Cristo vive (I)

Mons. Enrique Benavent             Hace unas semanas se hizo pública la exhortación apostólica del Papa Francisco que lleva por título Cristo vive. En ella, inspirándose en las aportaciones de los participantes en la última asamblea del sínodo de los obispos, donde se ha reflexionado sobre la misión de la Iglesia de acompañar a los jóvenes y ayudarles en su discernimiento vocacional, nos ofrece sus reflexiones sobre el reto que supone en el momento actual acercarse a ellos para que abran su corazón y su vida al Señor, y también sobre la necesidad que tiene la Iglesia de aprender de ellos si quiere mantenerse joven y no perder el entusiasmo buscando falsas seguridades mundanas. Ella no está únicamente para enseñar a los jóvenes. También debe dejarse interpelar por ellos. Dada la importancia que este documento puede tener en la tarea pastoral, dedicaremos unas semanas a comentarlo.

Después de recordarnos algunos personajes del Antiguo Testamento que, siendo jóvenes, fueron elegidos por Dios como instrumentos en favor de su Pueblo (capítulo 1º), el Papa nos invita a dirigir una mirada a Jesús, quien, en palabras de San Ireneo de Lyon, es “joven entre los jóvenes para ser ejemplo de los jóvenes y consagrarlos al Señor” (22). Él es quien debe iluminar la misión de la Iglesia y el camino de los jóvenes: “Jesús –afirma el Papa- no los ilumina a ustedes, jóvenes, desde lejos o desde fuera, sino desde su propia juventud, que comparte con ustedes… Él fue verdaderamente uno de ustedes, y en Él se pueden reconocer muchas notas de los corazones jóvenes” (30).

La juventud de Jesús fue una preciosa preparación para vivir una misión que le exigiría la entrega de su vida. En esa etapa de la vida del Señor, junto con su familia, pasó por momentos de dificultad como el exilio en Egipto y el regreso a Nazaret. Esta etapa estuvo caracterizada también por la vida humilde y sencilla en la casa familiar, por la obediencia a María y José y por la vivencia de la religiosidad propia del pueblo de Israel, como lo muestra el episodio de la peregrinación a Jerusalén para la celebración de la Pascua cuando tenía doce años. Todo esto que se veía externamente era expresión del camino espiritual que el Señor vivía interiormente: “en su etapa de joven; Jesús se fue «formando», se fue preparando para cumplir el proyecto que el Padre tenía. Su adolescencia y su juventud le orientaron a esa misión suprema” (27).

La etapa juvenil de Jesús fue un tiempo de crecimiento “en sabiduría, edad y gracia ante Dios y los hombres” (Lucas 2, 51), un período de profundización en su relación con el Padre y con los demás. Citando a San Juan Pablo II, el Papa nos dice que vivió un auténtico crecimiento espiritual, porque “la plenitud de gracia en Jesús era relativa a la edad: había siempre plenitud, pero una plenitud creciente con el crecer de la edad” (26). Ese crecimiento espiritual le llevó a crecer en el deseo de entregarse plenamente a la misión que el Padre le había confiado. “Estos aspectos de la vida de Jesús –dice el Papa- pueden resultar inspiradores para todo joven que crece y se prepara para realizar su misión. Esto implica madurar en la relación con el Padre y en la apertura a ser conducido a realizar la misión que Dios encomienda” (30).

Que no perdamos la ilusión por invitar a los jóvenes a dirigir su mirada al Señor.

+ Enrique Benavent Vidal
Obispo de Tortosa

Mons. Enrique Benavent Vidal
Acerca de Mons. Enrique Benavent Vidal 183 Articles
Nació el 25 de abril de 1959 en Quatretonda (Valencia. Cursó los estudios eclesiásticos en el Seminario Diocesano de Moncada (Valencia), asistiendo a las clases de la Facultad de Teología “San Vicente Ferrer” donde consiguió la Licenciatura en Teología (1986). Es Doctor en Teología (1993) por la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma. Recibió la ordenación sacerdotal en Valencia de manos de Juan Pablo II el 8 de noviembre de 1982, durante su primera Visita Apostólica a España. CARGOS PASTORALES En su ministerio sacerdotal ha desempeñado los cargos de: coadjutor de la Parroquia de San Roque y San Sebastián de Alcoy (provincia de Alicante y archidiócesis de Valencia) y profesor de Religión en el Instituto, de 1982 a 1985; formador en el Seminario Mayor de Moncada (Valencia) y profesor de Síntesis Teológica para los Diáconos, de 1985 a 1990; y Delegado Episcopal de Pastoral Vocacional, de 1993 a 1997. Durante tres años, de 1990 a 1993, se trasladó a Roma para cursar los estudios de doctorado en la Pontificia Universidad Gregoriana. Es profesor de Teología Dogmática en la Facultad de Teología “San Vicente Ferrer” de Valencia”, desde 1993; profesor en la Sección de Valencia del Pontifico Instituto “Juan Pablo II” para Estudios sobre Matrimonio y Familia, desde 1994; Director del Colegio Mayor “S. Juan de Ribera” de Burjassot-Valencia, desde 1999; Decano-Presidente de la Facultad de Teología “San Vicente Ferrer” de Valencia, desde 2004, y Director de la Sección Diócesis de la misma Facultad, desde 2001; además, desde 2003, es miembro del Consejo Presbiteral. Fue nombrado Obispo Auxiliar de Valencia el 8 de noviembre de 2004. El 17 de mayo de 2013 el Papa Francisco le nombró Obispo de Tortosa. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE, desde 2008 es miembro de la Comisión Episcopal para la Doctrina de la fe y desde 2005 de la de Seminarios y Universidades.