Juicio al cardenal Barbarin: la acusación no requiere una condena

Cardenal Philippe Barbarin

El juicio del cardenal Philippe Barbarin y otros cinco acusados por “no haber denunciado agresiones sexuales a menores” por parte del padre Bernard Preynat, y por “no haber ayudado a personas en peligro” se ha prorrogado un día más. Terminará este jueves. En el tercer día de este juicio,el miércoles, el fiscal no solicitó una condena.

Desde que el juicio comenzó el lunes, ante el Tribunal Penal de Lyon, el Fiscal Adjunto ha escuchado a los acusados y a los demandantes sin intervenir en el proceso. Finalmente, este miércoles por la tarde, Charlotte Trabut no solicitó ninguna condena contra los seis acusados.

Esta falta de requisa es consecuencia de la acción tomada por su predecesor, quien cerró el caso sin tomar ninguna otra medida, en julio de 2016, tras una investigación preliminar de los mismos hechos.

Alegaciones de las partes civiles

Este miércoles por la mañana, durante sus alegatos finales, los abogados de las partes civiles trataron de convencer al cardenal Barbarin y a su séquito de que no habían informado a los tribunales sobre los abusos sexuales cometidos por el Padre Preynat. El ex capellán Scout está acusado de abusar de 70 niños en las décadas de 1970 y 1980.

“Cardenal Barbarin, usted es un mentiroso cuando dice que se enteró de los hechos en 2014 a través del testimonio de Alexandre Hezezez“, dijo Jean Boudot.

El cardenal Barbarin niega haber encubierto actos de pedofilia

Según el periódico francés La Croix, Boudot se ha esforzado por demostrar que la obligación de denunciar se impuso principalmente al cardenal y a su entorno. Recordó, según el periódico, que, según la ley, esta obligación tiene por objeto proteger no sólo a las víctimas, sino a la sociedad en su conjunto y, por lo tanto, se impone a toda persona que haya sido informada de un abuso sexual de un menor, independientemente de su edad en el momento en que tenga conocimiento de ello.

Sin embargo, para el fiscal, “el elemento intencional no puede caracterizarse sólo por una omisión (denunciar el caso ante los tribunales), junto con el conocimiento (de agresiones, nota del editor), no es suficiente”, insistió.

Después de los alegatos finales, los abogados defensores deben a su vez alegar.

Después del primer día, dominado por las declaraciones del cardenal Barbarin y de su jefe de personal en el momento de los hechos, Pierre Durieux, los otros cinco acusados respondieron ayer a las preguntas del Presidente del Tribunal Penal de Lyon.

La primera en hablar fue Régine Maire, antigua colaboradora del arzobispo de Lyon. El obispo Thierry Brac de la Perrière, obispo de Nevers, y luego obispo auxiliar de Lyon, intervino, así como el arzobispo Maurice Gardès, actual arzobispo de Auche y responsable del sector de Roannais en el que trabajaba el padre Preynat. Finalmente, el Padre Xavier Grillon, Vicario Episcopal de los Roannais, también fue escuchado. Todos pudieron dar su versión de la historia.

Testimonio de los denunciantes

Después de oír a todos los acusados, los demandantes hicieron uso de la palabra. Pudieron explicar al tribunal lo que el Padre Preynat les había hecho cuando eran niños. También contaron los pasos que siguieron ante las autoridades eclesiásticas. “Si estoy aquí hoy, no es en un espíritu de venganza, es para que los hombres de la Iglesia puedan escuchar mi sufrimiento”, dijo Christian Burdet, de 53 años, padre de tres hijos, abusado por el Padre Bernard Preynat durante un campamento Scout. Comentarios de la RCF Lyon y del diario La Croix.

En la apertura del juicio el lunes, el cardenal Barbarin había negado todos los hechos de los que se le acusaba. “Afirmo en conciencia que nunca he tratado de ocultar los hechos. Y nunca, nunca, nunca los cubrí”, dijo.

(Ciudad del Vaticano, vaticannews.va)

 

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 37591 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).