Saber hacer lectura creyente de lo que ocurre

Mons. Sebastià Taltavull              Hay preguntas difíciles de responder. Nacen espontáneamente del corazón y, en medio del desconcierto, buscan dónde encontrar eco. La cuestión es esta: ¿Por qué Dios permite el mal y las desgracias? Ante este enigma, hay que se vuelven implacables y hacen de Dios el responsable de todo, y ven en la desgracia un castigo. Otras, en cambio, observando la experiencia de Jesús, ven que asume nuestra humanidad en todo, excepto el pecado, y tratan de descubrir en Dios no la causa del problema, sino su respuesta, la fuente de la solución. Quienes reaccionan así dan un fecundo testimonio de fe, un ejemplo incomparable de la confianza que han puesto en Dios.

Ante la dificultad de reaccionar en cristiano, este es el gesto de conversión que nos pide Jesús en nuestro itinerario cuaresmal; y lo hace con la contundencia de estas palabras: «Si no os convertís, todos pereceréis». No es fácil reaccionar bien cuando los ánimos están alterados y se buscan culpables a toda costa. Un acto de violencia, una catástrofe natural o un accidente siempre alteran la convivencia humana y resulta para muchos algo incomprensible. Quienes se acercan a Jesús exigiendo una respuesta no se lo ponen fácil, pero él trata de ayudar haciéndoles ver que es posible un cambio de actitud, es decir, de querer y saber hacer una lectura creyente de lo pasa.

Por otra parte, Jesús nos dice: «No juzguéis y Dios no os juzgará. No condenéis, y Dios no os condenará »(Lc 6,37). No nos corresponde hacer el dictamen definitivo sobre la realidad, sobre las personas y sobre Dios. Sí que nos corresponde preguntarnos ante cualquier acontecimiento, sea del signo que sea, qué quiere decirnos Dios a través de él. Esta es la actitud del creyente que Cristo nos enseña con el fin de discernir, no una cuestión teórica, sino cuál debe ser nuestra actuación práctica.

Esta forma de actuar, fruto de la conversión a Él, es lo que realmente interesa. Entonces, nos damos cuenta de la necesidad de la fe, de la esperanza y de la caridad, ya que, gracias a estas virtudes, adquirimos otra manera de mirar la realidad, por negativa que sea, y de enfrentarse a ellos . Convertirnos al Señor nos conduce a contemplarlo en su manera de enfrentarse al mal, de vencerlo, y de interpretarlo.

+ Sebasià Taltavull

Obispo de Mallorca

Mons. Sebastià Taltavull Anglada
Acerca de Mons. Sebastià Taltavull Anglada 119 Articles
Mons. D. Sebastià Taltavull nace en Ciutadella de Menorca (Baleares), el 28 de enero de 1948. Después de los primeros estudios en la Compañía de Maria y en el Colegio salesiano, el año 1959 ingresa en el Seminario diocesano de Menorca y cursa los estudios de Humanidades, Filosofía y Teología. El 23 de septiembre de 1972 recibe la ordenación sacerdotal en la Catedral de Menorca, después de cursar estudios en la Facultad de Teología de Cataluña y obtener la Licenciatura en Teología dogmática. CARGOS PASTORALES El mismo día de la ordenación sacerdotal es nombrado Director de la Casa diocesana de Espiritualidad de Monte-Toro (1972-1984) y Delegado diocesano de Juventud (1972-1989). Dos años después, Rector del Santuario Diocesano de la Virgen de Monte-Toro, Patrona de Menorca (1975-1984). Es elegido Secretario del primer Consejo Diocesano de Pastoral (1973-1977) y Secretario del Consejo del Presbiterio y Colegio de Consultores (1983-1989). Fue Consiliario del Movimiento de Jóvenes Cristianos, de grupos de Revisión de Vida del MUEC y de Escultismo entre 1977 y 1989. Recibe el encargo de Formador (1977-1984) y Profesor de Teología dogmática (1977-1994) del Seminario y del Instituto Diocesano de Teología. Fue Rector del Seminario Diocesano de 1995 a 2002. El año 1984 es nombrado Párroco de San Rafael de Ciutadella, cargo que ejerce hasta 1992, año en que es nombrado Consiliario del Centro Catequístico de San Miguel (1992-2005). El 23 de septiembre de 1989 es nombrado Vicario General de la Diócesis de Menorca y Moderador de la Curia, cargos que ejerce hasta el año 2002, año en que es nombrado Párroco de Ntra. Sra. del Rosario de la Catedral y de San Francisco de Asís de Ciutadella y elegido Deán-Presidente del Cabildo y Penitenciario de la Catedral (2002-2005). Le es asignada la tarea de Moderador de la Asamblea Diocesana de Menorca celebrada entre los años 1996-1998. Además de trabajar en el Secretariado Diocesano de Catequesis en los Departamentos de Catequesis de adolescentes y jóvenes (1973-1995) es nombrado Delegado Diocesano de Catequesis (1989-1995) y forma parte del Secretariado Interdiocesano de Catequesis de Cataluña y Baleares (SIC), dedicándose especialmente a la catequesis de adolescentes, jóvenes y catequesis familiar. Como Consiliario ha trabajado en los Equipos de Matrimonios de Nuestra Señora (1988-2005) y se ha dedicado a la preparación y formación de catequistas (1973-1998) y de los matrimonios-catequistas de grupos de Catequesis familiar (1998-2005). Para los años 2002-2005 fue nombrado Delegado Diocesano de Medios de Comunicación Social y para las Relaciones Institucionales. Fue nombrado Obispo Auxiliar de Barcelona por Benedicto XVI el 28 de enero de 2009 y recibió la Ordenación episcopal el 21 de marzo de 2009. Es administrador apostólico de Mallorca desde el 8 de septiembre de 2016. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE es miembro de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social y Pastoral Social. Anteriormente, fue miembro del Consejo Asesor de la Subcomisión de Catequesis y desde junio de 2005 Director del Secretariado de la Comisión Episcopal de Pastoral de la Conferencia Episcopal Española hasta su nombramiento como Obispo. Desde 2009 hasta 2011 fue miembro de dicha comisión. En 2011, fue elegido Presidente de dicha Comisión.