Presencia del amor de Dios

Mons. Àngel Saiz Me­ne­ses          Durante las pasadas fiestas navideñas tuve ocasión de leer un libro titulado Historia de la espiritualidad  cristiana. Al llegar al siglo XVII, me detuve en la figura de san Vicente de Paúl (1581-1660) entre otras personas representativas del catolicismo en Francia. Organizó formas estables de servicio a las personas marginadas, fundó las «Hijas de la Caridad», primera institución femenina que vivió la consagración en el mundo, entre la gente, con los enfermos y los necesitados. Para él la vida interior de oración es esencial, y siendo de natural muy organizativo y práctico, toda su actividad se fundamentaba en una profunda intimidad con Jesucristo. También subrayaba la actitud de confianza y abandono en Dios, la caridad afectiva y efectiva, entregándose con  generosidad y a la vez confiando en la Providencia y en la gracia de Dios.

Al leer estas páginas dedicadas a san Vicente de Paúl, no pude menos que acordarme de la comunidad de Hijas de la Caridad que atienden la Fundación Busquets de la ciudad de Terrassa desde el año 1903. Su trabajo consiste en la atención a niños, adolescentes y jóvenes con problemáticas familiares duras, también a personas sin techo y en riesgo de exclusión social con servicio de comedor diario, ducha, ropero y pisos, y finalmente la atención a familias con dificultades con un servicio de distribución de alimentos y ropa. Además atienden una residencia de jóvenes.

La dedicación de las Hijas de la Caridad es un ejemplo de gran tarea que las personas consagradas realizan desde la Iglesia en favor de la sociedad. Las personas que forman parte pueden vivir su consagración de diversas formas. A través del tiempo, desde las primeras comunidades cristianas hasta hoy, la vida consagrada ha adquirido diversidad de modos, desde quienes se dedican a la oración en un lugar apartado del mundo, hasta quienes viviendo en el mundo se consagran desde sus actividades seculares.​ La vida consagrada está constituida por los Institutos de vida consagrada, los Institutos seculares  y las Sociedades de Vida Apostólica. A ellos se les suman otras formas como el Orden de las vírgenes, la vida eremítica y las nuevas formas de vida consagrada. ​

En nuestra diócesis la vida consagrada tiene una presencia importante en diferentes ámbitos a través de 48 comunidades femeninas y 10 masculinas. Se dedican a la enseñanza 33 comunidades. Se dedican también a la acción caritativa y social 14 comunidades. Hay tres monasterios de vida contemplativa y oración,  y 7 comunidades que se dedican a casas de espiritualidad. También un buen número de ellas colaboran en las parroquias, y de hecho 13 parroquias son regentadas por religiosos.

El próximo 2 de febrero, festividad de la Presentación del Señor, se celebra la Jornada Mundial de la Vida Consagrada. Este año el lema es: “Padre nuestro. La vida consagrada, presencia del amor de Dios”. Somos conscientes de que cada consagrado es presencia del amor de Dios con su vida y testimonio y nos anuncia que Dios es Padre, un Dios que ama con entrañas de misericordia. Como nos recordaba el santo padre emérito Benedicto XVI, en el inicio de la carta encíclica Deus Caritas est citando al apóstol san Juan, Dios es amor, y quien permanece en el amor permanece en Dios y Dios permanece en él (Cf. 1 Jn 4, 16). Se trata de hacer presente el amor de Dios sobre todo con la vida, con el testimonio, con la entrega generosa, y cuando sea conveniente, también con la palabra. Esta tarde, Dios mediante, me encontraré con la mayoría ellos en una jornada de reflexión y celebración y expresamos nuestro agradecimiento a tantos miembros de la vida consagrada que han hecho de su existencia una ofrenda agradable a Dios y fecunda al servicio de los hermanos.

 

+ Josep Àngel Saiz Meneses

Obispo de Terrassa

Mons. Josep Àngel Saiz Meneses
Acerca de Mons. Josep Àngel Saiz Meneses 364 Articles
Mons. Josep Àngel Saiz Meneses nació en Sisante (Cuenca) el 2 de agosto de 1956. En el año 1965 la familia se trasladó a Barcelona y se instaló en el barrio de Sant Andreu de Palomar. Ingresó en el Seminario Menor Nostra Senyora de Montalegre de Barcelona en el 1968. Posteriormente realizó estudios de Psicología en la Universidad de Barcelona entre los años 1975 y 1977. Participó activamente como miembro del Movimiento de Cursillos de Cristiandad de Jóvenes. Posteriormente estudió en el Seminario Mayor de Toledo los cursos de filosofía, espiritualidad y teología (1977- 1984) y fue ordenado presbítero en la Catedral de Toledo el 15 de julio de 1984. El mismo año obtuvo el Bachillerato en Teología por la Facultad de Teología de Burgos. En la archidiócesis toledana tuvo diversos destinos, primero como párroco en Los Alares y Anchuras de los Montes (1984-1985) y después como vicario de Illescas (1986-1989). El curso 1985-1986 fue capellán soldado en el Hospital de Valladolid. Entre otros servicios realizados en Toledo fue también consiliario de zona de los Equipos de la Madre de Dios (1986-1989), consiliario de zona del Movimiento de Maestros y profesores Cristianos (1986-1989) y profesor de religión en la Escuela de F.P. La Sagra de Illescas (1986-1989). El año 1989 regresó a Barcelona y fue nombrado vicario en la parroquia de Sant Andreu del Palomar, y el 1992 rector de la Iglesia de la Mare de Déu del Roser en Cerdanyola y Responsable de la Pastoral Universitaria en la Universitat Autònoma de Barcelona. También el mismo año 1992 fue nombrado responsable del SAFOR (Servei d'Assistència i Formació Religiosa) de la Universitat Autònoma de Barcelona y Responsable del CCUC (Centre Cristià d'Universitaris de Cerdanyola del Vallès). El año 1995 fue nombrado Consiliario Diocesano del Movimiento Cursillos de Cristiandad. Obtuvo la licenciatura en la Facultad de Teologia de Catalunya el año 1993 con la tesina: “Génesis y teología del Cursillo de Cristiandad”, dirigida por el Dr. Josep M. Rovira Belloso, y publicada el año 1998. En la misma Facultat de Teologia ha realizado los cursos de doctorado. Ha publicado diversos artículos sobre la evangelización y la pastoral en el mundo juvenil, en especial en la revista Ecclesia, y comenzó la elaboración de la tesis doctoral sobre “Agents i institucions d'evangelització”. El 6 de mayo del año 2000 fue nombrado Secretario General y Canciller del Arzobispado de Barcelona y el 10 de abril del 2001 miembro del Colegio de Consultores de la misma archidiócesis. El 30 de octubre de 2001 fue nombrado Obispo titular de Selemsele y Auxiliar de Barcelona y consagrado el 15 de diciembre del mismo año en la Catedral de Barcelona. El 15 de junio de 2004 fue nombrado primer obispo de la nueva diócesis erigida de Terrassa y Administrador Apostólico de la archidiócesis de Barcelona y de la nueva diócesis de Sant Feliu de Llobregat. El 25 de julio tomó solemne posesión en la S. I. Catedral Basílica del Sant Esperit en Terrassa. En la Conferencia Episcopal Española es el Presidente de la Comisión de Seminarios y Universidades.