El mensaje semanal del Obispo de Cuenca

Mons. José María Yanguas                   Queridos diocesanos:         El continente americano y, en particular, las iglesias particulares afincadas en aquellas tierras, han mantenido durante siglos, y siguen haciéndolo aún hoy, estrechos lazos con España, la madre Patria. Son lazos de sangre y de fe, de lengua y de historia, de cultura y de un modo de entender la vida, la familia, la naturaleza y Dios que tiene numerosos rasgos comunes. Sentimos cercana las tierras y las gentes de América y vivimos con particular intensidad sus dificultades y problemas, así como sus esperanzas configuradoras de un futuro prometedor que deseamos sea ya presente. Por eso seguimos con especial interés y expectación sus incidencias históricas como pueblos y como comunidad de naciones.

La celebración de la Jornada eclesial del Día de Hispanoaméricaencuentra, pues, en nosotros un eco especial, fruto de los fuertes y numerosos lazos que nos unen. Como nos ha recordado recientemente el Presidente de la Comisión Episcopal de Misiones y Cooperación entre las Iglesias, el Día de Hispanoamérica se viene celebrando desde el año 1959. La finalidad de dicha celebración es bien precisa: fortalecer en el pueblo español  el compromiso de colaboración con las iglesias más necesitadas del continente americano.

Dicho compromiso se ha hecho realidad tangible en los cientos de sacerdotes que han dejado en estos años sus diócesis para servir con su ministerio, por más o menos tiempo, otras zonas más necesitadas de América. Junto a ellos miles de misioneros, hombres y mujeres, consagradas, consagrados y laicos han dejado los mejores años de su vida al servicio de la propagación y consolidación de la fe en los países americanos.

Junto a este impagable servicio de la Iglesia española, hoy asistimos a nuevas formas de cooperación en las que destaca la presencia de jóvenes de uno y otro sexo que entregan buena parte de su tiempo de merecido descanso para compartir su fe, su alegría y sus ganas de servicio. Ellos benefician con su presencia a los jóvenes cristianos de otras comunidades y estos, a su vez, enriquecen su vivencia cristiana dotándola de nueva frescura  y lozanía. Animo a los jóvenes a ponerse en contacto con la Delegación de Misiones y encontrar el modo de hacer efectivos los deseos de servicio que ven nacer en sus corazones.

A la cooperación personal de España con Hispanoamérica, hay que añadir las ayudas económicas que nuestras diócesis prestan a aquellas iglesias. Hay que tener en cuenta que buena parte de las diócesis de Hispanoamérica  no reciben ayuda de las Obras Misionales Pontificias porque no dependen de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos. De ahí la importancia de las ayudas económicas para proyectos pastorales y sociales que se llevan a cabo a través, por ejemplo, de la “Misión América”.

Nuestra diócesis de Cuenca destina el 1% de sus ingresos para ayudas a distintos proyectos pastorales, sobre todo en Hispanoamérica. En los últimos años hemos ayudado a un misionero conquense que trabaja en el Vicariato Apostólico de Yurimaguas, Alto Amazonas, y hemos colaborado con varios proyectos pastorales en una de las diócesis de El Chaco argentino.

El próximo octubre celebraremos un mes misionero extraordinario, proyectado por el Papa Francisco, bajo el lema “Bautizados y enviados”. La Delegación de Misiones lleva tiempo ocupándose del tema con el fin de involucrar a toda la diócesis en su celebración, de manera que la misma sirva para imprimir un impulso misionero a toda la pastoral diocesana.

+ José María Yanguas

Obispo de Cuenca

Mons. José María Yanguas
Acerca de Mons. José María Yanguas 137 Articles
Mons. José María Yanguas Sanz nació el 26 de octubre de 1947 en Alberite de Iregua (La Rioja), diócesis de Calahorra y La Calzada-Logroño. Siguió los estudios eclesiásticos en el Seminario diocesano y el 19 de junio de 1972 fue ordenado sacerdote en Logroño al servicio de la misma diócesis. En 1971 inició en Pamplona los esutdios de Filosofía y en el 1974 los de Teología en la respectiva Facultad de la Universidad de Navarra, obteniendo en el 1978 el doctorado en Teología y en el 1991 el de Filosofía en la misma universidad. Ha trabajado como Capellán y Profesor de Teología de los esudiantes de diversas Facultades Civiles de la Universidad de Navarra (1972-1978; 1980-1986), Secretario del Departamento de Teología para Universitarios (1976-1978), Capellán militar (1978-1980), Profesor de Teología Dogmática (1976-1981), Profesor de Ética y de Teología Moral (1981-1989), Miembro del Comité de Dirección de la revista Scripta Theologica (1982-1986), Director de Investigación de la Facultad de Teología de la Universidad de Navarra y Profesor Asociado de Ética de la Facultad Eclesiástica de Filosofía (1988-1989), Oficial de la Congregación para los Obispos (1989-2005) y Profesor Visitante de la Pontificia Universidad de la Santa Cruz (1990-2005). En Roma ha sido Capellán de las Hermanas de la Sagrada Familia de Spoleto y ha colaborado pastoralmente en la Parroquia de Santa María de la Divina Providencia (1990-2005). El 20 de abril de 2001 fue nombrado Prelado de Honor de Su Santidad. Ha publicado numerosos artículos en las revistas Scripta Teologica y Annales Teologici; en las “Actas de Congresos y Simposios de Teología”, Pamplona, 1985, y Roma, Cittá Nuova Editrice, 1986, 1988. Es autor de los siguientes libros: - Pneumatología de San Basilio. La divinidad del Espíritu Santo y su consustancialidad con el Padre y el Hijo, Eunsa, Pamplona, 1983; - Constitutionis Pastoralis Gaudium et Spes sinopsis histórica: De Ecclesia et vocatione hominis, Pamplona, 1985; - La intención fundamental. El pensamiento de Dietrich von Hildebrand: contribución al estudio de un concepto moral clave, Barcelona, 1994. Además de español habla francés, inglés, italiano y alemán. Nombrado Obispo de Cuenca el 23 de diciembre de 2005, recibió la Ordenación Episcopal y tomó posesión de la Sede de Cuenca, en la Catedral, el 25 de febrero de 2006, de manos del Excmo. y Rvmo. Mons. Antonio Cañizares Llovera, Arzobispo de Toledo. Es miembro de la Comisión Episcopal para la Doctrina de la Fe y de la Comisión Episcopal de Seminarios y Universidades de la CEE (Conferencia Episcopal Española).