1300 pobres invitados al espectáculo «Juicio Universal»

Detalle del Juicio Universal de la Capilla Sixtina

Diversos pobres, sin techo, prófugos, un grupo de encarcelados y familias necesitadas, asisten en la tarde del lunes al espectáculo permanente en escena en el auditorio Via della Conciliazione por invitación del Santo Padre a través de la Limosnería Apostólica

Mil trescientos asientos del gran auditorio de Via della Conciliazione han sido reservados la tarde del 28 de enero para los más necesitados. Así lo ha querido el Papa Francisco, a través de la Limosnería Apostólica y gracias a la disponibilidad inmediata del Artainment Worldwide Shows, arte y entretenimiento.

La invitación es para el live show creado por Marco Balich y que se titula Juicio Universal – Miguel Ángel y los secretos de la Capilla Sixtina, que se ha convertido en un éxito de público y también por parte de la crítica, de casi una hora, y que debutó el 15 de marzo del año pasado ofreciendo, gracias a la tecnología digital, proyecciones de inmersión a 270 grados, además de música, danzas y actuación. Se trata de una experiencia complementaria a la visita de la famosa Capilla Sixtina.

De este modo se ofrece al espectador la sensación – mediante esta extraordinaria fusión de lenguajes y expresiones artísticas – se ser conducido al centro de la Capilla más famosa del mundo y de ser acompañado en un viaje a través del tiempo para descubrir los secretos de esta obra de arte de Miguel Ángel definido por los estudiosos un ejemplo excelente de Biblia Pauperum.

Y precisamente a ellos, a los pobres, a los encarcelados, a los sin techo y a los prófugos, con sus acompañantes, hoy ha sido reservada la entera réplica de este espectáculo que desde hace meses se ha convertido en una cita permanente.

(Gabriella Ceraso – Ciudad del Vaticano, vaticannews.va)

 

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 40702 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).