Cuaresma – Nos preparamos a celebrar la Pascua del Señor

Mons. Ginés García Beltrán            La Cuaresma, cada año, nos recuerda que nuestra vida es un camino hacia la Pascua, hacia el encuentro con el Señor, para verlo cara a cara un día en el Cielo, pero mientras somos peregrinos en este mundo necesitamos experimentar de otra manera este encuentro. La Semana Santa posibilita que vivamos este encuentro pascual con el Señor muerto y resucitado. Por eso, la Iglesia que es Madre y Maestra nos ofrece un tiempo de preparación durante la Cuaresma. La Cuaresma es camino que nos conduce a la gran celebración pascual.

Comenzamos el tiempo cuaresmal con el expresivo signo de la ceniza. El hombre reconoce que no es nada si Dios le falta, ¿cómo podremos vivir sin referencia al Creador? La armonía de la creación se vio rota por el hecho del pecado que se introdujo en el corazón del hombre, y así en el mundo. “Cuando se abandona la ley de Dios –escribe el Papa en su mensaje para la Cuaresma de este año-, la ley del amor, acaba triunfando la ley del más fuerte sobre el más débil”.

Por eso, la vuelta a Dios es un camino de conversión al que nos ayuda la Cuaresma. Hemos pecado, y nos arrepentimos, pero sabemos que, junto a nuestro pecado, y más fuerte, está el perdón y la misericordia que Dios nos ofrece. El perdón de Dios no tiene condiciones, sólo en nosotros existe una condición: el reconocimiento del pecado y la voluntad de volver a la amistad con Dios. Se trata de reemprender el camino como el hijo de la parábola que cae en la cuenta que una libertad, una independencia, fuera de Dios se convierte en esclavitud, sólo junto al Padre recobramos la dignidad de los hijos, y es triste que el hijo viva como esclavo.

Para este camino de vuelta al Padre, la Iglesia nos ofrece tres medios preciosos como alimento y guía segura: la oración, el ayuno y la limosna. Dejo al Papa Francisco que nos explique también el sentido de esta ayuda: “Ayunar, o sea aprender a cambiar nuestra actitud con los demás y con las criaturas: de la tentación de “devorarlo” todo, para saciar nuestra avidez, a la capacidad de sufrir por amor, que puede colmar el vacío de nuestro corazón. Orar para saber renunciar a la idolatría y a la autosuficiencia de nuestro yo, y declararnos necesitados del Señor y de su misericordia. Dar limosna para salir de la necedad de vivir y acumularlo todo para nosotros mismos, creyendo que así nos aseguramos un futuro que no nos pertenece. Y volver a encontrar así la alegría del proyecto que Dios ha puesto en la creación y en nuestro corazón, es decir amarle, amar a nuestros hermanos y al mundo entero, y encontrar en este amor la verdadera felicidad”.

Os invito, querido hermanos, a entrar en este camino de esperanza para abrazarnos a Cristo en la alegría de la Pascua.

Con mi afecto y bendición.

+ Ginés García Beltrán,

Obispo de Getafe

Mons. Ginés García Beltrán
Acerca de Mons. Ginés García Beltrán 74 Artículos
S. E. R. Mons. Ginés Ramón García Beltrán, nació en Lorca (Murcia), siendo natural de Huércal-Overa (Almería), el día 3 de octubre de 1961. Después de cursar estudios de Enseñanza Media en el Instituto de Huércal-Overa de 1975 a1979, ingreso en el Seminario Conciliar de San Indalecio, de Almería. Cursó estudios de Teología en la Facultad de Teología de la Compañía de Jesús en Granada. Tras obtener la graduación de Bachiller en Teología en 1984, es ordenado sacerdote el 20 de septiembre de 1985. Licenciado en Derecho Canónico por la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma en 1986. En 1987 cursó estudios de doctorado en Derecho Canónico en la misma Universidad, y especialización en derecho matrimonial en la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos. Ha desempeñado el ministerio sacerdotal como párroco de Mojácar (1987-1989), Rioja (1993-1994), «Santa María de los Ángeles», de la Capital (1994-996). Capellán de las Religiosas de la Inmaculada Niña «Divina Infantita» (1993-1994) y de las Religiosas Siervas de los Pobres, Hijas del Sagrado Corazón de Jesús (1990-1992 y 2004 -2005). Arcipreste en la Capital (1994-1996). En 1996 Mons. D. Rosendo Álvarez Gastón le nombra Vicario General y Moderador de Curia, cargos en los que es confirmado en 2002 hasta 2005, por Mons. Adolfo González Montes, quien le nombra Canónigo Doctoral en 2003. Administrador parroquial de La Cañada y Costacabana (2005-2006); y de nuevo párroco de la importante parroquia de San Sebastián de la Capital de Almería, desde 2006. De 1989 a 1992 ejerció como Vicerrector del Seminario, Formador y Director espiritual en los Seminarios Mayor y Menor de Almería. Defensor del Vínculo y Promotor de Justicia (desde 1989). Delegado Episcopal en el Colegio Diocesano de San Ildefonso (1991-1994). Profesor (desde 1990) y Rector en el «Instituto Teológico San Indalecio» para la formación teológica y pastoral diocesana (1993-1997). Delegado Episcopal del IV Sínodo Diocesano (1996-1999). En el «Centro de Estudios Eclesiásticos» del Seminario Conciliar (afiliado a la Facultad de Granada) ha sido Jefe de Estudios (1996-2003), Profesor de Teología (1997-2003), y es actualmente Profesor Ordinario de Derecho Canónico (desde 2005). En el «Instituto Superior de Ciencias Religiosas de Almería» (adscrito a la Universidad Pontificia de Salamanca), ha sido Profesor de Derecho Canónico y Síntesis teológica (2007-2008). Entre otros cargos que ha desempeñado, el Obispo de Guadix fue durante años Profesor de Religión en diversos Institutos de Enseñanza Media (1989-1994). Responsable de Formación Espiritual de grupos de matrimonios. Como miembro del Tribunal Eclesiástico, ha sido en diversas causas Juez instructor y «ad casum»; entre ellas en la Causa de los Mártires de Almería (2003). Representante del Obispado de Almería en Unicaja (2001-2007). Miembros del Consejo Presbiteral (1995-2006), Consejo Pastoral Diocesano (1995-2006), Colegio de Consultores (desde 1995), Consejo Diocesano de Asuntos Económicos (2003-2005) y Consejo Diocesano de Arte y Patrimonio (1997-2005). El 3 de diciembre Su Santidad el Papa Benedicto XVI nombró a Mons. Ginés Ramón García Beltrán como nuevo obispo de Guadix. El 27 de febrero de 2010 fue consagrado obispo en la Plaza de Las Palomas, de la ciudad accitana. En la Conferencia Episcopal Española es miembro de la Comisión Permanete y Presidente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social, desde el 12 de marzo de 2014. Anteriomente había sido miembro de la CEMCS y de la Comisión Episcopal de Patrimonio, desde 2010 a 2014. En la Asamblea de Obispos del Sur de España es el Obispo delegado para los Medios de Comunicación Social. El 13 de julio de 2016 fue nombrado miembro de la Secretaría para la Comunicación de la Santa Sede.