“En todas las situaciones, por incomprensibles que sean, hace falta más amor”

Mons. Rafael Zornoza             San Pablo en algunas circunstancias nos recuerda que nosotros, que éramos enemigos de Dios por nuestro pecado, hemos sido perdonados, reconciliados y hechos hombres nuevos (Cf. Rom 5, 10s). Si Dios, el que en justicia nos podía pasar factura de nuestro mal y de nuestro pecado nos perdona, ¿cómo nos permitimos nosotros no ser de la misma manera, actuar de la misma manera? Todos comprendemos que no es nada sencillo. Por eso, la vida cristiana exige conversión, esta palabra que escuchamos tantas veces y que posiblemente de tanto usarla ha quedado algo vacía o degradada.

Reconocemos evidentemente que somos pecadores y que tenemos que pedir perdón de nuestros pecados, más nuestra psicología se resiste, porque es pasional, reacciona como reacciona, según las pulsiones, las pasiones y según los intereses que tocan el corazón. La gran obra de Dios con nosotros, ese misterio de gracia inmerecida, es precisamente que puede ir cambiando nuestro interior, haciéndonos gustar lo que Él gusta, que nosotros conocemos bien por la predicación y la vida de Jesucristo.

Es impresionante y conmovedor escuchar a Cristo en la Cruz, frente a aquellos que le han crucificado, calumniado, que han buscado una conspiración embustera y sediciosa para acabar con Él, orando al Padre y diciendo: “perdónalos, porque no saben lo que hacen.” No es simplemente pedir perdón, sino ir al fondo del corazón de sus mismos enemigos, darse cuenta de su engaño, casi disculpando aquello que en nuestro lenguaje diríamos que “no tiene perdón de Dios.”

Dios es misericordioso. Lo llamamos Padre, y manifiesta su misericordia en el amor de Jesús, en un corazón amante siempre traspasado de amor y que busca la gloria del Padre; y que sabe -y esta es la gran lección que debemos recordar siempre- que el mal no se vence con el mal, sino que el mal solo se vence con sobreabundancia de bien. Por eso el Señor nos invita a mirarle a Él, Dios que es justo, y hace que salga el sol sobre justos e injustos, y sobre buenos y malos, y que sigue dándonos la oportunidad en el tiempo en el que vivimos que es tiempo de Dios, el tiempo de la paciencia de Dios (Cf. 2 Pe 3,12), como dicen la Escrituras, que nos enseña a nosotros a ser pacientes con nosotros mismos. Y siempre, incluso en los momentos en los que podemos estar más dispuestos a rechazar al otro, mirarnos a nosotros mismos y nuestros propios pecados, con los que Dios es tan benigno: ¡nos perdona con tanta facilidad!

Los santos han aprendido esta lección con oración y con mucho amor al Señor, hasta el punto de querer sufrir con Él su pasión. Porque Cristo no salva al mundo reaccionando con violencia e intentando someter al violento, sino cargando con la cruz. Y la Cruz es la gran revolución del amor cristiano, pues resume el perdón, tanto amor entregado, tal olvido de sí, tal deseo de hacer el bien por encima de que a uno se lo reconozcan o no.

Cuántas polémicas, cuántas enemistades, cuánta violencia se superaría en el mundo simplemente si fuéramos capaces de esperar, de dejar que sea el amor el que ponga paz en nuestros corazones y nos ayudara un poco a sufrir, a comprender que en todas las situaciones, por incomprensibles que sean, hace falta más amor, un amor activo, verdadero. La esencia del verdadero amor es estar dispuesto a dar la vida, y no solamente haciendo lo que uno piensa que debe hacer con el fin de darla, sino dejando que Dios la tome como quiera, asociándonos al misterio de la pasión y de la redención de Cristo.

+ Rafel Zornoza

Obispo de Cádiz y Ceuta

 

Te puede interesar

Mensaje del San Padre Francisco para la Cuaresma

Celebración de Miércoles de Ceniza en la Diócesis

Mons. Rafael Zornoza
Acerca de Mons. Rafael Zornoza 344 Articles
RAFAEL ZORNOZA BOY nació en Madrid el 31 de julio de 1949. Es el tercero de seis hermanos. Estudió en el Colegio Calasancio de Madrid con los PP. Escolapios, que simultaneaba con los estudios de música y piano en el R. Conservatorio de Madrid. Ingresó en el Seminario Menor de Madrid para terminar allí el bachillerato. En el Seminario Conciliar de Madrid cursa los Estudios Teológicos de 1969 a 1974, finalizándolos con el Bachillerato en Teología. Ordenado sacerdote el 19 de marzo de 1975 en Madrid fue destinado como vicario de la Parroquia de San Jorge, y párroco en 1983. Impulsó la pastoral juvenil, matrimonial y de vocaciones. Fue consiliario de Acción Católica y de promovió los Cursillos de Cristiandad. Arcipreste del Arciprestazgo de San Agustín y miembro elegido para el Consejo Presbiteral de la Archidiócesis de Madrid desde 1983 hasta que abandona la diócesis. Es Licenciado en Teología Bíblica por la Universidad Pontificia Comillas de Madrid, donde también realizó los cursos de doctorado. Preocupado por la evangelización de la cultura organizó eventos para el diálogo con la fe en la literatura y el teatro e inició varios grupos musicales –acreditados con premios nacionales e internacionales–, participando en numerosos eventos musicales como director de coros aficionados y profesor de dirección coral. Ha colaborado además como asesor en trabajos del Secretariado de Liturgia de la Conferencia Episcopal. En octubre de 1991 acompaña como secretario particular al primer obispo de la de Getafe al iniciarse la nueva diócesis. Elegido miembro del Consejo Presbiteral perteneció también al Colegio de Consultores. Inicia el nuevo seminario de la diócesis en 1992 del que es nombrado Rector en 1994, desempeñando el cargo hasta 2010. Ha sido profesor de Teología en la Escuela Diocesana de Teología de Getafe, colaborador en numerosos cursos de verano y director habitual de ejercicios espirituales. Designado por el S.S. el Papa Benedicto XVI obispo titular de Mentesa y auxiliar de la diócesis de Getafe y fue ordenado el 5 de febrero de 2006. Hay que destacar en este tiempo su dedicación a la Formación Permanente de los sacerdotes. También ha potenciado con gran dedicación la pastoral de juventud, creando medios para la formación de jóvenes cristianos, como la Asociación Juvenil “Llambrión” y la Escuela de Tiempo Libre “Semites”, que capacitan para esta misión con la pedagogía del tiempo libre, campamentos y actividades de montaña. Ha impulsado además las Delegaciones de Liturgia, Pastoral Universitaria y de Emigrantes, de importancia relevante en la Diócesis de Getafe, así como diversas iniciativas para afrontar la nueva evangelización. Pertenece a la Comisión Episcopal de Seminarios de la Conferencia Episcopal Española –encargado actualmente de los Seminarios Menores– y a la Comisión Episcopal del Clero. Su lema pastoral es: “Muy gustosamente me gastaré y desgastaré por la salvación de vuestras almas” (2Cor 12,13). El 30 de agosto de 2011 se ha hecho público su nombramiento por el Santo Padre Benedicto XVI como Obispo electo de Cádiz y Ceuta. El 22 octubre ha tomado posesión de la Diócesis de Cadiz y Ceuta.