La mirada que salva

Mons. Sebastià Taltavull              Seguimos caminando hacia la Pascua. Ahora, el evangelio nos sitúa en la trayectoria de entender lo que significan las palabras «misericordia» y «perdón». Contemplando la actitud de Jesús ante la probable ejecución de una mujer sorprendida en pecado, es todo el pueblo el que debe escuchar el misericordioso ofrecimiento de un perdón ilimitado. La desproporción resulta tan grande que parece impensable poder conciliar la venganza ambiental que se respira con el perdón que proviene de Jesús. Con ello pide una justicia de más calidad, un amor hecho perdón hasta el extremo.

La mirada de Jesús es una mirada que salva. En otras ocasiones se había acercado a un ciego de nacimiento, a un paralítico, a diez leprosos, a una samaritana, y eso le había provocado una situación de conflicto, porque cualquier gesto a favor de un marginado significaba una oposición declarada hacia unas tradiciones sagradas. Al igual que los marginados, Jesús es acusado por los jueces de turno que en nombre de la ley alzan las manos cargadas de piedras para descargarlas implacablemente sobre la persona pecadora.

Esta vez, Jesús se acerca a una mujer acusada de adulterio. Pero es importante que nos fijemos en la mirada. La de los letrados y fariseos: saturada de rabia y rencor. La de la mujer: inundada por el dolor, el arrepentimiento y la ofensa pública. La de Jesús: llena de proximidad, de amor misericordioso y perdón. Jesús, que es un hombre libre, pone en primer lugar la dignidad humana y la igualdad entre el hombre y la mujer. Jesús no ve a una pecadora a condenar, sino una mujer a la que amar, perdonar y salvar. Esta es la grandeza de Jesús y la grandeza que se nos pide a nosotros a la hora de actuar para rehabilitar a las personas: desacuerdo total con el pecado y firmeza para erradicarlo, pero siempre con la mano tendida al pecador.

Jesús habla claro y en nombre de Dios dice lo que piensa: «Aquel de vosotros que esté libre de pecado que tire la primera piedra». Es la afirmación más contundente que se ha podido escuchar contra la pena de muerte. La mirada, el gesto, el silencio, la interpelación, han transformado los corazones. Las palabras finales solo ayudan al reconocimiento del amor infinito de Dios, como en el sacramento del Perdón: «Tampoco yo te condeno. Vete, y en adelante no peques más». El perdón implica la conversión. Es lo que Jesús pide a cambio.

+ Sebastià Taltavull

Obispo de Mallorca

Mons. Sebastià Taltavull Anglada
Acerca de Mons. Sebastià Taltavull Anglada 116 Articles
Mons. D. Sebastià Taltavull nace en Ciutadella de Menorca (Baleares), el 28 de enero de 1948. Después de los primeros estudios en la Compañía de Maria y en el Colegio salesiano, el año 1959 ingresa en el Seminario diocesano de Menorca y cursa los estudios de Humanidades, Filosofía y Teología. El 23 de septiembre de 1972 recibe la ordenación sacerdotal en la Catedral de Menorca, después de cursar estudios en la Facultad de Teología de Cataluña y obtener la Licenciatura en Teología dogmática. CARGOS PASTORALES El mismo día de la ordenación sacerdotal es nombrado Director de la Casa diocesana de Espiritualidad de Monte-Toro (1972-1984) y Delegado diocesano de Juventud (1972-1989). Dos años después, Rector del Santuario Diocesano de la Virgen de Monte-Toro, Patrona de Menorca (1975-1984). Es elegido Secretario del primer Consejo Diocesano de Pastoral (1973-1977) y Secretario del Consejo del Presbiterio y Colegio de Consultores (1983-1989). Fue Consiliario del Movimiento de Jóvenes Cristianos, de grupos de Revisión de Vida del MUEC y de Escultismo entre 1977 y 1989. Recibe el encargo de Formador (1977-1984) y Profesor de Teología dogmática (1977-1994) del Seminario y del Instituto Diocesano de Teología. Fue Rector del Seminario Diocesano de 1995 a 2002. El año 1984 es nombrado Párroco de San Rafael de Ciutadella, cargo que ejerce hasta 1992, año en que es nombrado Consiliario del Centro Catequístico de San Miguel (1992-2005). El 23 de septiembre de 1989 es nombrado Vicario General de la Diócesis de Menorca y Moderador de la Curia, cargos que ejerce hasta el año 2002, año en que es nombrado Párroco de Ntra. Sra. del Rosario de la Catedral y de San Francisco de Asís de Ciutadella y elegido Deán-Presidente del Cabildo y Penitenciario de la Catedral (2002-2005). Le es asignada la tarea de Moderador de la Asamblea Diocesana de Menorca celebrada entre los años 1996-1998. Además de trabajar en el Secretariado Diocesano de Catequesis en los Departamentos de Catequesis de adolescentes y jóvenes (1973-1995) es nombrado Delegado Diocesano de Catequesis (1989-1995) y forma parte del Secretariado Interdiocesano de Catequesis de Cataluña y Baleares (SIC), dedicándose especialmente a la catequesis de adolescentes, jóvenes y catequesis familiar. Como Consiliario ha trabajado en los Equipos de Matrimonios de Nuestra Señora (1988-2005) y se ha dedicado a la preparación y formación de catequistas (1973-1998) y de los matrimonios-catequistas de grupos de Catequesis familiar (1998-2005). Para los años 2002-2005 fue nombrado Delegado Diocesano de Medios de Comunicación Social y para las Relaciones Institucionales. Fue nombrado Obispo Auxiliar de Barcelona por Benedicto XVI el 28 de enero de 2009 y recibió la Ordenación episcopal el 21 de marzo de 2009. Es administrador apostólico de Mallorca desde el 8 de septiembre de 2016. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE es miembro de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social y Pastoral Social. Anteriormente, fue miembro del Consejo Asesor de la Subcomisión de Catequesis y desde junio de 2005 Director del Secretariado de la Comisión Episcopal de Pastoral de la Conferencia Episcopal Española hasta su nombramiento como Obispo. Desde 2009 hasta 2011 fue miembro de dicha comisión. En 2011, fue elegido Presidente de dicha Comisión.