60 aniversario de Manos UNIDAS

Mons. Gerardo Melgar              Cada vez que celebramos un aniversario de alguien o de algo, lo hacemos para recor­darle, o recordarnos a noso­tros, la importancia de ese personaje o acontecimiento, y las actitudes impor­tantes que ese alguien vivió o el gran significado que tiene un determinado acontecimiento que no podemos olvi­dar, sino que debemos sentirnos lla­mados a vivir ese mismo espíritu.

Esto es también lo que nos actuali­za la celebración del 60 aniversario de la fundación de Manos Unidas.

Manos unidas tiene su origen en la Acción Católica. Nació en 1959 como una acción puntual cuando Mujeres de Acción Católica Española organizaron la primera Campaña contra el Hambre que finalmente se celebró en 1960.

La Campaña contra el Hambre fue lanzada por la FAO y tiene su origen en el Manifiesto de la Unión Mundial de Organizaciones Femeninas Cató­licas (UMOFC) en 1955, en el que se decía: «Sabemos, y queremos que se sepa, que existen soluciones de vida, y que si la conciencia mundial reac­ciona, dentro de algunas generacio­nes las fronteras del hambre habrán desaparecido» Y concluía diciendo: «Declaramos la guerra al Hambre».

Se dice que detrás de un gran hom­bre siempre hay una gran mujer. Era inevitable que detrás de una obra de la dimensión y calidad moral de Manos Unidas hubiera necesariamente un puñado de mujeres verdaderamente singulares, agrupadas en organizacio­nes que han sabido dar continuidad y consistencia a esa sabia existencia en la sombra. No es exagerado afirmar que, sin la certera visión que tenían acerca de los problemas más acuciantes del mundo, y sin la entusiasta iniciati­va de las Mujeres de Acción Católica, sería difícil entender la existencia y el desarrollo de Manos Unidas.

Las Mujeres de Acción Católica Es­pañola respondieron al llamamiento de la FAO y de la Unión Mundial de Organizaciones Femeninas Católicas (UMOFC) en 1955 que denunciaba el «hambre de paz, de cultura y de Dios que padece gran parte de la humani­dad». Realizaron su primera Campa­ña contra el Hambre en 1960, a partir de la cual se ha ido configurando la actual «Manos Unidas».

Una de las personas que tuvo una influencia grande en esta realidad del nacimiento de Manos Unidas fue una mujer: Pilar Bellosillo García-Verde, que aunque nació en Madrid, sin em­bargo, creció en un ámbito familiar mucho más amplio. Ella recordará los encuentros familiares en la casa de los abuelos en Derroñadas (Soria), donde la compañía familiar y el encuentro con la naturaleza marcarán su vida.

Cada año celebrábamos con todo el pueblo de Derroñadas, (Soria) el recuerdo creyente y la categoría de esta mujer. Derroñadas era el pueblo de sus abuelos en el que ella pasó una gran parte de su niñez y el pueblo re­cordaba con gran cariño la grandeza de esta mujer.

Pilar Bellosillo fue una gran promotora de la fundación de Manos Unidas. Presidenta de los jó­venes de Acción Ca­tólica Es­pañola y posterior­mente de la rama de mujeres, entró a formar parte de la Unión Mundial de Organizacio­nes Femeninas Católicas (UMOFC) de la que sería elegida Presidenta, Desde esta plataforma lanzó un llamamien­to para luchar para erradicar el ham­bre en el mundo e inició la Campaña contra el Hambre en colaboración con la FAO.

Esta iniciativa cristalizó, años más tarde, en el nacimiento de Manos Unidas, organización de la Iglesia Ca­tólica para la ayuda y promoción de las personas más necesitadas.

¿Qué actitudes descubrimos en sus impulsoras?

  1. El convencimiento de que el hambre en el mundo no es algo que hay que aceptar porque no se puede erradicar, sino todo lo contrario.
  2. Desde ese convencimiento de que el hambre se puede erradicar, de­claran la guerra al hambre.
  3. Tienen un gran conocimiento de los problemas del mundo en cuanto al hambre no solo de pan, sino de paz, de cultura, de salud, etc.
  4. Tienen los arrojos necesarios para concienciar e iniciar una orga­nización como Manos Unidas
  5. Toda su inquietud viene pro­movida, impulsada y hecha realidad desde el impulso de la fe y de la for­mación cristiana.

