En camino hacia la unidad

Mons. Fran­cesc Par­do          Del 18 al 25 de enero celebramos el octavario de plegaria por la unidad de los cristianos. Durante estos días necesitamos orar, pero también interesarnos por la unidad de quienes somos cristianos. Por ello me permito dirigiros esta reflexión.

Hay que distinguir entre ecumenismo y diálogo interreligioso. El diálogo interreligioso se refiere al conocimiento y la colaboración entre las diversas religiones. El ecumenismo es el camino, iniciado hace muchos años, para conseguir la unidad entre los cristianos separados en iglesias diferentes.

El movimiento ecuménico se inició el año 1910 en el ámbito de las iglesias evangélicos (protestantes) en Edimburgo en un contexto misionero. Nuestra Iglesia Católica inicia diálogos con el movimiento años más tarde, pero es en el pontificado de San Juan XXIII y en el curso del Concilio Vaticano II cuando se incorpora plenamente al movimiento ecuménico. Desde Juan XXIII hasta el papa Francisco, todos los papas han impulsado el proceso hacia la unidad por medio de documentos y acciones.

Menciono aquí algunos hechos para mostrar la importancia y la actualidad de este camino hacia la unidad.

En nuestra Iglesia de Girona, a la comunidad anglicana les hemos cedido algunos templos para que puedan celebrar su culto. Este hecho, todo hay que decirlo, ha sido criticado en algún medio digital de información religiosa que no lo valora como debería.

El papa san Juan XXIII antes de morir manifestó: “Ofrezco mi vida por la Iglesia, por la continuidad del Concilio Ecuménico, por la paz en el mundo y por la unidad de los cristianos”.

El hermano Roger, fundador de la comunidad ecuménica de Taizé, que acoge cada año a miles de jóvenes, estaba convencido que los cristianos se pueden reconciliar por medio de la plegaria en común, que hace posible acoger el don del Espíritu.

El papa san Pablo VI y el patriarca Atenágoras el año 1965 hicieron una declaración conjunta para borrar de la memoria la sentencia de excomunión del año 1054 entre las Iglesias Católica y Ortodoxa.

El papa Francisco ha dado muchas señales y protagonizado encuentros con los máximos responsables de las otras iglesias, el último en una ceremonia ecuménica con el presidente de la Federación Luterana Mundial, con motivo del 500 aniversario de la reforma de Lutero.

La pregunta, de todas formas, es qué podemos hacer hoy en día para seguir avanzando hacia la unidad. La propia Iglesia nos ofrece el itinerario.

  • Renovación de la propia Iglesia siendo fiel a su vocación y misión, ayudados por los movimientos bíblicos y litúrgicos, la catequesis, la predicación de la Palabra de Dios, el servicio para con los necesitados y el compromiso con la justicia.
  • Conversión interior de todos nosotros para ser más fieles al Evangelio.
  • Oración por la unidad
  • Conocimiento mutuo de las diversas iglesias, de la doctrina, de la historia, de la vida espiritual y cultural.

La unidad de los cristianos es un factor importante de nuestra fe como creyentes en Jesucristo, que oró para que todos fuésemos uno, por la unidad de sus discípulos. Estamos invitados a desear y a trabajar en favor de la unidad porque creemos en Jesucristo, porque queremos ser coherentes con el Evangelio, porque hemos de dar testimonio ante el mundo de unidad y de amor, a semejanza de la Trinidad.

Todo ello sin olvidar que la unidad, que no significa uniformidad, no es únicamente resultado de nuestros esfuerzos, sino un don de Dios.

Y no olvidemos, en este camino hacia la unidad, todo aquello que ya nos une ahora.

 

+Francesc Pardo i Artigas

Obispo de Girona

Mons. Francesc Pardo i Artigas
Acerca de Mons. Francesc Pardo i Artigas 392 Articles
Francesc Pardo i Artigas nació en Torrellas de Foix (comarca del Alt Penedès, provincia de Barcelona), diócesis de Sant Feliu de Llobregat, el 26 de junio de 1946. Ingresó en el Seminario Menor de Barcelona y siguió estudios eclesiásticos en el Seminario Mayor, de la misma diócesis. Se licenció en Teología, en la Facultad de Teología de Cataluña. Es autor de diversos artículos sobre temas teológicos publicados es revistas especializadas. Recibió la ordenación presbiteral en la basílica de Santa María de Vilafranca del Penedès, el 31 de mayo de 1973, de manos del cardenal Narcís Jubany. El 16 de julio del 2008, el Papa Benedicto XVI lo nombró Obispo de Girona. Recibió la Ordenación Episcopal el dia 19 de octubre del 2008 en la Catedral de Girona, tomando posesión de la diócesis el mismo día.