Elsa González: «Se hace un pe­rio­dis­mo de de­cla­ra­cio­nes o de pro­pa­gan­da; da­mos voz a quien tie­ne poco que de­cir»

La Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS) ha entregado los Premios ¡Bravo! 2018. El acto ha tenido lugar a las 12.00 horas del miércoles 23 de enero en la sede de la Conferencia Episcopal Española.

En nombre de los premiados la periodista Elsa González, Premio ¡Bravo! Especial ha leído las palabras de agradecimiento por este galardón. Con este motivo ha in­sis­ti­do en cómo la “éti­ca y res­pon­sa­bi­li­dad son los gran­des re­tos del pe­rio­dis­mo”, re­cor­dan­do a su vez que la “so­cie­dad ac­tual ne­ce­si­ta un ejer­ci­cio pro­fe­sio­nal com­pe­ten­te”, para re­co­no­cer des­pués que “el pe­rio­dis­mo cons­tru­ye a dia­rio de­mo­cra­cia”.

Palabras de Elsa González en nombre de los premiados

Se­ño­res obis­pos, sa­cer­do­tes, pe­rio­dis­tas… se­ño­ras y se­ño­res:

Gra­cias, de co­ra­zón, al ju­ra­do. Va­lo­ro su osa­día y su ge­ne­ro­si­dad.

Cuán­to hu­bie­ra dis­fru­ta­do mi pa­dre con vues­tra de­ci­sión. Lo hace, por los dos, mi ma­dre, que me ha guia­do por el ca­mino de la fe. Y mi her­mano, jun­tos com­par­ti­mos una gran pér­di­da. Agra­dez­co, muy es­pe­cial­men­te, a mis hi­jos ha­ber­me acom­pa­ña­do y apo­ya­do siem­pre. Me sien­to or­gu­llo­sa de ellos.

Gra­cias a mis ami­gos por es­tar con­mi­go. A mis alum­nos y com­pa­ñe­ros de pro­fe­sión: con mu­chos de vo­so­tros he apren­di­do y dis­fru­ta­do… en el dia­rio Pue­blo, en la SER, el CEU, TVE, aho­ra en Te­le­ma­drid. Y siem­pre en la COPE, mi casa du­ran­te dé­ca­das.

Hoy re­cuer­do muy es­pe­cial­men­te a quien me con­tra­tó, José Luís Gago. Una per­so­na lle­na de hu­ma­ni­dad e in­te­li­gen­cia, que ilu­mi­nó la in­tra­his­to­ria de la Ca­de­na. Se pro­pu­so con­ver­tir a la COPE en una ra­dio com­pe­ti­ti­va, sin aban­do­nar su iden­ti­dad. Como tes­ti­mo­nio co­lo­có en el din­tel de ac­ce­so a los es­tu­dios para en­trar en an­te­na, el men­sa­je que trans­mi­te San Juan. Casi un ju­ra­men­te hi­po­crá­ti­co para los pe­rio­dis­tas “La ver­dad os hará li­bres”.

Gago fue un pe­rio­dis­ta de raza y de prin­ci­pios…

Como el maes­tro de re­por­te­ros pre­mia­do hoy, Tico Me­di­na.

La plu­ma há­bil de Luis del Val.

Los pro­fe­sio­na­les de “Aquí la Tie­rra”.

El exi­to­so you­tou­ber, Da­niel Pa­jue­lo.

El ejem­plo so­cial de unos “Cam­peo­nes”, que nos pre­sen­ta Álva­ro Lon­go­ria

Com­par­tir a tra­vés de la pu­bli­ci­dad con Con­tra­pun­to BBDO para Lo­te­ría Na­cio­nal

La hu­ma­ni­dad de La Voz del De­sier­to.

La pro­fe­sio­na­li­dad de OFI­CIA, de las dió­ce­sis de Ara­gón, y del se­ma­na­rio El Eco, de ladió­ce­sis de Si­güen­za-Gua­da­la­ja­ra.

Y el me­dio si­glo de la pu­bli­ca­ción Misa Do­mi­ni­cal.

En­ho­ra­bue­na. Lo digo con emo­ción. Re­ci­bi­mos un pre­mio que ins­pi­ra res­pe­to. La mis­ma con­si­de­ra­ción que pre­ci­sa y me­re­ce el Pe­rio­dis­mo en nues­tra so­cie­dad.

