La Iglesia colombiana firma un pacto por una crianza con ternura

La Iglesia Colombiana se ha unido a la Campaña Cero violencia, 100% ternura en el marco de la Caminata Intercontinental Huellas de la Ternura.

En Colombia en 2018 diariamente 64 niños y niñas fueron víctimas de abuso sexual. Se trata del número más alto de los últimos 20 años. Es la información que se desprende del último informe de Medicina Legal, y que publica el Programa Centralidad de la Niñez del Consejo Episcopal Latinoamericano.

El Programa Centralidad de la Niñez compuesto por miemtros del CELAM, World Vision Latinoamérica, Cáritas Latinoamerica y el Caribe, la Federación Internacional Fe y Alegría y la Confederación Interamericana de Educación Católica, realizaron en la mañana del 6 de febrero una conferencia de prensa en Bogotá, en el marco de la Caminata Intercontinental “Huellas de la Ternura” que se realiza en esta ocasión en Colombia, del 4 al 20 del corriente. La campaña «cero violencia, 100% ternura», convoca a la sociedad en su conjunto a unirse en la protección de la niñez, elevando la consciencia por el respeto de sus derechos.

Llamado a dejar la indiferencia

Ciudades visitadas son Cúcuta – fronteriza con Venezuela – ,Bucaramanga, Bogotá, Cali, Ipiales, Medellín, Cartagena, Barranquilla y Riohacha. Con el apoyo de los equipos de trabajo en zona se desarrollan movilizaciones, talleres y actividades pedagógicas promoviendo la ternura y el buen trato en familias, escuelas e iglesias.

“Es un llamado que hacemos desde diversos sectores eclesiales y sociales del país a dejar la indiferencia” explican, dando a conocer las cifras alarmantes de los niños que han sido víctimas de abuso sexual, que es “apenas uno de los tipos de violencia contra la niñez”, porque en Colombia “cada hora tres niños o niñas sufren violencia física, verbal o emocional”.

Iglesia colombiana firma pacto por una crianza con ternura

En este miércoles 6 de febrero, durante la 107 de Asamblea Plenaria del Episcopado Colombiano, en el acto presidido por Monseñor Óscar Urbina Ortega, Presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia y arzobispo de Villavicencio, la Iglesia Católica del país se ha unido a la campaña «cero violencia, 100% ternura», con la firma del pacto por una Crianza con Ternura. Mediante la firma del Pacto la Iglesia suma esfuerzos a la mitigación de todo tipo de violencias contra niñas, niños y adolescentes, movilizando acciones que propendan por el restablecimiento de relaciones afectuosas, incluyentes y participativas en las que niñas, niños y adolescentes encuentren bases de crecimiento y feliz desarrollo. Firmantes fueron Mons. Ricardo Tobón Restrepo, Vicepresidente del Episcopado Colombiano, Mons. Elkin Fernando Álvarez Botero, Secretario General, Mons. Víctor Ochoa Cadavid, Obispo de Cúcuta,  Mons. Luis Ali Herrera, Obispo Auxiliar de Bogotá, Mons. Héctor Fabio Henao, Director del Secretariado Nacional de Pastoral Social y Mons. Juan Espinoza Jiménez, Secretario General del Consejo Episcopado Latinoamericano (CELAM).

Un camino fecundo por nuestros niños

Interpelado acerca de la fecundidad de la Campaña iniciada el pasado 7 de junio de 2018 en la frontera de Tijuana (México) y San Diego (Estados Unidos) con una misa binacional, Monseñor Juan Espinoza Jiménez, Secretario General del CELAM, respondió así ante los micrófonos de Vatican News:

“Creo que puede ser muy fecunda porque muchos de los niños están en colegios que de alguna manera atiende la Iglesia, y también hay otras instituciones de hermanos en Cristo de otras comunidades eclesiales y mucha gente que a veces sin tener una orientación religiosa están muy interesados en ofrecer una educación más humana y digna. Creo que sumando fuerzas hay posibilidad de que los frutos sean abundantes. Además desde la Iglesia contamos con toda la fuerza de los movimientos que atienden a la familia y allí es donde debemos fortalecer mucho la educación desde la ternura, esa atención a los niños desde el amor, desde la compasión, tratando de hacer el ambiente mejor para ellos. Tenemos también la fuerza de la juventud: los jóvenes también pueden colaborar mucho en este campo de la ternura ayudando en la educación de los niños”.

“Hemos visto que en muchos jóvenes – hace poco tuvimos la jornada mundial de la juventud – despertó y floreció una inquietud por hacer algo. Hay muchos jóvenes catequistas en nuestras parroquias, y tenemos mucha esperanza puesta en ellos”. “Ya en lo que se ha caminado desde México hasta Colombia los frutos empiezan a verse: tenemos equipos de gente que se está formando y que está formando a los agentes de pastoral que atienden a los niños. Son educadores, padres de familia, catequistas, personas que se ocupan del cuidado en hogares de niños. Pienso que los frutos pueden ser muy abundantes y se empieza a percibir en los países donde ha pasado esta campaña e iniciativa tan bonita de cuidar a los niños y a las niñas”.

Centralidad de la Niñez

Monseñor Juan Espinoza Jiménez, concluye con una invitación “a todos los responsables de Pastoral Social en América Latina y a todos los que trabajan en Cáritas y las personas que tienen presencia en acciones de bien común, de desarrollo, a poner la mirada en los niños: esta etapa dediquémosla a ellos, sobre todo cuidando su dignidad, su valor, poniéndolos en el centro”.

“A todos los invito para que sumemos fuerza y podamos proteger el futuro de América Latina: los niños son esperanza, son el futuro de estos pueblos. Ojalá que nuestros pueblos cambien de rostro ayudando nosotros a cambiar el rostro de los niños y niñas de América Latina y el Caribe sobre todo quitando la violencia y haciendo que nuestra educación, nuestro acercamiento a los niños, sea lleno de ternura, amor y compasión”.

(Griselda Mutual – Ciudad del Vaticano, vaticannews.va)

 

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 39187 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).