Estamos en plena Visita Pastoral

Mons. Gerardo Melgar           Queridos amigos:            Estamos en plena Visita Pastoral en el arciprestazgo de Man­cha Este y lo hacemos llenos de alegría e ilu­sión, encontrándonos en todas las parroquias con su realidad pastoral y animando a todos los agentes a se­guir poniendo en su tarea ilusión tra­bajo y cariño para que las cosas sigan saliéndonos cada día mejor.

La verdad es que es una gozada el encuentro con tantas realidades pas­torales como, gracias a Dios, tenemos en nuestras parroquias.

El encuentro personal del obispo con todos y cada uno de los sacerdo­tes nos ayuda, a ellos y a mí, a seguir gastándonos y desgastándonos en pro de la evangelización, compar­tiendo las dificultades de la misma y también los gozos y las alegrías que ella proporciona a quienes son los animadores principales de cada comunidad parroquial y a los que el obispo ha confiado su pastoreo dedi­cando su vida en exclusividad a esta tarea. Queridos fieles de las distintas parroquias: seguid queriendo a los sacerdotes como lo estáis haciendo y demostrárselo con miles de detalles que podéis tener con ellos. Queridos sacerdotes: seguid entregando vues­tra vida en exclusividad a dar a co­nocer a Cristo a los hermanos, cada día con más entrega y generosidad, sabiendo que es Cristo quien os ha elegido y os ha encomendado su ta­rea y misión.

Muy agradable es la visita a los enfermos. Ellos esperan al obispo como al que viene en el nombre del Señor, se sienten orgullosos de tener­lo en su casa, se emocionan cuando les damos la Sagrada Comunión y aprovechan para contarnos su vida, una vida cargada de buenos y tam­bién de duros momentos, una vida de fe muy profunda, vivida y trans­mitida a los suyos. La verdad es que en ellos yo veo siempre un modelo y un ejemplo a imitar a la hora de vivir la fe, porque los veo llenos de auten­ticidad cristiana y salgo preguntán­dome si dentro de unos años segui­remos viendo personas que vivan y a las que les interese, como primer esfuerzo en su vida y como primera intención, ser verdaderos seguidores y discípulos de Cristo. En ellos en­contramos de verdad un modelo a seguir e imitar; un modelo que nos lleva a espontáneamente a decirle al Señor: Señor, que la fe de estas perso­nas siga fructificando en sus hijos y en sus nietos, para que la sigan valo­rando y viviendo y puedan ser ellos también verdaderos modelos para otros que nos sigan, porque tratan de vivir como verdaderos creyentes en Jesús a imitación de los padres y abuelos que la vivieron y se transmi­tieron.

El encuentro con cada una de las realidades pastorales existentes en cada parroquia, que son una señal clara de la dedicación y buen hacer de los sacer­dotes y la implicación de tantos laicos que co­laborando de la mejor manera que pueden, hacen que nuestras comu­nidades cristianas se conviertan real­mente en auténticas comunidades vivas y participativas, verdaderas fa­milias cristianas en las que cada uno de sus miembros se siente llamado a ofrecer lo mejor de sí mismo, sintien­do su corresponsabilidad y tratando de responder generosamente a sus necesidades.

La Visita Pastoral es un momen­to realmente importante para tomar conciencia de nuestra fe y de nues­tra corresponsabilidad eclesial, sin­tiéndonos comunidad y miembros vivos de la misma que cada uno de los agentes trata de hacer realidad en su vida. Que la Visita suponga una renovación auténtica de su fe y de su implicación en la evangelización de nuestro mundo por parte de todos y cada uno de los que forman parte de las distintas comunidades cristianas con las que nos encontramos.

