Taizé: Acogida, oración, canto, silencio, comunidad, diálogo y humildad

Mons. Se­bas­tià Tal­ta­vull           Taizé es una parábola que cautiva a los jóvenes de hoy y los de hace muchos años. Por mi parte, soy uno de los miles de jóvenes que fueron a Taizé en julio de 1968. Taizé fue un descubrimiento que sigue siendo actual. El espíritu de Taizé es una vivencia interior que toca la fibra de los interrogantes que toda persona es capaz de hacerse, un camino para encontrarse con Jesús y con todo lo que nos rodea. Cualquier adulto o joven —creyente o agnóstico— ha podido percibir en su corazón una voz que le invita a hacer una peregrinación de confianza. Hoy, es un referente válido para la pastoral con jóvenes, su espiritualidad y compromiso.

Hace cincuenta años, subiendo la colina de Taizé, mi primer descubrimiento fue la acogida. Unos jóvenes nos recibían pronunciando el nombre y indicándonos lo que teníamos que hacer. El segundo descubrimiento fue la oración y la belleza del canto. Era la primera vez que me encontraba entre miles de jóvenes orando, haciendo silencio, cantando en latín y otras lenguas, rodeando una comunidad de monjes, la mayoría de ellos jóvenes, que era como la columna vertebral de un cuerpo que vibraba al unísono. El tercer descubrimiento, los círculos de diálogo, donde todo el mundo podía exponer sus interrogantes e intervenir. Entretanto, un monje nos comentaba unos versículos cortos del Evangelio.

Pasaron veinte años. A lo largo de este tiempo, había conocido a algunos monjes y hecho amistad con alguno de ellos. Llegar al prior, al hermano Roger Schutz, era casi un sueño. Pero fue en 1988, formando parte de un equipo de Televisión Española y trabajando en una serie sobre «Vida monástica», que pude entrevistarle durante media hora. No me lo podía creer, además, durante ocho días tuve la oportunidad de hablar largo rato con él. En esta ocasión el descubrimiento fue su cautivadora humildad. Uno de los días, rezando juntos arrodillados ante el icono de la Virgen, me dijo en francés: «Padre, ¡bendíceme!» Hacía dieciséis años que yo era sacerdote, sorprendido y emocionado le dije: «¡Yo no soy digno! ». Mirando, me respondió: «¡Lo tienes que hacer, porque tú eres padre y yo sólo soy hermano!». Nunca he olvidado esta lección tan llena de Evangelio, la guardo siempre viva en mi corazón.

 

+ Se­bas­tià Tal­ta­vull

Obis­po de Ma­llor­ca

Mons. Sebastià Taltavull Anglada
Acerca de Mons. Sebastià Taltavull Anglada 111 Articles
Mons. D. Sebastià Taltavull nace en Ciutadella de Menorca (Baleares), el 28 de enero de 1948. Después de los primeros estudios en la Compañía de Maria y en el Colegio salesiano, el año 1959 ingresa en el Seminario diocesano de Menorca y cursa los estudios de Humanidades, Filosofía y Teología. El 23 de septiembre de 1972 recibe la ordenación sacerdotal en la Catedral de Menorca, después de cursar estudios en la Facultad de Teología de Cataluña y obtener la Licenciatura en Teología dogmática. CARGOS PASTORALES El mismo día de la ordenación sacerdotal es nombrado Director de la Casa diocesana de Espiritualidad de Monte-Toro (1972-1984) y Delegado diocesano de Juventud (1972-1989). Dos años después, Rector del Santuario Diocesano de la Virgen de Monte-Toro, Patrona de Menorca (1975-1984). Es elegido Secretario del primer Consejo Diocesano de Pastoral (1973-1977) y Secretario del Consejo del Presbiterio y Colegio de Consultores (1983-1989). Fue Consiliario del Movimiento de Jóvenes Cristianos, de grupos de Revisión de Vida del MUEC y de Escultismo entre 1977 y 1989. Recibe el encargo de Formador (1977-1984) y Profesor de Teología dogmática (1977-1994) del Seminario y del Instituto Diocesano de Teología. Fue Rector del Seminario Diocesano de 1995 a 2002. El año 1984 es nombrado Párroco de San Rafael de Ciutadella, cargo que ejerce hasta 1992, año en que es nombrado Consiliario del Centro Catequístico de San Miguel (1992-2005). El 23 de septiembre de 1989 es nombrado Vicario General de la Diócesis de Menorca y Moderador de la Curia, cargos que ejerce hasta el año 2002, año en que es nombrado Párroco de Ntra. Sra. del Rosario de la Catedral y de San Francisco de Asís de Ciutadella y elegido Deán-Presidente del Cabildo y Penitenciario de la Catedral (2002-2005). Le es asignada la tarea de Moderador de la Asamblea Diocesana de Menorca celebrada entre los años 1996-1998. Además de trabajar en el Secretariado Diocesano de Catequesis en los Departamentos de Catequesis de adolescentes y jóvenes (1973-1995) es nombrado Delegado Diocesano de Catequesis (1989-1995) y forma parte del Secretariado Interdiocesano de Catequesis de Cataluña y Baleares (SIC), dedicándose especialmente a la catequesis de adolescentes, jóvenes y catequesis familiar. Como Consiliario ha trabajado en los Equipos de Matrimonios de Nuestra Señora (1988-2005) y se ha dedicado a la preparación y formación de catequistas (1973-1998) y de los matrimonios-catequistas de grupos de Catequesis familiar (1998-2005). Para los años 2002-2005 fue nombrado Delegado Diocesano de Medios de Comunicación Social y para las Relaciones Institucionales. Fue nombrado Obispo Auxiliar de Barcelona por Benedicto XVI el 28 de enero de 2009 y recibió la Ordenación episcopal el 21 de marzo de 2009. Es administrador apostólico de Mallorca desde el 8 de septiembre de 2016. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE es miembro de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social y Pastoral Social. Anteriormente, fue miembro del Consejo Asesor de la Subcomisión de Catequesis y desde junio de 2005 Director del Secretariado de la Comisión Episcopal de Pastoral de la Conferencia Episcopal Española hasta su nombramiento como Obispo. Desde 2009 hasta 2011 fue miembro de dicha comisión. En 2011, fue elegido Presidente de dicha Comisión.