 

 

+ Gerardo Melgar

Obispo de Ciudad Real

Mons. Gerardo Melgar
Acerca de Mons. Gerardo Melgar 283 Artículos
Mons. Gerardo Melgar Viciosa nació el 24 de Septiembre de 1948 en Cervatos de la Cueza, Provincia y Diócesis de Palencia.Cursó la enseñanza secundaria (años de Humanidades) en el Seminario Menor Diocesano de Carrión de los Condes y los estudios de Filosofía y Teología en el Seminario mayor de San José de Palencia. Fue ordenado sacerdote el 20 de Junio de 1973 por el entonces Obispo de la sede palentina, Mons. Anastasio Granados García. Fue nombrado Párroco -de 1973 a 1974- al servicio de las parroquias de Vañes, Celeda de Roblecedo, San Felices de Castillería, Herreruela de Castillería y Polentinos. Al terminar ese curso pastoral, fue enviado a Roma, donde estudió Teología en la Universidad Gregoriana, licenciándose en Teología Fundamental el 14 de junio de 1976.A su regreso a Palencia fue nombrado Coadjutor de la parroquia de San Lázaro de la capital palentina durante un año. En 1977, y hasta 1982, desempeñó el cargo de Formador y Profesor del Seminario Menor Diocesano en Carrión de los Condes, del que sería, más tarde, Rector (1982-1987). En 1983 fue nombrado miembro del equipo de Pastoral Vocacional de la Delegación Diocesana de Pastoral Juvenil y Vocacional.Al dejar el Seminario de Carrión de los Condes fue destinado, como Vicario Parroquial, a la Parroquia de San José de Palencia durante seis años (de 1987 a 1993).En 1993 fue elegido por Mons. Ricardo Blázquez Pérez para desempeñar el oficio de Vicario Episcopal de Pastoral de la Diócesis palentina, cargo en el que permanecería hasta 1998. También durante diez años (de 1995 a 2005), fue Párroco solidario de la Parroquia de San José Obrero y Coordinador de la Cura pastoral de la misma, miembro del Colegio Diocesano de Consultores (1995-2000) y vocal, por designación del Sr. Obispo, del Consejo Presbiteral Diocesano (2001-2005). En el año 2000 fue nombrado Delegado Diocesano de Pastoral Familiar hasta que, en 2005, Mons. Rafael Palmero Ramos lo eligió para desempeñar el cargo de Vicario General de la Diócesis. De 2004 a 2005 fue, además, confesor ordinario del Seminario Menor Diocesano “San Juan de Ávila” así como, de 2005 a 2008, miembro del Colegio de Consultores de la Diócesis y Profesor de Teología del Matrimonio en el Instituto Teológico del Seminario Mayor de San José (2007). En enero de 2006, y hasta septiembre de 2007, durante el periodo de sede vacante producida por el traslado de Mons. Rafael Palmero Ramos a la Diócesis de Orihuela-Alicante, fue nombrado por la Santa Sede Administrador Apostólico de la Diócesis de Palencia.El 1 de Mayo de 2008, momento en el que desempeñaba el cargo de Vicario General de la Diócesis de Palencia y era el Capellán del Noviciado de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados, se hizo público su nombramiento como Obispo de Osma-Soria. El 6 de Julio de 2008 recibió de manos del entonces Nuncio Apostólico de Su Santidad en España, Mons. Manuel Monteiro de Castro, la ordenación episcopal y tomó posesión canónica de la Diócesis oxomense-soriana.Ha publicado varios libros sobre el matrimonio y la familia: “Juntos cuidamos nuestro amor. Convivencias para matrimonios jóvenes”, “Madurando como Matrimonio y como Familia”, “Nos formamos como padres para educar en valores a nuestros hijos” y “Llenos de ilusión preparamos nuestro futuro como matrimonio y familia”, además de múltiples artículos y materiales de trabajo sobre la familia y la pastoral familiar.De su Magisterio episcopal, pueden destacarse las siguientes Cartas pastorales: “Sacerdotes de Jesucristo en el aquí y el ahora de nuestra historia” (2009) con motivo del Año sacerdotal, “Juan de Palafox y Mendoza. Un modelo de fe para el creyente del siglo XXI” (2010), con motivo de la beatificació, “La nueva evangelización y la familia” (2011), “Carta pastoral sobre el Seminario diocesano” (2012), “Itinerario para la evangelización de la familia” (2013), Carta pastoral “Después de la Misión diocesana Despertar a la fe” (2014). Además, ha publicado otros escritos: “La Pastoral Familiar, un proceso continuo de acompañamiento a la familia” (2009), “Los grupos parroquiales de matrimonios jóvenes” (2010), “Unidades de Acción Pastoral. Instrumentos de comunión al servicio de la evangelización” (2010).El 8 de abril de 2016, el papa Francisco lo nombró obispo de Ciudad Real, en sustitución de Antonio Ángel Algora, que renunció por edad. El 21 de mayo del mismo año tomó posesión canónica en la catedral de Santa María del Prado.