Invitados a cambiar de ruta

Mons. Se­bas­tià Tal­ta­vull           Somos invitados a buscar a Dios con la voluntad de querer encontrar. Este movimiento, profundamente humano y espiritual, nos pone en relación con el misterio más grande, un movimiento que es más atracción que búsqueda, porque, en la relación del hombre con Dios, la iniciativa siempre es de Dios. Por ello, celebrar la Epifanía, que significa «manifestación» del Señor, nos sitúa en la órbita de la gratuidad, del don, porque es Dios quien, a través de su Hijo Jesús, tiene la iniciativa de «manifestarse» y darse a conocer. Por nuestra parte, hay que acogerlo con el corazón limpio para verlo en toda su luminosidad y verdad.

Acostumbrados a ciertas inercias, ahora se nos pide ir por este camino, lo que Dios nos traza para poder encontrar y, después, poder anunciar. La obra de la evangelización no es compatible con actitudes de desconfianza y sospecha, por eso los que buscan a Dios son invitados a cambiar de ruta. Muchas veces leemos en la Biblia que Dios nos dice: «mis camino no son los vuestros». De ahí que el Evangelio nos enseñe que la búsqueda sincera de Dios nos lleva al encuentro con él, sin sospechas, ni acomodaciones, ni rebajas.

La Epifanía del Señor abre las puertas de la acogida, del diálogo, de la inculturación de la fe, del aprendizaje mutuo, de la proximidad, de la complementariedad. En este camino nos encontramos con los pobres, para que aprendamos a caminar con ellos y sin ninguna otra credencial que la Palabra de Dios y el testimonio que nace de su Amor.

Por otra parte, la apertura que nos pide la manifestación del Niño Dios a todos los pueblos y culturas es lo que nos pone en contacto con muchas personas que no comparten nuestra fe. Nuestra relación con ellas y con las que, por el motivo que sea, se han alejado de Dios y de la Iglesia, puede ser recuperada y afianzada si nuestra actitud es de acogida, de propuesta humilde y de acompañamiento en su búsqueda.

Optar por esta ruta significará algún cambio de mentalidad, el reconocimiento de nuestros errores, el derrumbe de los muros que nos separan, la superación de las intolerancias. Tendremos que tomar la decisión de ir por otro camino, porque el anuncio de Jesucristo y su Evangelio estén totalmente libres de las adherencias que deslucen su contenido y debilitan su fuerza transformadora.

 

+ Se­bas­tià Tal­ta­vull

Obis­po de Ma­llor­ca

 

Comenta esta noticia

Mons. Sebastià Taltavull Anglada
Acerca de Mons. Sebastià Taltavull Anglada 63 artículos
Mons. D. Sebastià Taltavull nace en Ciutadella de Menorca (Baleares), el 28 de enero de 1948. Después de los primeros estudios en la Compañía de Maria y en el Colegio salesiano, el año 1959 ingresa en el Seminario diocesano de Menorca y cursa los estudios de Humanidades, Filosofía y Teología.El 23 de septiembre de 1972 recibe la ordenación sacerdotal en la Catedral de Menorca, después de cursar estudios en la Facultad de Teología de Cataluña y obtener la Licenciatura en Teología dogmática.CARGOS PASTORALESEl mismo día de la ordenación sacerdotal es nombrado Director de la Casa diocesana de Espiritualidad de Monte-Toro (1972-1984) y Delegado diocesano de Juventud (1972-1989). Dos años después, Rector del Santuario Diocesano de la Virgen de Monte-Toro, Patrona de Menorca (1975-1984).Es elegido Secretario del primer Consejo Diocesano de Pastoral (1973-1977) y Secretario del Consejo del Presbiterio y Colegio de Consultores (1983-1989). Fue Consiliario del Movimiento de Jóvenes Cristianos, de grupos de Revisión de Vida del MUEC y de Escultismo entre 1977 y 1989.Recibe el encargo de Formador (1977-1984) y Profesor de Teología dogmática (1977-1994) del Seminario y del Instituto Diocesano de Teología. Fue Rector del Seminario Diocesano de 1995 a 2002. El año 1984 es nombrado Párroco de San Rafael de Ciutadella, cargo que ejerce hasta 1992, año en que es nombrado Consiliario del Centro Catequístico de San Miguel (1992-2005).El 23 de septiembre de 1989 es nombrado Vicario General de la Diócesis de Menorca y Moderador de la Curia, cargos que ejerce hasta el año 2002, año en que es nombrado Párroco de Ntra. Sra. del Rosario de la Catedral y de San Francisco de Asís de Ciutadella y elegido Deán-Presidente del Cabildo y Penitenciario de la Catedral (2002-2005). Le es asignada la tarea de Moderador de la Asamblea Diocesana de Menorca celebrada entre los años 1996-1998.Además de trabajar en el Secretariado Diocesano de Catequesis en los Departamentos de Catequesis de adolescentes y jóvenes (1973-1995) es nombrado Delegado Diocesano de Catequesis (1989-1995) y forma parte del Secretariado Interdiocesano de Catequesis de Cataluña y Baleares (SIC), dedicándose especialmente a la catequesis de adolescentes, jóvenes y catequesis familiar.Como Consiliario ha trabajado en los Equipos de Matrimonios de Nuestra Señora (1988-2005) y se ha dedicado a la preparación y formación de catequistas (1973-1998) y de los matrimonios-catequistas de grupos de Catequesis familiar (1998-2005). Para los años 2002-2005 fue nombrado Delegado Diocesano de Medios de Comunicación Social y para las Relaciones Institucionales.Fue nombrado Obispo Auxiliar de Barcelona por Benedicto XVI el 28 de enero de 2009 y recibió la Ordenación episcopal el 21 de marzo de 2009. Es administrador apostólico de Mallorca desde el 8 de septiembre de 2016.OTROS DATOS DE INTERÉSEn la CEE es miembro de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social y Pastoral Social. Anteriormente, fue miembro del Consejo Asesor de la Subcomisión de Catequesis y desde junio de 2005 Director del Secretariado de la Comisión Episcopal de Pastoral de la Conferencia Episcopal Española hasta su nombramiento como Obispo. Desde 2009 hasta 2011 fue miembro de dicha comisión. En 2011, fue elegido Presidente de dicha Comisión.