La opción benedictina (2)

Mons. Àngel Saiz Me­ne­ses          En las primeras semanas del pasado mes de enero pude leer algunas publicaciones sobre historia de la espiritualidad, y reparé en la figura de san Benito (480-547), que  tras una experiencia eremítica en Subiaco emigró hacia el sur de Italia y fundó el monasterio de Montecasino. Allí escribió la Regla Benedictina, una sabia combinación de elementos precedentes de la vida monástica, una auténtica síntesis de la espiritualidad del siglo VI. Después de su muerte, miles de monasterios poblaron Europa guiados por su Regla. Según san Gregorio Magno, se trata de un monumento a la proporción, a la justa armonía con que combina todos los elementos de la vida monástica, la equidad en el gobierno, el sentido común. Es fruto de un carisma y de una inteligencia ordenada y práctica.

San Benito combinó armónicamente la oración y el trabajo. La oración es la principal ocupación del monje, es más amplia que el Oficio divino e incluye también la oración personal. La oración en el coro no ocupa toda la vida en el monasterio, y por eso se combinan tiempos de trabajo, de oración personal y de lectio divina. La relación y el encuentro del monje con el Señor también tienen lugar en el trabajo; como Jesús santificó el trabajo con su oficio de carpintero, el monje se une a él cuando trabaja. Además, si se realiza con espíritu de obediencia, no distrae de la conciencia de la presencia de Dios.

He estado reflexionando sobre cómo aplicar y adaptar estas enseñanzas en nuestra diócesis. En el contexto actual es urgente para sacerdotes, miembros de la vida consagrada, así como para el laicado, encontrar el equilibrio y las justas proporciones entre la oración, la formación permanente, el trabajo pastoral, el esparcimiento necesario y el descanso; y también es fundamental para responder a la llamada a la santidad, en cada uno de los estados de vida. Pues bien, justo en aquellos días se presentó en diferentes ciudades de España un libro titulado La opción benedictina, de Rod Dreher, escritor y periodista norteamericano, que quiere diseñar una estrategia para los cristianos en una sociedad poscristiana.

Su diagnóstico es que estamos llegando a una situación en que pronto seremos como los monasterios del siglo VI, como cristianos que viven entre pueblos secularizados, porque ha caído la cultura cristiana y nos toca vivir en una cultura, no ya indiferente, sino incluso a veces anticristiana. La propuesta es crear comunidades cristianas firmes de verdad. Las familias cristianas, las  parroquias, los movimientos y realidades de Iglesia, deben ser tan firmes y militantes, como lo fueron aquellos monasterios. La fe debe ser central en la vida de cada persona y de cada comunidad.

Ahora bien, estas comunidades se pueden plantear también como un puro refugio, aislado del exterior, como una especie de Arca de Noé a la espera de que acabe el diluvio y todo perezca en el exterior; o se pueden plantear como las minorías creativas de las que hablaba el papa Benedicto XVI, inspirándose en el historiador inglés Arnold Joseph Toynbee. No hay que olvidar que ya san Pablo en el siglo I avisaba a las primeras comunidades cristianas: «Y no os acomodéis al mundo presente, antes bien transformaos mediante la renovación de vuestra mente, de forma que podáis distinguir cuál es la voluntad de Dios: lo bueno, lo agradable, lo perfecto» (Rm 12, 2).

Nuestra misión será, con humildad y realismo, vivir como sal de la tierra y luz del mundo, fermentando de evangelio los ambientes, es decir, transformando la sociedad e iluminando y ordenando las realidades temporales conforme a la voluntad de Dios. Una transformación que se lleva a cabo mediante el ejercicio de las propias tareas, manifestando a Cristo ante los demás con la palabra y testimonio, con la fe, esperanza y caridad, implicados en las ocupaciones y en las condiciones ordinarias de la vida familiar y social: estudio, trabajo, relaciones sociales, de amistad, culturales, profesionales, etc. Es el Señor quien nos encarga esta misión. Confiados en su palabra, echaremos las redes.

 

+ Josep Àngel Saiz Meneses

Obispo de Terrassa.

Mons. Josep Àngel Saiz Meneses
Acerca de Mons. Josep Àngel Saiz Meneses 375 Articles
Mons. Josep Àngel Saiz Meneses nació en Sisante (Cuenca) el 2 de agosto de 1956. En el año 1965 la familia se trasladó a Barcelona y se instaló en el barrio de Sant Andreu de Palomar. Ingresó en el Seminario Menor Nostra Senyora de Montalegre de Barcelona en el 1968. Posteriormente realizó estudios de Psicología en la Universidad de Barcelona entre los años 1975 y 1977. Participó activamente como miembro del Movimiento de Cursillos de Cristiandad de Jóvenes. Posteriormente estudió en el Seminario Mayor de Toledo los cursos de filosofía, espiritualidad y teología (1977- 1984) y fue ordenado presbítero en la Catedral de Toledo el 15 de julio de 1984. El mismo año obtuvo el Bachillerato en Teología por la Facultad de Teología de Burgos. En la archidiócesis toledana tuvo diversos destinos, primero como párroco en Los Alares y Anchuras de los Montes (1984-1985) y después como vicario de Illescas (1986-1989). El curso 1985-1986 fue capellán soldado en el Hospital de Valladolid. Entre otros servicios realizados en Toledo fue también consiliario de zona de los Equipos de la Madre de Dios (1986-1989), consiliario de zona del Movimiento de Maestros y profesores Cristianos (1986-1989) y profesor de religión en la Escuela de F.P. La Sagra de Illescas (1986-1989). El año 1989 regresó a Barcelona y fue nombrado vicario en la parroquia de Sant Andreu del Palomar, y el 1992 rector de la Iglesia de la Mare de Déu del Roser en Cerdanyola y Responsable de la Pastoral Universitaria en la Universitat Autònoma de Barcelona. También el mismo año 1992 fue nombrado responsable del SAFOR (Servei d'Assistència i Formació Religiosa) de la Universitat Autònoma de Barcelona y Responsable del CCUC (Centre Cristià d'Universitaris de Cerdanyola del Vallès). El año 1995 fue nombrado Consiliario Diocesano del Movimiento Cursillos de Cristiandad. Obtuvo la licenciatura en la Facultad de Teologia de Catalunya el año 1993 con la tesina: “Génesis y teología del Cursillo de Cristiandad”, dirigida por el Dr. Josep M. Rovira Belloso, y publicada el año 1998. En la misma Facultat de Teologia ha realizado los cursos de doctorado. Ha publicado diversos artículos sobre la evangelización y la pastoral en el mundo juvenil, en especial en la revista Ecclesia, y comenzó la elaboración de la tesis doctoral sobre “Agents i institucions d'evangelització”. El 6 de mayo del año 2000 fue nombrado Secretario General y Canciller del Arzobispado de Barcelona y el 10 de abril del 2001 miembro del Colegio de Consultores de la misma archidiócesis. El 30 de octubre de 2001 fue nombrado Obispo titular de Selemsele y Auxiliar de Barcelona y consagrado el 15 de diciembre del mismo año en la Catedral de Barcelona. El 15 de junio de 2004 fue nombrado primer obispo de la nueva diócesis erigida de Terrassa y Administrador Apostólico de la archidiócesis de Barcelona y de la nueva diócesis de Sant Feliu de Llobregat. El 25 de julio tomó solemne posesión en la S. I. Catedral Basílica del Sant Esperit en Terrassa. En la Conferencia Episcopal Española es el Presidente de la Comisión de Seminarios y Universidades.