Juntos por un mundo mejor

Mons. Julián Ruiz Martorell          Queridos hermanos en el Señor: Os deseo gracia y paz. Alrededor del 25 % de los ingresos de la Iglesia Católica en España se reciben a través de la asignación tributaria. Los contribuyentes marcamos, libremente, la X de la casilla de la Iglesia, sin que tengamos que pagar más o que Hacienda nos devuelva menos. Es decir, uno de cada cuatro euros llegan por esta vía.

Los demás ingresos, hasta el 75 %, se recogen a través de donativos, suscripciones periódicas, herencias, legados, etc. Por consiguiente, tres de cada cuatro euros responden a un itinerario constante de autofinanciación.

Pero en las diócesis pequeñas, como es nuestro caso, el proceso se invierte. Solamente generamos uno de cada cuatro euros (menos del 25 %) y dependemos de la asignación tributaria para tres de cada cuatro euros que administramos.

Agradecemos la generosidad de quienes, año tras año, continúan expresando su confianza cuando deciden que el 0,7 % del IRPF se destine a la Iglesia Católica. El dinero que la Iglesia recibe no procede de una asignación directa del Estado, sino que depende en exclusiva de lo que los contribuyentes decidimos al marcar la casilla de la Iglesia en la Declaración de la Renta.

Hay muchas formas de colaborar con la Iglesia: el tiempo compartido, las cualidades puestas a disposición de los demás, la colaboración económica, etc. Resulta muy práctico rellenar un boletín de suscripción y comprometerse a un donativo mensual, trimestral o anual. De esta manera, se conocen con mayor precisión los ingresos previstos para hacer frente a los gastos necesarios.

En España hay 23.019 parroquias, 18.164 sacerdotes, 53.918 religiosos y 812 monasterios. Según los últimos datos estadísticos, conocemos el trabajo realizado por la Iglesia Católica en seis grandes secciones:

1) Actividad evangelizadora: hay alrededor de trece mil personas misioneras procedentes de España, que están presentes en 129 países de los cinco continentes. Hay 105.622 catequistas.

2) Actividad celebrativa: más de ocho millones y medio de personas asisten regularmente a Misa. Cada año se celebran más de nueve millones y medio de Eucaristías.

3) Actividad pastoral: atención a familias, jóvenes, asistencia religiosa de enfermos, familias y personal sanitario en hospitales y residencias, acompañamiento de inmigrantes, refugiados, gitanos, mujeres de la calle, apostolado del mar, pastoral de la carretera, ferias y circos y estudiantes internacionales fuera de su país. En las parroquias, la actividad se centra en niños, jóvenes, matrimonios, catecumenado de adultos y personas de mayor edad.

4) Actividad educativa: hay 2.591 centros educativos católicos, con 1.484.378 alumnos y 102.476 profesores.

5) Actividad asistencial: más de 4.770.000 personas han sido acompañadas en alguno de los 9.100 centros sociales y asistenciales. Más de 2.800.000 personas fueron atendidas en centros para mitigar la pobreza

6) Actividad cultural: el patrimonio cultural de la Iglesia genera una actividad que tiene un impacto total en el PIB de España de 22.620 millones de euros y aporta una contribución de más de 225.000 empleos.

Como sabéis, es posible marcar simultáneamente la casilla de otros fines sociales. Y, también en este caso, ni se paga más ni se recibe menos de Hacienda.

A tantas personas que con vuestro tiempo, vuestro trabajo, vuestro talento y vuestra colaboración económica hacéis posible la labor de la Iglesia, os repito: ¡Muchas gracias!

Recibid mi cordial saludo y mi bendición.

 

+ Julián Ruiz Martorell,

Obispo de Huesca y de Jaca

Mons. Julián Ruiz Martorell
Acerca de Mons. Julián Ruiz Martorell 390 Articles
D. Julián RUIZ MARTORELL nació en Cuenca el 19 de enero de 1957. Desde pequeño vive en Zaragoza. Realizó los estudios eclesiásticos en el Seminario Metropolitano de Zaragoza, siendo alumno del Centro Regional de Estudios Teológicos de Aragón (CRETA). Fue ordenado sacerdote en Zaragoza el 24 de octubre de 1981. Encargos pastorales desempeñados: 1981-1983: Ecónomo de Plasencia de Jalón y Encargado de Bardallur; 1983: Encargado de Bárboles, Pleitas y Oitura; 1983-1988: Durante sus estudios en Roma, Capellán de las Religiosas "Battistine"; 1988-1993: Adscrito a la Parroquia de Santa Rafaela María, en Zaragoza; 1991-2005: Director del Instituto Superior de Ciencias Religiosas "Nuestra Señora del Pilar"; 1994-2010: Capellán de la comunidad religiosa del Colegio Teresiano del Pilar; 1998-2005: Director del Centro Regional de Estudios Teológicos de Aragón; 1999-2005: Director del Centro de Zaragoza del Instituto Superior de Ciencias Religiosas a distancia "San Agustín"; 2007-2010: Delegado de Culto y Pastoral de El Pilar. Fue nombrado obispo de Huesca y de Jaca el 30 de diciembre de 2010. En ese momento desempeñaba los siguientes cargos y tareas: Profesor de Sagrada Escritura del Centro Regional de Estudios Teológicos de Aragón (1988), del Instituto Superior de Ciencias Religiosas "Nuestra Señora del Pilar" (1988) y del Centro de Zaragoza del Instituto Superior de Ciencias Religiosas a distancia "San Agustín" (1988); Miembro del Consejo Diocesano de Pastoral (1993); Miembro del Consejo Presbiteral (1998); Canónigo de la Catedral Basílica "Nuestra Señora del Pilar" de Zaragoza (2004); Miembro del Colegio de Consultores (2005) y Secretario del Consejo Presbiteral; y Vicario General de la Archidiócesis (2009). Fue ordenado obispo en la S. I. Catedral de Huesca el 5 de marzo de 2011. Tomó posesión de la diócesis de Jaca al día siguiente en la S. I. Catedral de esta diócesis.