Declaración de los Obispos de Nueva Zelanda y Polinesia por abusos

Papúa Occidental protesta por la autodeterminación (ANSA)

Los obispos de la Iglesia Anglicana de Aotearoa, Nueva Zelanda y Polinesia han expresado su «profunda decepción» por lo que dicen es la continua represión de los primeros habitantes de Papúa Occidental

Los obispos de la Iglesia Anglicana de Aotearoa, Nueva Zelanda y Polinesia hicieron pública una declaración con un fuerte llamado al respeto de los derechos humanos en Papúa Occidental.

“Hacemos un llamado a nuestros gobiernos para que busquen, a través de la diplomacia, la reparación pacífica de las violaciones de los derechos humanos que están ocurriendo  entre nuestros vecinos de Papúa Occidental” – afirman los prelados – expresando además su “profunda decepción por la continua represión por parte del Gobierno indonesio de los derechos humanos básicos del pueblo de Papúa Occidental”.

Cercanía al pueblo de Papúa Occidental

“Estamos con nuestros hermanos y hermanas de Papúa Occidental en su lucha por determinar su propio destino político – dicen – al tiempo que aseguran su oración “para que el gobierno indonesio ponga fin a todos los abusos y violaciones de los derechos humanos sancionados por el Estado allí”.

Convocatoria a apoyar al pueblo de Papúa Occidental

La Cámara de Obispos de la Iglesia Anglicana en Aotearoa, Nueva Zelanda y Polinesia se dirige también a cada gobierno representado dentro de su jurisdicción para que exprese “claramente su apoyo al pueblo de Papúa Occidental,  en la reparación de sus injusticias históricas”, instándoles al mismo tiempo a que continúen llamando la atención sobre la “violencia étnica sostenida y la continua negación por parte del gobierno indonesio del derecho del primer pueblo a la autodeterminación, y el abuso de sus recursos naturales por parte de corporaciones extranjeras”.

Las palabras de los obispos anglicanos van también a los dirigentes políticos de los países insulares del Pacífico: Vanuatu, la República de las Islas Marshall y Tuvalu, encomendándoles que sigan llamando la «atención internacional» sobre la difícil situación de los pueblos de Papúa Occidental.

Unidad y solidaridad de todos lo papúes con Papúa Occidental

Los obispos de la Iglesia Anglicana se refieren también a la Reunión Regional de Primados de Oceanía – o Fono – que tuvo lugar en Fiji en marzo que reunió a los primates de ANZP, Australia, Melanesia y Papúa Nueva Guinea, junto con el Arzobispo de Canterbury Justin Welby. «Los líderes escucharon historias desgarradoras de violaciones de derechos humanos en Papúa Occidental», dice la declaración. «En la reunión del año pasado, los líderes anglicanos de Oceanía se sintieron conmovidos por la pasión del Arzobispo de Papúa Nueva Guinea, Clyde Igara, quien proclamó: `Soy Papúa Occidental. I am Papuan’, reconociendo así la unidad y la solidaridad de todos los papúes con el pueblo de Papúa Occidental en su búsqueda de la independencia».

En la declaración los obispos condenan la transferencia de la propiedad a Indonesia, diciendo que «el pueblo de Papúa Occidental no tuvo voz en el proceso».

“Desde la «Ley de No Elección» (como se conoce ese proceso electoral entre la mayoría de los papúes) se cree que más de 500.000 personas han sido asesinadas, y se cree que los indígenas papúes están ahora en minoría en su propia tierra”, afirman.

Voces unidas condenan abusos contra la humanidad

«Como Iglesia – continúa la declaración – estamos llamados a abogar por la integridad de toda vida humana creada a imagen de Dios (Génesis 1:27). Por lo tanto, sumamos nuestras voces a las de nuestros hermanos y hermanas bautistas y católicos, y a las voces de otras organizaciones religiosas y seculares que condenan los abusos contra la humanidad y el medio ambiente que continúan ocurriendo en Papúa Occidental”.

(María Cecilia Mutual – Ciudad del Vaticano, vaticannews.va)

 

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 39185 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).