Misión Joven

Mons. Àngel Saiz Me­ne­ses          A lo largo del mes de octubre se está desarrollando en Roma el Sínodo de los Obispos, que en esta ocasión está dedicado a los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional, y que terminará el próximo día 28. El Santo Padre quiere que sea una nueva oportunidad para que los jóvenes lleguen a ser discípulos misioneros, para que se entusiasmen con Cristo y con la misión evangelizadora, y se contagien del ardor misionero de san Francisco Javier, santa Teresa del Niño Jesús y el beato Pablo Manna. El mensaje para el día del DOMUND  de este año lo ha planteado precisamente como una reflexión con los jóvenes, como un diálogo con ellos. Les dice que “la vida es una misión”, y que  “cada hombre y mujer es una misión, y esta es la razón por la que se encuentra viviendo en la tierra”.

El entusiasmo, la fascinación y la plenitud que produce en el ser humano el encuentro con Cristo es ciertamente algo grande, comparable al hallazgo del tesoro escondido o la perla preciosa de los que nos habla el Evangelio (cf. Mt 13, 44-46). El joven que viva esta experiencia profunda de fe, se entusiasmará sin duda, y será capaz de dar testimonio ante sus amigos y conocidos de lo que ha experimentado y también de comprometerse en proyectos solidarios para transformar el mundo. Esta vivencia le llevará asimismo a ser audaz al servicio de la verdad y el bien y a expresarse con valentía, con libertad de espíritu y sin miedo.

La vida es, pues, una misión, y en el caso de una vida joven, es una misión joven, que se realiza en relación a otros jóvenes, en el ambiente propio.Desde hace unos años oímos hablar de los “millennials”, la generación que nació entre el año 1980 y el año 2000. Se caracterizan, entre otras cosas, por ser 100% digitales y amantes de la tecnología; porque procuran prepararse profesionalmente al máximo y buscan la especialización; porque son inconformistas y capaces de alcanzar cualquier cosa que se propongan; porque su objetivo en la vida es conocer y experimentar más que acumular riqueza; y por último, porque no les gusta el compromiso y prefieren disfrutar de la vida y experimentar en sus mejores años de juventud, dejando para más adelante los compromisos.

Pero atención, porque ya ha llegado la siguiente generación, la que toma el relevo. Se trata de la denominada generación Z o generación “centennial”.Ellos son los primeros “nativos digitales”, los que han vivido con Internet desde edades tempranas, los que no saben lo que es un mundo sin tecnologías digitales avanzadas. Han nacido y crecido con un smartphone o una tablet pegados al brazo; son autodidactas, creativos y sobreexpuestos a la información; prefierenproyectos de aprendizaje vocacional más que la clásica  educación formal; más que tener un trabajo fijo, lo que desean es encontrar un empleo acorde a su personalidad, y tener oportunidades de crecimiento profesional y de alcanzar metas.

Estas son algunas características de la generación “millennial” y de la  «centennial. Al asomarnos a este océano de nuevas tecnologías, podríamos caer en el desconcierto y sentirnos un tanto perdidos a la hora de afrontar pastoralmente estos nuevos retos. No tengo ninguna duda de que nuestros amigos “millennials” y “centennials” tarde o temprano experimentarán lo mismo que san Agustín: «Nos hiciste, Señor, para ti, y nuestro corazón está inquieto, hasta que descanse en ti». A nosotros nos tocará, sobre todo a los jóvenes discípulos misioneros, salir a su encuentro, anunciarles la Buena Nueva, evangelizarlos, con entusiasmo y paciencia, con generosidad y alegría, con pedagogía y amor, trabajando incansablemente, sin caer jamás en el desánimo, inspirándonos en el apóstol san Pablo, que en el siglo I de nuestra era decía: “me he hecho todo para todos, para ganar, sea como sea, a algunos” (1Cor 9, 22).

+ Jo­sep Àngel Saiz Me­ne­ses

Obis­po de Te­rras­sa

Mons. Josep Àngel Saiz Meneses
Acerca de Mons. Josep Àngel Saiz Meneses 388 Articles
Mons. Josep Àngel Saiz Meneses nació en Sisante (Cuenca) el 2 de agosto de 1956. En el año 1965 la familia se trasladó a Barcelona y se instaló en el barrio de Sant Andreu de Palomar. Ingresó en el Seminario Menor Nostra Senyora de Montalegre de Barcelona en el 1968. Posteriormente realizó estudios de Psicología en la Universidad de Barcelona entre los años 1975 y 1977. Participó activamente como miembro del Movimiento de Cursillos de Cristiandad de Jóvenes. Posteriormente estudió en el Seminario Mayor de Toledo los cursos de filosofía, espiritualidad y teología (1977- 1984) y fue ordenado presbítero en la Catedral de Toledo el 15 de julio de 1984. El mismo año obtuvo el Bachillerato en Teología por la Facultad de Teología de Burgos. En la archidiócesis toledana tuvo diversos destinos, primero como párroco en Los Alares y Anchuras de los Montes (1984-1985) y después como vicario de Illescas (1986-1989). El curso 1985-1986 fue capellán soldado en el Hospital de Valladolid. Entre otros servicios realizados en Toledo fue también consiliario de zona de los Equipos de la Madre de Dios (1986-1989), consiliario de zona del Movimiento de Maestros y profesores Cristianos (1986-1989) y profesor de religión en la Escuela de F.P. La Sagra de Illescas (1986-1989). El año 1989 regresó a Barcelona y fue nombrado vicario en la parroquia de Sant Andreu del Palomar, y el 1992 rector de la Iglesia de la Mare de Déu del Roser en Cerdanyola y Responsable de la Pastoral Universitaria en la Universitat Autònoma de Barcelona. También el mismo año 1992 fue nombrado responsable del SAFOR (Servei d'Assistència i Formació Religiosa) de la Universitat Autònoma de Barcelona y Responsable del CCUC (Centre Cristià d'Universitaris de Cerdanyola del Vallès). El año 1995 fue nombrado Consiliario Diocesano del Movimiento Cursillos de Cristiandad. Obtuvo la licenciatura en la Facultad de Teologia de Catalunya el año 1993 con la tesina: “Génesis y teología del Cursillo de Cristiandad”, dirigida por el Dr. Josep M. Rovira Belloso, y publicada el año 1998. En la misma Facultat de Teologia ha realizado los cursos de doctorado. Ha publicado diversos artículos sobre la evangelización y la pastoral en el mundo juvenil, en especial en la revista Ecclesia, y comenzó la elaboración de la tesis doctoral sobre “Agents i institucions d'evangelització”. El 6 de mayo del año 2000 fue nombrado Secretario General y Canciller del Arzobispado de Barcelona y el 10 de abril del 2001 miembro del Colegio de Consultores de la misma archidiócesis. El 30 de octubre de 2001 fue nombrado Obispo titular de Selemsele y Auxiliar de Barcelona y consagrado el 15 de diciembre del mismo año en la Catedral de Barcelona. El 15 de junio de 2004 fue nombrado primer obispo de la nueva diócesis erigida de Terrassa y Administrador Apostólico de la archidiócesis de Barcelona y de la nueva diócesis de Sant Feliu de Llobregat. El 25 de julio tomó solemne posesión en la S. I. Catedral Basílica del Sant Esperit en Terrassa. En la Conferencia Episcopal Española es el Presidente de la Comisión de Seminarios y Universidades.