Escuchar, amar y liberar a los pobres

Mons. Se­bas­tià Tal­ta­vull           Una jornada mundial, la de los pobres, que sirve para hacer un serio examen de conciencia y darnos cuenta de si realmente somos capaces de escuchar a los pobres. Esta es la llamada que nos hace el Papa Francisco en un día tan singular, «los pobres». Llamar, responder y liberar son tres palabras que nos invitan a hacer un proceso de conversión. La condición de pobreza no se agota en una palabra, sino que se transforma en un grito que llega al corazón de Dios. Pero pide de nosotros la capacidad de escuchar, como lo ha hecho Dios, que no hace oídos sordos a sus clamores. Hagamos que su grito no quede en el vacío, en el silencio cómplice que se desentiende de su miseria. Demos respuesta a ello, que es un corazón que ve dónde se necesita amor y actúa en consecuencia.

El papa Francisco lo define muy bien cuando dice que «el pobre, cuando es amado, es apreciado como de alto valor, y esto diferencia la auténtica opción por los pobres de cualquier ideología, de cualquier intento de utilizar a los pobres al servicio de intereses personales o políticos. Solo desde la proximidad real y cordial podemos acompañarlos adecuadamente en su camino de liberación» (EG 199). Sin embargo, ¿cómo hacerlo? La primera actitud es acortar distancias, echar prejuicios, vencer actitudes de prepotencia, crear vínculos de proximidad y de empatía, ser más humildes. Después hará falta pasar a actuaciones concretas de acompañamiento, de inserción y de trabajo compartido. Es una cuestión de justicia.

Todo esto y más será posible si el contacto real con los pobres nos desinstala y nos hace salir de las habituales comodidades que nos impiden ver con los ojos de la caridad, la que poco a poco va abriéndose camino. Si es así, no excluiremos la generosidad de compartir con ellos lo que somos y, como consecuencia, lo que tenemos, no dando solo lo que nos sobra, sino incluso lo que creemos imprescindible debido a las necesidades que nos hemos creado. Con todo, pensemos que la peor discriminación que sufren los pobres es la falta de atención espiritual, aspecto a menudo olvidado, al que no se llega y espera urgente respuesta por parte del que desea ser coherente con su fe y quiere comunicar Evangelio.

+ Se­bas­tià Tal­ta­vull

Obis­po de Ma­llor­ca

Mons. Sebastià Taltavull Anglada
Acerca de Mons. Sebastià Taltavull Anglada 133 Articles
Mons. D. Sebastià Taltavull nace en Ciutadella de Menorca (Baleares), el 28 de enero de 1948. Después de los primeros estudios en la Compañía de Maria y en el Colegio salesiano, el año 1959 ingresa en el Seminario diocesano de Menorca y cursa los estudios de Humanidades, Filosofía y Teología. El 23 de septiembre de 1972 recibe la ordenación sacerdotal en la Catedral de Menorca, después de cursar estudios en la Facultad de Teología de Cataluña y obtener la Licenciatura en Teología dogmática. CARGOS PASTORALES El mismo día de la ordenación sacerdotal es nombrado Director de la Casa diocesana de Espiritualidad de Monte-Toro (1972-1984) y Delegado diocesano de Juventud (1972-1989). Dos años después, Rector del Santuario Diocesano de la Virgen de Monte-Toro, Patrona de Menorca (1975-1984). Es elegido Secretario del primer Consejo Diocesano de Pastoral (1973-1977) y Secretario del Consejo del Presbiterio y Colegio de Consultores (1983-1989). Fue Consiliario del Movimiento de Jóvenes Cristianos, de grupos de Revisión de Vida del MUEC y de Escultismo entre 1977 y 1989. Recibe el encargo de Formador (1977-1984) y Profesor de Teología dogmática (1977-1994) del Seminario y del Instituto Diocesano de Teología. Fue Rector del Seminario Diocesano de 1995 a 2002. El año 1984 es nombrado Párroco de San Rafael de Ciutadella, cargo que ejerce hasta 1992, año en que es nombrado Consiliario del Centro Catequístico de San Miguel (1992-2005). El 23 de septiembre de 1989 es nombrado Vicario General de la Diócesis de Menorca y Moderador de la Curia, cargos que ejerce hasta el año 2002, año en que es nombrado Párroco de Ntra. Sra. del Rosario de la Catedral y de San Francisco de Asís de Ciutadella y elegido Deán-Presidente del Cabildo y Penitenciario de la Catedral (2002-2005). Le es asignada la tarea de Moderador de la Asamblea Diocesana de Menorca celebrada entre los años 1996-1998. Además de trabajar en el Secretariado Diocesano de Catequesis en los Departamentos de Catequesis de adolescentes y jóvenes (1973-1995) es nombrado Delegado Diocesano de Catequesis (1989-1995) y forma parte del Secretariado Interdiocesano de Catequesis de Cataluña y Baleares (SIC), dedicándose especialmente a la catequesis de adolescentes, jóvenes y catequesis familiar. Como Consiliario ha trabajado en los Equipos de Matrimonios de Nuestra Señora (1988-2005) y se ha dedicado a la preparación y formación de catequistas (1973-1998) y de los matrimonios-catequistas de grupos de Catequesis familiar (1998-2005). Para los años 2002-2005 fue nombrado Delegado Diocesano de Medios de Comunicación Social y para las Relaciones Institucionales. Fue nombrado Obispo Auxiliar de Barcelona por Benedicto XVI el 28 de enero de 2009 y recibió la Ordenación episcopal el 21 de marzo de 2009. Es administrador apostólico de Mallorca desde el 8 de septiembre de 2016. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE es miembro de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social y Pastoral Social. Anteriormente, fue miembro del Consejo Asesor de la Subcomisión de Catequesis y desde junio de 2005 Director del Secretariado de la Comisión Episcopal de Pastoral de la Conferencia Episcopal Española hasta su nombramiento como Obispo. Desde 2009 hasta 2011 fue miembro de dicha comisión. En 2011, fue elegido Presidente de dicha Comisión.