¡Debemos alegrarnos y hacer fiesta!

Mons. Sebastià Taltavull           A menudo acostumbramos a mirar a los demás como extraños. Hay quien llega a decir: «¡qué nos importa su vida!» Y, en realidad, sí que nos importa cuando creemos que nos duele su trayectoria. Incluso, hay quien se disgusta cuando a otro las cosas le van bien. Es la actitud recriminatoria del hijo mayor de la parábola del hijo pródigo que choca de frente con la sorprendente actitud misericordiosa del padre que espera con los brazos abiertos al hijo que se marchó de casa. Entiendo perfectamente la carga de amor de este padre, el cual, como tantos padres y madres, no ha cerrado nunca a los hijos ni las puertas de casa ni las de su corazón. Y cuando el hijo vuelve, invita a todos diciendo: «Debemos alegrarnos y hacer fiesta» (Lc 15,32).

Precisamente de eso se trata, de conocer quién es Dios, cómo actúa y reconocer la fuente de la misericordia, su amor llevado hasta el extremo. Esto es lo que quiere Jesús cuando nos da a conocer a su Padre; así también hoy podemos avanzar aún más en el conocimiento del misterio de Dios de la mano de Jesús, el cual, con su hábil pedagogía, nos acerca a la verdad de su paternidad. Quiere que experimentemos que somos hijos suyos y que nos ama entrañablemente, sea cual sea nuestra condición de procedencia, de situación humana, de proyecto de vida. Muy por encima de nuestras fugas, de nuestros recelos y envidias, Dios nos observa constantemente y, como lo hace con el hijo pródigo, se fija en cada uno de nosotros y derrama ternura y perdón.

Un vez más, en nuestro camino hacia Pascua, Jesús nos invita a eliminar de nuestra vida todo resentimiento hacia los demás, especialmente con aquellos a quienes no toleramos su bondad, su inocencia, su honestidad. El padre bueno de la parábola estima del todo, perdona sin límites, sencillamente se desvive por sus hijos, incluso a pesar de su forma injusta de comportarse con él. Si Jesús se hace encontradizo y quiere caminar a nuestro lado, es para abrirnos los ojos y el corazón. Quiere que todo lo que observamos y vivimos sea expresión de su misma vida, siempre pendiente de cumplir la voluntad del Padre y de actuar como él. Por ello, quiere hacer de nuestra vida, y de la de todo hombre y toda mujer que formamos la familia humana, un espacio donde el amor da sentido a todo lo que somos y hacemos.

+ Sebastià Taltavull

Obispo de Mallorca

Mons. Sebastià Taltavull Anglada
Acerca de Mons. Sebastià Taltavull Anglada 139 Articles
Mons. D. Sebastià Taltavull nace en Ciutadella de Menorca (Baleares), el 28 de enero de 1948. Después de los primeros estudios en la Compañía de Maria y en el Colegio salesiano, el año 1959 ingresa en el Seminario diocesano de Menorca y cursa los estudios de Humanidades, Filosofía y Teología. El 23 de septiembre de 1972 recibe la ordenación sacerdotal en la Catedral de Menorca, después de cursar estudios en la Facultad de Teología de Cataluña y obtener la Licenciatura en Teología dogmática. CARGOS PASTORALES El mismo día de la ordenación sacerdotal es nombrado Director de la Casa diocesana de Espiritualidad de Monte-Toro (1972-1984) y Delegado diocesano de Juventud (1972-1989). Dos años después, Rector del Santuario Diocesano de la Virgen de Monte-Toro, Patrona de Menorca (1975-1984). Es elegido Secretario del primer Consejo Diocesano de Pastoral (1973-1977) y Secretario del Consejo del Presbiterio y Colegio de Consultores (1983-1989). Fue Consiliario del Movimiento de Jóvenes Cristianos, de grupos de Revisión de Vida del MUEC y de Escultismo entre 1977 y 1989. Recibe el encargo de Formador (1977-1984) y Profesor de Teología dogmática (1977-1994) del Seminario y del Instituto Diocesano de Teología. Fue Rector del Seminario Diocesano de 1995 a 2002. El año 1984 es nombrado Párroco de San Rafael de Ciutadella, cargo que ejerce hasta 1992, año en que es nombrado Consiliario del Centro Catequístico de San Miguel (1992-2005). El 23 de septiembre de 1989 es nombrado Vicario General de la Diócesis de Menorca y Moderador de la Curia, cargos que ejerce hasta el año 2002, año en que es nombrado Párroco de Ntra. Sra. del Rosario de la Catedral y de San Francisco de Asís de Ciutadella y elegido Deán-Presidente del Cabildo y Penitenciario de la Catedral (2002-2005). Le es asignada la tarea de Moderador de la Asamblea Diocesana de Menorca celebrada entre los años 1996-1998. Además de trabajar en el Secretariado Diocesano de Catequesis en los Departamentos de Catequesis de adolescentes y jóvenes (1973-1995) es nombrado Delegado Diocesano de Catequesis (1989-1995) y forma parte del Secretariado Interdiocesano de Catequesis de Cataluña y Baleares (SIC), dedicándose especialmente a la catequesis de adolescentes, jóvenes y catequesis familiar. Como Consiliario ha trabajado en los Equipos de Matrimonios de Nuestra Señora (1988-2005) y se ha dedicado a la preparación y formación de catequistas (1973-1998) y de los matrimonios-catequistas de grupos de Catequesis familiar (1998-2005). Para los años 2002-2005 fue nombrado Delegado Diocesano de Medios de Comunicación Social y para las Relaciones Institucionales. Fue nombrado Obispo Auxiliar de Barcelona por Benedicto XVI el 28 de enero de 2009 y recibió la Ordenación episcopal el 21 de marzo de 2009. Es administrador apostólico de Mallorca desde el 8 de septiembre de 2016. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE es miembro de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social y Pastoral Social. Anteriormente, fue miembro del Consejo Asesor de la Subcomisión de Catequesis y desde junio de 2005 Director del Secretariado de la Comisión Episcopal de Pastoral de la Conferencia Episcopal Española hasta su nombramiento como Obispo. Desde 2009 hasta 2011 fue miembro de dicha comisión. En 2011, fue elegido Presidente de dicha Comisión.