Una Semana Santa desde el Triduo Pascual para salir por los caminos

Mons. Francisco Cerro           La Semana Santa es siempre una llamada sencilla a todo el pueblo de Dios a vivir el Misterio central de Cristo muerto y resucitado y que celebramos en la Eucaristía.

La gente se lanza a la calle, al campo, a la playa buscando el descanso. Los pueblos y las ciudades se llenan de una realidad de hombres y mujeres buscadores  a veces de experiencias religiosas, de una belleza interior que se busca en los templos y en las calles donde las procesiones, las imágenes, la belleza de la noche con faroles y sobre todo un grupo numeroso de gente que gracias a esta realidad de “la fe de nuestros mayores” se debe enterar de qué va la fiesta para que no se queden en la cáscara.

El centro de nuestra vida de fe es el Misterio Pascual histórico, celebrado anualmente. La Pascua semanal que es el domingo y todos los días que se celebra el Misterio Pascual en la Eucaristía.

Esta Semana Santa sugiero tres momentos donde la Diócesis dé pasos de poner en práctica las Orientaciones pastorales:

  1. PARTICIPAR EN LA PARROQUIA EN EL  . Las orientaciones pastorales hablan de una profunda espiritualidad que brota de la Liturgia de la Iglesia, celebrada en la Eucaristía y en las celebraciones que son un trampolín para la santidad y para el servicio a los más pobres. Participa en los Oficios de tu parroquia.
  2. COLECTA EN LA MISA CRISMAL POR LAS RESIDENCIAS DIOCESANAS DE MAYORES. Toda la Cuaresma recogiendo la iniciativa de las orientaciones pastorales hemos realizado la campaña de la limosna penitencial en el ámbito de nuestras parroquias, sobre todo en las celebraciones comunitarias de la penitencia. En la misa crismal en la catedral de Coria (Miércoles Santo) haremos la colecta de solidaridad y caridad con nuestras residencias diocesanas de mayores.
  3. CRECER POR DENTRO PARA SERVIR POR FUERA. Con el Papa Francisco, con su doctrina y sobre todo con su vida sabemos que hay que unir fe y vida. Una fe sin vida concreta, sin aterrizaje, es un espiritualismo y ‘angelismo’ que lleva el sello de la incoherencia. Quienes viven desde la vida real sin la unión con Cristo y quieren vivir en profundidad la caridad es sencillamente imposible.

A la realidad me remito. Algunos cuando se les agotó la fe se les agotó el servicio real a los pobres, se quedaron en ideologías, sentados en su cómodo sillón.

 

Este es el fruto del Misterio pascual que nos recuerda el XIV Sínodo Diocesano. Salir a los caminos para ser Buena Noticia para los que sufren.

+Francisco Cerro Chaves

Obispo de Coria-Cáceres

Mons. Francisco Cerro Chaves
Acerca de Mons. Francisco Cerro Chaves 210 Articles
Nació el 18 de octubre de 1957 en Malpartida de Cáceres (Cáceres). Cursó los estudios de bachillerato y de filosofía en el Seminario de Cáceres, completándolos en el Seminario de Toledo. Fue ordenado sacerdote el 12 de julio de 1981 en Toledo, desempeñó diversos ministerios: Vicario Parroquial de "San Nicolás", Consiliario de Pastoral Juvenil, Colaborador de la Parroquia de "Santa Teresa" y Director de la Casa Diocesana de Ejercicios Espirituales. En la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma se licenció y doctoró en Teología Espiritual (1997), con la tesis: "La experiencia de Dios en el Beato Fray María Rafael Arnáiz Barón (1911-1938). Estudio teológico espiritual de su vida y escritos". Es doctorado en Teología de la Vida Consagrada en la Universidad Pontificia de Salamanca. Autor de más de ochenta publicaciones, escritas con simplicidad y dirigidas, sobre todo, a la formación espiritual de los jóvenes. Miembro fundador de la "Fraternidad Sacerdotal del Corazón de Cristo". Desde 1989 trabajó pastoralmente en Valladolid. Allí fue capellán del Santuario Nacional de la Gran Promesa y Director del Centro de Formación y Espiritualidad del "Sagrado Corazón de Jesús", Director diocesano del "Apostolado de la Oración", miembro del Consejo Presbiteral Diocesano; delegado Diocesano de Pastoral Juvenil y Profesor de Teología Espiritual del Estudio Teológico Agustiniano. El 2 de septiembre de 2007 fue ordenado Obispo de Coria-Cáceres en la ciudad de Coria. En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar, departamento de Pastoral de Juventud, y de la Comisión Episcopal para la Vida Consagrada.