+ Gerardo Melgar

Obispo de  Ciudad Real

Mons. Gerardo Melgar
Acerca de Mons. Gerardo Melgar 272 artículos
Mons. Gerardo Melgar Viciosa nació el 24 de Septiembre de 1948 en Cervatos de la Cueza, Provincia y Diócesis de Palencia. Cursó la enseñanza secundaria (años de Humanidades) en el Seminario Menor Diocesano de Carrión de los Condes y los estudios de Filosofía y Teología en el Seminario mayor de San José de Palencia. Fue ordenado sacerdote el 20 de Junio de 1973 por el entonces Obispo de la sede palentina, Mons. Anastasio Granados García. Fue nombrado Párroco -de 1973 a 1974- al servicio de las parroquias de Vañes, Celeda de Roblecedo, San Felices de Castillería, Herreruela de Castillería y Polentinos. Al terminar ese curso pastoral, fue enviado a Roma, donde estudió Teología en la Universidad Gregoriana, licenciándose en Teología Fundamental el 14 de junio de 1976. A su regreso a Palencia fue nombrado Coadjutor de la parroquia de San Lázaro de la capital palentina durante un año. En 1977, y hasta 1982, desempeñó el cargo de Formador y Profesor del Seminario Menor Diocesano en Carrión de los Condes, del que sería, más tarde, Rector (1982-1987). En 1983 fue nombrado miembro del equipo de Pastoral Vocacional de la Delegación Diocesana de Pastoral Juvenil y Vocacional. Al dejar el Seminario de Carrión de los Condes fue destinado, como Vicario Parroquial, a la Parroquia de San José de Palencia durante seis años (de 1987 a 1993). En 1993 fue elegido por Mons. Ricardo Blázquez Pérez para desempeñar el oficio de Vicario Episcopal de Pastoral de la Diócesis palentina, cargo en el que permanecería hasta 1998. También durante diez años (de 1995 a 2005), fue Párroco solidario de la Parroquia de San José Obrero y Coordinador de la Cura pastoral de la misma, miembro del Colegio Diocesano de Consultores (1995-2000) y vocal, por designación del Sr. Obispo, del Consejo Presbiteral Diocesano (2001-2005). En el año 2000 fue nombrado Delegado Diocesano de Pastoral Familiar hasta que, en 2005, Mons. Rafael Palmero Ramos lo eligió para desempeñar el cargo de Vicario General de la Diócesis. De 2004 a 2005 fue, además, confesor ordinario del Seminario Menor Diocesano “San Juan de Ávila” así como, de 2005 a 2008, miembro del Colegio de Consultores de la Diócesis y Profesor de Teología del Matrimonio en el Instituto Teológico del Seminario Mayor de San José (2007). En enero de 2006, y hasta septiembre de 2007, durante el periodo de sede vacante producida por el traslado de Mons. Rafael Palmero Ramos a la Diócesis de Orihuela-Alicante, fue nombrado por la Santa Sede Administrador Apostólico de la Diócesis de Palencia. El 1 de Mayo de 2008, momento en el que desempeñaba el cargo de Vicario General de la Diócesis de Palencia y era el Capellán del Noviciado de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados, se hizo público su nombramiento como Obispo de Osma-Soria. El 6 de Julio de 2008 recibió de manos del entonces Nuncio Apostólico de Su Santidad en España, Mons. Manuel Monteiro de Castro, la ordenación episcopal y tomó posesión canónica de la Diócesis oxomense-soriana. Ha publicado varios libros sobre el matrimonio y la familia: “Juntos cuidamos nuestro amor. Convivencias para matrimonios jóvenes”, “Madurando como Matrimonio y como Familia”, “Nos formamos como padres para educar en valores a nuestros hijos” y “Llenos de ilusión preparamos nuestro futuro como matrimonio y familia”, además de múltiples artículos y materiales de trabajo sobre la familia y la pastoral familiar. De su Magisterio episcopal, pueden destacarse las siguientes Cartas pastorales: “Sacerdotes de Jesucristo en el aquí y el ahora de nuestra historia” (2009) con motivo del Año sacerdotal, “Juan de Palafox y Mendoza. Un modelo de fe para el creyente del siglo XXI” (2010), con motivo de la beatificació, “La nueva evangelización y la familia” (2011), “Carta pastoral sobre el Seminario diocesano” (2012), “Itinerario para la evangelización de la familia” (2013), Carta pastoral “Después de la Misión diocesana Despertar a la fe” (2014). Además, ha publicado otros escritos: “La Pastoral Familiar, un proceso continuo de acompañamiento a la familia” (2009), “Los grupos parroquiales de matrimonios jóvenes” (2010), “Unidades de Acción Pastoral. Instrumentos de comunión al servicio de la evangelización” (2010). El 8 de abril de 2016, el papa Francisco lo nombró obispo de Ciudad Real, en sustitución de Antonio Ángel Algora, que renunció por edad. El 21 de mayo del mismo año tomó posesión canónica en la catedral de Santa María del Prado.