Per­mi­tid­me tam­bién que va­lo­re, muy es­pe­cial­men­te, el es­fuer­zo y la leal­tad de quie­nes me han acom­pa­ña­do du­ran­te ocho años al fren­te de la Fe­de­ra­ción de Aso­cia­cio­nes de Pe­rio­dis­tas de Es­pa­ña, la FAPE: Lle­ga­mos en ple­na cri­sis, con un mo­de­lo de ne­go­cio pe­rio­dís­ti­co que ha­cía aguas y que oca­sio­nó EREs, cie­rre de me­dios, pre­ca­rie­dad… Este equi­po tra­ba­jó in­ten­sa­men­te para for­ta­le­cer la ca­li­dad y la éti­ca. Sólo así, el pe­rio­dis­mo cum­ple su fun­ción de con­trol al po­der y ayu­da a ge­ne­rar una opi­nión pú­bli­ca crí­ti­ca y li­bre. Po­ten­cia­mos la crea­ción de co­le­gios pro­fe­sio­na­les. In­cor­po­ra­mos a la Aso­cia­ción de Ca­ta­lu­ña. La Fe­de­ra­ción cu­brió toda nues­tra geo­gra­fía. Y es que la uni­dad pro­por­cio­na fuer­za. Con­gre­so y Se­na­do apro­ba­ron, en pleno y por una­ni­mi­dad, el Ma­ni­fies­to de la FAPE en de­fen­sa del Pe­rio­dis­mo.

Tam­bién vi­vi­mos mo­men­tos de de­sola­ción como el se­cues­tro de seis re­por­te­ros. Uno de ellos, Pam­plie­ga, qué gra­to, fue Pre­mio Bra­vo el año pa­sa­do. Pe­rio­dis­tas con arro­jo que evi­tan el apa­gón in­for­ma­ti­vo en zo­nas de con­flic­to, a ve­ces, por 30 eu­ros la cró­ni­ca. Y quie­ro des­ta­car a los lla­ma­dos “fi­xer“, esos in­for­ma­do­res lo­ca­les que ex­po­nen su vida y la de su fa­mi­lia, que per­ma­ne­cen…. cuan­do el co­rres­pon­sal se va.

[quote]Los me­dios de co­mu­ni­ca­ción ya no son los úni­cos in­ter­me­dia­rios de la in­for­ma­ción, pero aho­ra de­be­mos ser los úni­cos fia­bles.[/quote]

Tra­ta­mos de es­tar a la al­tu­ra, sin aho­rrar erro­res, por­que solo los que na­ve­gan, como de­cía Elliot, sa­ben lo le­jos que pue­den lle­gar. Y es tan útil la au­to­crí­ti­ca como fo­men­tar la au­to­es­ti­ma. Creo que la de­mo­cra­cia tie­ne una deu­da con la pren­sa.

Los me­dios de co­mu­ni­ca­ción ya no son los úni­cos in­ter­me­dia­rios de la in­for­ma­ción, pero aho­ra de­be­mos ser los úni­cos fia­bles. El fi­ló­so­fo, Da­niel In­ne­ra­rity cree que la de­sin­ter­me­dia­ción tie­ne mu­chos efec­tos de­mo­cra­ti­za­do­res, pero deja a las per­so­nas en una si­tua­ción de ma­yor vul­ne­ra­bi­li­dad. Y es que es­ta­mos so­bre­car­ga­dos por un flu­jo de opi­nio­nes que ape­nas po­de­mos pro­ce­sar y ase­dia­dos por co­rrien­tes emo­cio­na­les desata­das. El pe­rio­dis­mo es im­pres­cin­di­ble para esa me­dia­ción in­for­ma­ti­va pro­fe­sio­nal.

Y ante la fa­la­cia de que cual­quier ciu­da­dano es un in­for­ma­dor en po­ten­cia, al col­gar una no­ti­cia en la red, les ase­gu­ro que cuan­to ma­yor es el vo­lu­men de no­ti­cias más ne­ce­sa­rios so­mos los pe­rio­dis­tas… para des­ta­car con cri­te­rio lo sus­tan­cial, con­tex­tua­li­zar los he­chos y va­lo­rar su im­por­tan­cia, con­fir­mar, ana­li­zar la fuen­te y con­tar­lo con pro­fe­sio­na­li­dad. El buen pe­rio­dis­ta, afir­ma In­dro Mon­ta­na­ne­lli, no se li­mi­ta a des­cri­bir. Apor­ta va­lor aña­di­do a la ac­tua­li­dad.

