Evangelizar con corazón

Mons. Francisco Cerro                Ante el XIV Sínodo Diocesano que nos lanza a evangelizar y que ha quedado plasmado en las Orientaciones  pastorales “SAL POR LOS CAMINOS”.  Me pregunto ¿Cómo evangelizar hoy? Y me encuentro con estos ámbitos para una nueva etapa evangelizadora.

Tres ámbitos o escenarios de la evangelización :

  • Los presentes. Los que están
  • Los alejados. Los que vienen ocasionalmente como a las primeras comuniones
  • Los ausentes. Los que ya no vienen ni les dice nada la fe.

¿QUÉ RESPUESTA DAR?

Evangelizar es la vocación profunda de la Iglesia,  anunciar a Cristo muerto y resucitado. No podemos evangelizar  si no somos conscientes de que, por nuestro bautismo y como conversión personal, tenemos que vivir con los sentimientos  del Corazón de Cristo y contarle a todo el mundo las maravillas del Amor de Dios.

Decía San Pablo: “Ay de mí si no evangelizase” ¿Por qué lo dice San Pablo? Porque si no somos capaces de evangelizar, de llevar a la gente el amor de Jesús, sería  perderse a Jesús,  lo mejor de la vida es Cristo. Si de verdad no nos lo creemos es imposible el actuar, el llevar a todos los hermanos, la noticia a los pobres. Es necesario descubrir el mensaje de la alegría del Evangelio.

Ante estos escenarios de la evangelización, os propongo desde nuestras Orientaciones pastorales dar estas respuestas:

  1. LOS PRESENTES. Son los cristianos que ya están. Vienen a la convocatoria, celebran la fe, son buenos, pero ya están. Como cristianos viven una convicción que hay que cultivar. Tienen que vivir la alegría y el gozo de ser cristianos en la parroquia y para la vida del mundo. Estamos cerca de ellos. Jesús dedicó mucho tiempo para ayudar y formar a los suyos. El acompañante ayuda y multiplica la fecundidad evangelizadora.
  2. LOS ALEJADOS. Los que sólo vienen desde la lejanía que nosotros no hemos sido capaces de atraer. Son muchos los que siguen caminando con nosotros o caminando más o menos lejos. Los sacramentos del bautismo, Primera Comunión, Confirmación lo piden cada vez menos y sin convicciones. También vienen a los funerales, a pedir ayuda en sus necesidades materiales o espirituales. No descartan el volver a la casa del Padre pero sitúan en la lejanía.
  3. LOS AUSENTES. Son los que pasan de todo. No les interesa nada. Son aquellos a los que el Papa Francisco llama “que viven en las periferias, en las intemperies”. Para ellos la fe es irrelevante y no se hacen ni las grandes preguntas ni las grandes búsquedas del corazón humano. No les interesa la religión ni les cuestiona, ni han tenido una experiencia anterior que les motive a buscar. Dios no es nadie para ellos. Sí puede interesarles lo humano y las grandes cuestiones que vive la sociedad.

 

Es necesario vivir el gozo y la alegría de ser cristiano para la evangelización y para la siembra de la esperanza en un mundo defraudado. Todas nuestras orientaciones pastorales tienen en cuenta estos tres ámbitos de la evangelización  y responden con las claves del evangelio de Jesús, evangelizar con corazón.

 

+Francisco Cerro Chaves

Obispo de Coria-Cáceres

Mons. Francisco Cerro Chaves
Acerca de Mons. Francisco Cerro Chaves 176 Articles
Nació el 18 de octubre de 1957 en Malpartida de Cáceres (Cáceres). Cursó los estudios de bachillerato y de filosofía en el Seminario de Cáceres, completándolos en el Seminario de Toledo. Fue ordenado sacerdote el 12 de julio de 1981 en Toledo, desempeñó diversos ministerios: Vicario Parroquial de "San Nicolás", Consiliario de Pastoral Juvenil, Colaborador de la Parroquia de "Santa Teresa" y Director de la Casa Diocesana de Ejercicios Espirituales. En la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma se licenció y doctoró en Teología Espiritual (1997), con la tesis: "La experiencia de Dios en el Beato Fray María Rafael Arnáiz Barón (1911-1938). Estudio teológico espiritual de su vida y escritos". Es doctorado en Teología de la Vida Consagrada en la Universidad Pontificia de Salamanca. Autor de más de ochenta publicaciones, escritas con simplicidad y dirigidas, sobre todo, a la formación espiritual de los jóvenes. Miembro fundador de la "Fraternidad Sacerdotal del Corazón de Cristo". Desde 1989 trabajó pastoralmente en Valladolid. Allí fue capellán del Santuario Nacional de la Gran Promesa y Director del Centro de Formación y Espiritualidad del "Sagrado Corazón de Jesús", Director diocesano del "Apostolado de la Oración", miembro del Consejo Presbiteral Diocesano; delegado Diocesano de Pastoral Juvenil y Profesor de Teología Espiritual del Estudio Teológico Agustiniano. El 2 de septiembre de 2007 fue ordenado Obispo de Coria-Cáceres en la ciudad de Coria. En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar, departamento de Pastoral de Juventud, y de la Comisión Episcopal para la Vida Consagrada.