Mensaje del Papa para la Cuaresma de 2019

Mons.  Manuel Herrero        Cada año, el Papa escribe y envía un mensaje a todos los cristianos para la Cuaresma. Este año también. El título es “La creación, expectante, está aguardando la manifestación de los hijos de Dios” (Rom 8, 19). Con la ayuda de Dios y vuestra comprensión, quisiera invitaros a leerlo y, por mi parte, quiero resumir el mensaje del papa para que lo llevemos a la práctica con fidelidad y creatividad.

Comienza el Papa recordando el sentido de la Cuaresma, que no es un tiempo raro, triste, sino de preparación para la fiesta de Pascua: «Dios concede a sus hijos anhelar, con el gozo de habernos purificado, la solemnidad de la Pascua, para que (…) por la celebración de los misterios que nos dieron nueva vida, lleguemos a ser en plenitud hijos de Dios» (Prefacio de Cuaresma). Se trata, por tanto, de una gracia de Dios que hemos de acoger y secundar con nuestro compromiso. A toda gracia se corresponde con la tarea. Y si Dios nos ha hecho la gracia de ser hijos de Dios y esta la hemos recibido en el Bautismo, tenemos que responder viviendo como hijos y hermanos. Es verdad que somos hijos de Dios y hermanos de los demás, pero tenemos que reconocer que no lo somos en plenitud, porque “aún no se ha manifestado lo que seremos, que todavía somos peregrinos y no vemos a Dios cara a cara, como Él es. Esa es nuestra esperanza. Esta esperanza a la que nos debe mover a la conversión, como dice la Escritura, a purificarnos sobre todo en el campo del amor fraterno (Cfr. I Jn. 3, 2-4).

El Papa nos recuerda que vivir como hijos de Dios es dejarse llevar por el Espíritu Santo, el Maestro interior, que es el Don en sus dones espléndido que pedimos constantemente en Cuaresma desde el Miércoles de Ceniza: «Danos, Señor, tu Espíritu Santo», que habla también por la propia conciencia; esto nos traerá beneficios a nosotros, pero también a la toda la creación. También la creación entera está esperando los frutos de nuestro ser fielmente hijos de Dios y hermanos, porque existe una comunión profunda entre las creaturas humanas y las demás criaturas. Esta comunión que se manifiesta en la armonía no se da porque el pecado y la muerte están presentes en las relaciones entre los hombres y los demás seres. El Papa subraya que tenemos comportamientos destructivos hacia el prójimo y las criaturas y hacia nosotros mismos, porque nosotros somos criaturas: se dan abusos en el uso de las cosas, vivimos en la lógica del todo y ya, del tener cada vez más y acaparar, el jardín lo hemos transformado en un desierto, nos creemos el dios de la creación, dueños absolutos, ávidos, con un afán por un bienestar, con desinterés hacia los demás que lleva a la explotación de las personas y del medio ambiente.

Necesitamos ser hombres nuevos, personas nuevas con la novedad de la vida del Cristo de la Pascua, el Resucitado, y abrirse a los cielos nuevos y tierra nueva y el camino es el arrepentimiento, la conversión y el perdón. La conversión, sin duda, supone un trabajo, encarnar más nuestro ser bautizados en la vida personal, familiar y social.

Los medios son los que, siendo antiguos, son siempre nuevos: El ayuno, la oración y la limosna. El ayuno nos invita a vencer la actitud de devorarlo todo para saciar nuestra avidez y colmar nuestra ambición. Quizás esto cause sufrimiento, pero será sano cuando se hace por amor.

El segundo es la oración que supone abrirnos al Dios verdadero y escuchar su palabra, renunciar a las idolatrías- cada uno tenemos que ver a qué dioses servimos-, a la autosuficiencia de nuestro yo, y manifestarnos pobres y necesitados de la misericordia del Señor.

El tercer medio es la limosna. Entraña no solo dar y compartir sino salir de la necesidad de vivir y acumular para nosotros mismos y volvernos a encontrarnos con los otros, nuestros hermanaos, sobre todos los humildes y pobres, y con el mundo, compartiendo nuestros bienes espirituales y materiales. Se trata de amar porque el amor está la verdadera felicidad.

«Que nuestra Cuaresma suponga recorrer ese camino, para llevar también la esperanza de Cristo a la creación, que “será liberada de la esclavitud de la corrupción para entrar en la gloriosa libertad de los hijos de Dios”» (Rom 8,21). No dejemos transcurrir en vano este tiempo favorable. Pidamos a Dios que nos ayude a emprender el camino de verdadera conversión, pero una conversión concreta; así atraeremos la fuerza transformadora de la Pascua de Cristo y su victoria sobre el pecado y la muerte también sobre la creación.

+ Manuel Herrero Fernández, OSA.

Obispo de Palencia.

Mons. Manuel Herrero Fernández
Acerca de Mons. Manuel Herrero Fernández 105 Articles
Mons. Manuel Herrero Fernández, OSA, nació el 17 de enero de 1947 en Serdio-Val de San Vicente, (Cantabria). Ingresó en el Seminario Menor “San Agustín” de Palencia. Estudió Filosofía y Teología en el Monasterio Agustino de “Santa María de la Vid” (Burgos), en el “Estudio Teológico Agustiniano” de Valladolid y en el Monasterio de San Lorenzo de El Escorial (Madrid). Obtuvo el Bachillerato en Teología por la Universidad Pontificia de Comillas (Madrid) y la Licenciatura en Teología Pastoral por la Universidad Pontificia de Salamanca, sede de Madrid. Hizo Profesión Solemne el 25 de octubre de 1967, siendo miembro de la Orden Agustina, Provincia del “Santísimo Nombre de Jesús de España”. Fue ordenado sacerdote el 12 de julio de 1970, por el entonces Obispo de Palencia, Mons. Anastasio Granados. Ha desempeñado los siguientes cargos: • Formador en el Colegio Seminario Agustino de Palencia. • En Madrid: Director Espiritual del “Colegio Nuestra Sra. del Buen Consejo”; Párroco de “Ntra. Sra. de la Esperanza”; Delegado del Vicario de Religiosas; Prior de la Comunidad de “Santa Ana y La Esperanza”; Arcipreste de “Ntra. Sra. de la Merced”; Profesor de Pastoral en los Centros Teológicos agustinos de El Escorial y de Los Negrales; Vicario Parroquial de “San Manuel y San Benito”. • En Santander: Primer Párroco de “San Agustín”; Delegado Episcopal de “Caritas y Acción Social”; Profesor del Seminario Diocesano de Monte Corbán; Delegado Episcopal de Vida Consagrada; Vicario General de Pastoral; Párroco de “San Agustín”; del 22 de diciembre de 2014 hasta el 30 de mayo de 2015 Administrador Diocesano de Santander durante la sede vacante; Profesor del Instituto Teológico de Monte Corbán, Vicario General y Moderador de la curia de la diócesis desde 2002, y párroco de “Ntra. Sra. del Carmen” desde 2014. El 26 de abril de 2016 fue nombrado Obispo de Palencia por el Papa Francisco y el 18 de junio del mismo año fue ordenado Obispo e inició su Ministerio Episcopal en la Sede palentina.