Las re­des so­cia­les son fun­da­men­ta­les, pero como fuen­te in­for­ma­ti­va que es pre­ci­so con­fir­mar. El Pre­si­den­te Oba­ma fue el pri­me­ro en uti­li­zar­las y, des­de en­ton­ces, son ha­bi­tua­les has­ta para el Papa, con men­sa­jes hon­dos, cla­ros y con­ci­sos. Ca­rac­te­rís­ti­cas cla­ve de la co­mu­ni­ca­ción ac­tual.

La tec­no­lo­gía ha trans­for­ma­do los so­por­tes y la pro­pia teo­ría de la in­for­ma­ción. Pero, no ha mo­di­fi­ca­do los prin­ci­pios del pe­rio­dis­mo.

En la nue­va So­cie­dad de la In­for­ma­ción las no­ti­cias lle­gan a tiem­po real. In­ter­net ha mul­ti­pli­ca­do la ve­lo­ci­dad, pero no el ri­gor. Ese es el pa­pel del pe­rio­dis­mo, el me­jor alia­do para ve­ri­fi­car ru­mo­res y des­en­tra­ñar no­ti­cias fal­sas.

[quote]El pe­rio­dis­ta es el gran in­ter­pre­te crí­ti­co en la era de In­ter­net, por eso es im­pres­cin­di­ble una for­ma­ción ex­haus­ti­va y es­pe­cí­fi­ca[/quote]

Un ex­per­to en esta ma­te­ria, Marc Amo­rós, au­gu­ra que en 2022 la mi­tad de las no­ti­cias pu­bli­ca­das en re­des so­cia­les se­rán fal­sas. La úl­ti­ma ten­den­cia en fake news se lla­ma deep­fa­ke. Son men­ti­ras di­fun­di­das en for­ma­to de ví­deo con una tec­no­lo­gía que per­mi­te po­ner en boca de cual­quier per­so­na­je las fra­ses que se desee.

De qué sir­ven tan­tas po­si­bi­li­da­des de re­ci­bir in­for­ma­ción si su con­te­ni­do no es fia­ble. El pe­rio­dis­ta es el gran in­ter­pre­te crí­ti­co en la era de In­ter­net, por eso es im­pres­cin­di­ble una for­ma­ción ex­haus­ti­va y es­pe­cí­fi­ca, de la que fue pre­cur­sor el car­de­nal He­rre­ra Oria. El pe­rio­dis­mo, así, es mu­cho más que un ofi­cio.

El maes­tro de éti­ca, el co­lom­biano Ja­vier Res­tre­po, cree que si la Uni­ver­si­dad solo en­se­ña téc­ni­ca, el pe­rio­dis­ta sale sin ar­mas para en­fren­tar­se a un ofi­cio que, para ser digno, pre­ci­sa una gran re­ser­va in­te­rior. Fun­da­men­tal­men­te con­cien­cia… para dis­tin­guir la Ley de la éti­ca y ha­cer pe­rio­dis­mo hu­mano y hu­ma­ni­zan­te; ca­paz de adop­tar de­ci­sio­nes a la ve­lo­ci­dad que cir­cu­la la in­for­ma­ción.

Ética y res­pon­sa­bi­li­dad son los gran­des re­tos del pe­rio­dis­mo. Ka­pus­cins­ki no creía en el pe­rio­dis­mo im­pa­si­ble. Juan Pa­blo II se re­fe­ría a la ver­dad y a la so­li­da­ri­dad, como ele­men­tos cla­ves que per­mi­ten a los pro­fe­sio­na­les con­ver­tir­se en pro­mo­to­res de la paz.

Pero, no todo de­pen­de del pe­rio­dis­ta. Los go­bier­nos tie­nen la obli­ga­ción de for­jar ciu­da­da­nos crí­ti­cos y for­mar para va­lo­rar la in­for­ma­ción e in­ter­pre­tar los con­te­ni­dos. Por eso de­man­da­mos que se en­se­ñe a los ado­les­cen­tes la fun­ción de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Es de­cir, el va­lor de la ver­dad. Y cómo, a ve­ces, no bas­ta con ex­po­ner­la. Como apun­ta­ba Aris­tó­te­les, con­vie­ne mos­trar la cau­sa de la fal­se­dad.

