les anime a vivir cuanto han apren­dido en la catequesis de preparación para ambos sacramentos.

Queridos padres: valorad la fe y la presencia de Dios en la vida de vuestras familias. Animad y acom­pañad como se debe a vuestros hi­jos para que vayan progresando y madurando como creyentes, de tal manera que los sacramentos que re­ciben sean un momento importante, pero no el único en su vida, sino que encuentren un antes y un después de apoyo y estímulo por vuestra parte.

Muchas felicidades para vosotros y para vuestros hijos.

+ Gerardo Melgar

Obispo de Ciudad Real

Mons. Gerardo Melgar
Acerca de Mons. Gerardo Melgar 283 Artículos
Mons. Gerardo Melgar Viciosa nació el 24 de Septiembre de 1948 en Cervatos de la Cueza, Provincia y Diócesis de Palencia.Cursó la enseñanza secundaria (años de Humanidades) en el Seminario Menor Diocesano de Carrión de los Condes y los estudios de Filosofía y Teología en el Seminario mayor de San José de Palencia. Fue ordenado sacerdote el 20 de Junio de 1973 por el entonces Obispo de la sede palentina, Mons. Anastasio Granados García. Fue nombrado Párroco -de 1973 a 1974- al servicio de las parroquias de Vañes, Celeda de Roblecedo, San Felices de Castillería, Herreruela de Castillería y Polentinos. Al terminar ese curso pastoral, fue enviado a Roma, donde estudió Teología en la Universidad Gregoriana, licenciándose en Teología Fundamental el 14 de junio de 1976.A su regreso a Palencia fue nombrado Coadjutor de la parroquia de San Lázaro de la capital palentina durante un año. En 1977, y hasta 1982, desempeñó el cargo de Formador y Profesor del Seminario Menor Diocesano en Carrión de los Condes, del que sería, más tarde, Rector (1982-1987). En 1983 fue nombrado miembro del equipo de Pastoral Vocacional de la Delegación Diocesana de Pastoral Juvenil y Vocacional.Al dejar el Seminario de Carrión de los Condes fue destinado, como Vicario Parroquial, a la Parroquia de San José de Palencia durante seis años (de 1987 a 1993).En 1993 fue elegido por Mons. Ricardo Blázquez Pérez para desempeñar el oficio de Vicario Episcopal de Pastoral de la Diócesis palentina, cargo en el que permanecería hasta 1998. También durante diez años (de 1995 a 2005), fue Párroco solidario de la Parroquia de San José Obrero y Coordinador de la Cura pastoral de la misma, miembro del Colegio Diocesano de Consultores (1995-2000) y vocal, por designación del Sr. Obispo, del Consejo Presbiteral Diocesano (2001-2005). En el año 2000 fue nombrado Delegado Diocesano de Pastoral Familiar hasta que, en 2005, Mons. Rafael Palmero Ramos lo eligió para desempeñar el cargo de Vicario General de la Diócesis. De 2004 a 2005 fue, además, confesor ordinario del Seminario Menor Diocesano “San Juan de Ávila” así como, de 2005 a 2008, miembro del Colegio de Consultores de la Diócesis y Profesor de Teología del Matrimonio en el Instituto Teológico del Seminario Mayor de San José (2007). En enero de 2006, y hasta septiembre de 2007, durante el periodo de sede vacante producida por el traslado de Mons. Rafael Palmero Ramos a la Diócesis de Orihuela-Alicante, fue nombrado por la Santa Sede Administrador Apostólico de la Diócesis de Palencia.El 1 de Mayo de 2008, momento en el que desempeñaba el cargo de Vicario General de la Diócesis de Palencia y era el Capellán del Noviciado de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados, se hizo público su nombramiento como Obispo de Osma-Soria. El 6 de Julio de 2008 recibió de manos del entonces Nuncio Apostólico de Su Santidad en España, Mons. Manuel Monteiro de Castro, la ordenación episcopal y tomó posesión canónica de la Diócesis oxomense-soriana.Ha publicado varios libros sobre el matrimonio y la familia: “Juntos cuidamos nuestro amor. Convivencias para matrimonios jóvenes”, “Madurando como Matrimonio y como Familia”, “Nos formamos como padres para educar en valores a nuestros hijos” y “Llenos de ilusión preparamos nuestro futuro como matrimonio y familia”, además de múltiples artículos y materiales de trabajo sobre la familia y la pastoral familiar.De su Magisterio episcopal, pueden destacarse las siguientes Cartas pastorales: “Sacerdotes de Jesucristo en el aquí y el ahora de nuestra historia” (2009) con motivo del Año sacerdotal, “Juan de Palafox y Mendoza. Un modelo de fe para el creyente del siglo XXI” (2010), con motivo de la beatificació, “La nueva evangelización y la familia” (2011), “Carta pastoral sobre el Seminario diocesano” (2012), “Itinerario para la evangelización de la familia” (2013), Carta pastoral “Después de la Misión diocesana Despertar a la fe” (2014). Además, ha publicado otros escritos: “La Pastoral Familiar, un proceso continuo de acompañamiento a la familia” (2009), “Los grupos parroquiales de matrimonios jóvenes” (2010), “Unidades de Acción Pastoral. Instrumentos de comunión al servicio de la evangelización” (2010).El 8 de abril de 2016, el papa Francisco lo nombró obispo de Ciudad Real, en sustitución de Antonio Ángel Algora, que renunció por edad. El 21 de mayo del mismo año tomó posesión canónica en la catedral de Santa María del Prado.