Promover la dignidad de la mujer

Mons. Jesús Murgui           Como cada año, el segundo domingo de febrero, celebramos la Jornada nacional de Manos Unidas. Este año, esta Asociación de la Iglesia Católica en España para la ayuda, promoción y desarrollo en los países en vías de desarrollo, cumple 60 años de su fundación por un grupo de mujeres de Acción Católica, que materializaban su compromiso cristiano lanzándose a reescribir la historia del hambre en el mundo.

Actualmente sus miembros, sintiéndose orgullosos de sus orígenes, desean trabajar con el mismo espíritu y entrega que sus fundadoras, tras sesenta años de lucha contra el hambre, tratando de dar respuesta a sus causas y consecuencias en el mundo, y promoviendo la igualdad y dignidad de las personas.

Vivimos tiempos difíciles, castigados por unos años de debilidad y volatilidad en los grandes valores sociales que junto a la compleja inestabilidad económica generan que la brecha entre ricos y pobres se haya hecho y se siga haciendo cada vez más profunda y dolorosa. Las crisis que padecemos en sus consecuencias son sufridas por muchas familias. Y a mayor escala, el panorama internacional nos presenta un mundo tensionado por las acuciantes desigualdades socioeconómicas, que lejos de menguar parecen perpetuarse. No podemos ignorar a nuestros hermanos más pobres, no podemos encerrarnos en nuestros problemas y asuntos, mientras muchos seres humanos perecen careciendo de lo más elemental.

Manos Unidas ha trabajado durante 60 años para responder con obras a las necesidades fundamentales de tantas personas en estos tiempos no fáciles. Y esta Asociación, que nació, como hemos dicho, de la iniciativa de un grupo de mujeres cristianas y en la cual siempre las mujeres han estado y están especialmente presentes y activas, ha trabajado buscando siempre la igualdad entre las personas en los países más desfavorecidos; haciéndolo mediante acciones de desarrollo, con mucha frecuencia realizadas por las mujeres de las mismas comunidades en las que se desarrollan estos proyectos.

En la Campaña de este año 2019, en línea con su tarea de responder a las  necesidades fundamentales de las personas y de promover en esas respuestas la igualdad y la dignidad de las mismas, en palabras de la Presidenta de Manos Unidas, van “a poner el foco en la mujer del siglo XXI”; tratando de “garantizar los derechos humanos desde la figura de la mujer, de trabajar por la plena igualdad entre hombres y mujeres… apoyando iniciativas que favorezcan la inclusión de la mujer en todos los ámbitos de la vida”.

El objetivo de la Campaña de este año guarda una armonía de fondo con la identidad y el itinerario de los proyectos de Manos Unidas en estos largos años de servicio; la promoción de la mujer ha sido una prioridad para el desarrollo, junto con la promoción educativa, sanitaria y social. Sesenta años de servicio al desarrollo han demostrado a Manos Unidas que invertir en la mujer es una buena manera de trabajar a favor de la dignidad y el reconocimiento de los desechos de todas las personas.

Vaya pues mi felicitación a toda la Asociación que cumple sesenta años de fecunda historia, con el deseo de que mantengáis viva la llama del compromiso que fue vuestro origen, el compromiso de un valeroso grupo de mujeres cristianas, movidas por el altísimo concepto que tenemos de la dignidad de la persona humana, cuya vida y ser es don de Dios, y desde el que se lanzaron a cambiar la situación de los más desfavorecidos del mundo.

Mi gratitud y mis palabras de ánimo a todo el importante colectivo de Manos Unidas de nuestra Diócesis de Orihuela-Alicante. Vuestro compromiso nos honra y, a la vez, nos conciencia del grito de tantas hambres, de la situación de los que nada tienen. Dios os bendiga.

 

 

+Jesús Murgui Soriano

Obispo de Orihuela-Alicante

Mons. Jesús Murgui Soriano
Acerca de Mons. Jesús Murgui Soriano 147 Articles
Mons. D. Jesús Murgui Soriano nace en Valencia el 17 de abril de 1946. Recibió la ordenación sacerdotal el 21 de septiembre de 1969 y obispo desde el 11 de mayo de 1996. Estudió en el Seminario Metroplitano de Moncada (Valencia) y está licenciado en Teología por la Universidad Pontificia de Salamanca y doctorado en esta misma materia por la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma. CARGOS PASTORALES Fue coadjutor entre 1969 y 1973 y párroco, en distintas parroquias de la archidiócesis de Valencia, entre 1973 y 1993, año en que es nombrado Vicario Episcopal. Fue Consiliario diocesano del Movimiento Junior entre 1973 y 1979 y Consiliario diocesano de jóvenes de Acción Católica de 1975 a 1979. Fue nombrado Obispo auxiliar de Valencia el 25 de marzo de 1996, recibiendo la ordenación episcopal el 11 de mayo de ese mismo año. Entre diciembre de 1999 y abril de 2001 fue Administrador Apostólico de Menorca. El 29 de diciembre de 2003 fue nombrado Obispo de Mallorca, sede de la que tomó posesión el 21 de febrero de 2004. El 27 de julio de 2012 se hizo público su nombramiento como Obispo de Orihuela-Alicante. El sábado 29 de septiembre de 2012, tomó posesión de la nueva diócesis. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE es miembro de la Comisión Episcopal de Liturgia desde marzo de 2017. Cargo que desempeña desde el año 2005. Anteriormente, ha sido miembro de la Comisión Episcopal de Pastoral desde 1996 a 1999 y de la Comisión Episcopal del Clero desde 1999 a 2005.