[quote]Los con­te­ni­dos se han ali­ge­ra­do, no siem­pre ofre­cen la pro­fun­di­dad que me­re­cen. Se hace un pe­rio­dis­mo de de­cla­ra­cio­nes o de pro­pa­gan­da y da­mos voz a quien tie­ne poco que de­cir.[/quote]

Y la res­pon­sa­bi­li­dad em­pre­sa­rial es enor­me. Al­gu­nos, atra­pa­dos por la cri­sis se han apea­do de la éti­ca. El pe­rio­dis­mo pre­ci­sa del mer­ca­do para ser li­bre, pero cuan­do la in­for­ma­ción se mer­can­ti­li­za deja de ser­lo. La co­mu­ni­ca­ción no es una in­dus­tria cual­quie­ra, po­see unas do­sis de ser­vi­cio pú­bli­co que le con­fie­re una res­pon­sa­bi­li­dad di­fe­ren­te, de­bi­do a su enor­me ca­pa­ci­dad de in­fluen­cia para trans­for­mar un país. En 1971, una mu­jer, Kat­ha­ri­ne Graham, con­vir­tió un pe­rió­di­co me­dio­cre, The Wa­shing­ton Post, en una ins­ti­tu­ción. No fue fá­cil apos­tar por la in­ves­ti­ga­ción de dos vein­tea­ñe­ros, el Wa­ter­ga­te.

Los con­te­ni­dos se han ali­ge­ra­do, no siem­pre ofre­cen la pro­fun­di­dad que me­re­cen. Se hace un pe­rio­dis­mo de de­cla­ra­cio­nes o de pro­pa­gan­da y da­mos voz a quien tie­ne poco que de­cir.

Mu­chos de­ba­tes no son más pro­fe­sio­na­les: se ha im­pues­to el es­pec­tácu­lo de la ten­sión, la po­si­ción po­lí­ti­ca pre­de­ter­mi­na­da y la po­lé­mi­ca como ne­go­cio te­le­vi­si­vo. El pre­mio Nó­bel, Var­gas Llo­sa, afir­ma que la se­cue­la de esta cul­tu­ra del es­pec­tácu­lo es el pro­ta­go­nis­mo que han al­can­za­do los bu­fo­nes. Ase­gu­ra que des­ba­ra­ta las fron­te­ras en­tre la ver­dad y la men­ti­ra, los va­lo­res mo­ra­les, la na­tu­ra­le­za de las ins­ti­tu­cio­nes y la vida po­lí­ti­ca. Es di­fí­cil po­ner­le freno y no li­mi­tar la li­ber­tad, de ahí que la cla­ve se ha­lle en la au­to­rre­gu­la­ción.

La so­cie­dad ac­tual ne­ce­si­ta un ejer­ci­cio pro­fe­sio­nal com­pe­ten­te, cons­cien­te de su po­der de in­fluen­cia; que pro­yec­te su sen­ti­do de la ver­dad, de la hu­ma­ni­dad y de la éti­ca; con ca­li­dad para ge­ne­rar cri­te­rio en la opi­nión pú­bli­ca. Y en esa mi­sión la mu­jer debe in­cre­men­tar su pa­pel. En las em­pre­sas pe­rio­dís­ti­cas el 75% de los car­gos di­rec­ti­vos lle­van nom­bre de va­rón.

[quote]La so­cie­dad ac­tual ne­ce­si­ta un ejer­ci­cio pro­fe­sio­nal com­pe­ten­te, cons­cien­te de su po­der de in­fluen­cia; que pro­yec­te su sen­ti­do de la ver­dad, de la hu­ma­ni­dad y de la éti­ca[/quote]

El pe­rio­dis­mo cons­tru­ye a dia­rio de­mo­cra­cia. Es li­ber­tad si se ejer­ce con res­pon­sa­bi­li­dad y ri­gor.

Pa­ra­fra­sean­do al fi­ló­so­fo Ja­vier Gomá, so­mos li­bres, aho­ra de­be­mos ser éti­cos. Es de­cir, per­se­guir ma­yor jus­ti­cia, equi­dad y hu­ma­ni­dad a tra­vés del pe­rio­dis­mo. Te­ne­mos que ser ca­pa­ces de ges­tio­nar la cre­cien­te com­ple­ji­dad del mun­do. Y solo po­de­mos ha­cer­lo con vo­ca­ción de ser­vi­cio a la ver­dad. Eso es pe­rio­dis­mo.

Son mo­ti­vos para lu­char y tam­bién para in­cre­men­tar nues­tra con­fian­za y de­ter­mi­na­ción.

Como dice la can­ción del gru­po ir­lan­dés U2: la me­lo­día más dul­ce es la que aún no he­mos es­cu­cha­do.

Reite­ro mi emo­ción y mi agra­de­ci­mien­to por el pre­mio.

Bue­nos días y bue­na suer­te.

 

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 40347 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).