La Pastoral Gitana en España se acerca a las parroquias


Teniendo en cuenta la riqueza humana, cultural y espiritual que aporta la comunidad gitana en España, los obispos alientan a intensificar el trabajo pastoral en las parroquias locales y a trabajar juntos en un ambiente marcado por la armonía, la fraternidad y la integración.

El pueblo gitano en España, presente desde el año 1425, es actualmente una minoría social muy importante. A través del documento La Iglesia Española y los gitanos, la comunidad católica de este país hace suyas las palabras del papa Pablo VI en 1965:

“Vosotros estáis en el corazón de la Iglesia”; y se compromete a través de la Pastoral Gitana, a su promoción y evangelización, fomentando un reconocimiento explícito de su identidad cultural, compartiendo con ellos tanto gozos y progresos, como también sufrimientos.

La riqueza de los valores del pueblo gitano

Son muchos los valores que promueven la cultura y la tradición gitana en las sociedades en las que conviven y que al mismo tiempo desempeñan un papel fundamental en el desarrollo de toda nación: en primer lugar, el respeto a la familia como institución suprema de la sociedad, ya que la identidad personal del gitano viene en gran medida determinada por su familia: siempre será miembro de tal o cual familia y aceptará con “buen espíritu” sus ventajas e inconvenientes.

Respeto por la sabiduría de los mayores

Otro de sus valores es la veneración por los miembros de más edad: los mayores son acreedores de un respeto especial porque acumulan la memoria y la sabiduría de la vida. En momentos delicados buscan el consejo de aquellos que han vivido más años, y que por tanto tienen más experiencia.

Asimismo defienden una concepción más humana del trabajo: no se vive para trabajar, sino que se trabaja para vivir. Lo fundamental para el gitano es la vida, la familia y la buena convivencia. El trabajo es sólo un medio que debe estar al servicio de la vida en sí misma.

La Buena Nueva de Jesucristo

Teniendo en cuenta la riqueza humana, cultural y espiritual que aporta la comunidad gitana en España, los obispos son conscientes de la responsabilidad pastoral que corresponde a la Iglesia en el anuncio de la Buena Nueva de Jesucristo entre ellos.

“ Son muchos los valores que promueven la cultura y la tradición gitana en las sociedades en las que conviven y que al mismo tiempo desempeñan un papel fundamental en el desarrollo de toda nación: en primer lugar, el respeto a la familia como institución suprema de la sociedad ”

Por ello, alientan constantemente a la acción de todos los agentes de pastoral gitana: sacerdotes, miembros de vida consagrada y cristianos laicos, a intensificar el trabajo pastoral en las parroquias locales y a trabajar juntos en un ambiente marcado por la armonía, la fraternidad y la integración.

Una evangelización “con sentir gitano”

La última iniciativa anunciada en la página web de la Conferencia Episcopal española es la edición del curso “Nueva Vida”, de la Escuela de San Andrés que tendrá lugar en Elche, Alicante, del 23 al 25 de noviembre y está destinado tanto a los que acompañan en la pastoral gitana en las diócesis como a los gitanos y gitanas que les pueda interesar.

Ya se ha realizado esta experiencia en las diócesis de Córdoba y Pamplona, donde los participantes han testimoniado una gran satisfacción.

Este curso busca dar respuesta a la necesidad de encontrar un método de evangelización que sintonice con el “sentir de los gitanos” y los prepare para que también ellos mismos sean evangelizadores de su pueblo.

(Sofía Lobos – Ciudad del Vaticano, vaticannews.va)

imprimir
bookmark icon

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies