Hacernos creíbles

Mons. Se­bas­tià Tal­ta­vull            «Por sus obras los conoceréis». «Las palabras se las lleva el viento». «Dicen y no hacen». Todo esto lo oímos decir con frecuencia y somos muy sensibles a valorar el testimonio, la coherencia personal, la sinceridad, la unidad de vida. La razón es que la exigencia empieza por uno mismo. No nos podemos aprovechar de nadie amparándonos en el chantaje de imponer a otro lo que uno no está dispuesto a hacer para él mismo.

Fijémonos. Cuentan que, en la India, una madre muy preocupada por su hija fue a ver a Mahatma Gandhi para que le aconsejara qué tenía que hacer. Quería que hablara con su hija porque no dejaba de comer dulces y eso le era muy perjudicial para la salud. Gandhi accedió a hablar con aquella joven de muy buen gusto, pero dijo a su madre que no lo haría hasta después de tres semanas. Aquella madre salió un poco decepcionada y contrariada. Después de tres semanas llevó a su hija y Gandhi la recibió, habló con ella y todo fue muy bien. La madre, sin embargo, llena de curiosidad, no partió sin preguntarle por qué había esperado tres semanas en recibir su hija y hablar con ella. Gandhi, con tono humilde le dijo: «Era yo quien necesitaba tres semanas para sacarme el mismo defecto».

La transparencia de los hechos proviene de una gran libertad interior y deja la conciencia bien tranquila. El bien nunca se impone, se contagia con el testimonio. Por ello, Jesús es tan contundente cuando en el Evangelio dice: «Quita primero la viga de tu ojo, y entonces verás claro para sacar la paja del ojo de tu hermano» (Mt 7,5). El papa Pablo VI, aplicándolo a muchos aspectos de la vida, lo concretó diciendo que «el hombre contemporáneo escucha más a gusto a los testimonios que a los maestros, y si escucha a los maestros es porque son testimonios» (EN 41).

Qué bien cuando con humildad nuestra única intención es ayudar a que cada uno sea él mismo, sin renunciar a ello; qué bien si nadie es forzado a claudicar de sus legítimos principios; qué bien si, siendo transparentes, ayudamos a que los demás también lo sean.

+ Se­bas­tià Tal­ta­vull

Obis­po de Ma­llor­ca

Mons. Sebastià Taltavull Anglada
Acerca de Mons. Sebastià Taltavull Anglada 100 Articles
Mons. D. Sebastià Taltavull nace en Ciutadella de Menorca (Baleares), el 28 de enero de 1948. Después de los primeros estudios en la Compañía de Maria y en el Colegio salesiano, el año 1959 ingresa en el Seminario diocesano de Menorca y cursa los estudios de Humanidades, Filosofía y Teología. El 23 de septiembre de 1972 recibe la ordenación sacerdotal en la Catedral de Menorca, después de cursar estudios en la Facultad de Teología de Cataluña y obtener la Licenciatura en Teología dogmática. CARGOS PASTORALES El mismo día de la ordenación sacerdotal es nombrado Director de la Casa diocesana de Espiritualidad de Monte-Toro (1972-1984) y Delegado diocesano de Juventud (1972-1989). Dos años después, Rector del Santuario Diocesano de la Virgen de Monte-Toro, Patrona de Menorca (1975-1984). Es elegido Secretario del primer Consejo Diocesano de Pastoral (1973-1977) y Secretario del Consejo del Presbiterio y Colegio de Consultores (1983-1989). Fue Consiliario del Movimiento de Jóvenes Cristianos, de grupos de Revisión de Vida del MUEC y de Escultismo entre 1977 y 1989. Recibe el encargo de Formador (1977-1984) y Profesor de Teología dogmática (1977-1994) del Seminario y del Instituto Diocesano de Teología. Fue Rector del Seminario Diocesano de 1995 a 2002. El año 1984 es nombrado Párroco de San Rafael de Ciutadella, cargo que ejerce hasta 1992, año en que es nombrado Consiliario del Centro Catequístico de San Miguel (1992-2005). El 23 de septiembre de 1989 es nombrado Vicario General de la Diócesis de Menorca y Moderador de la Curia, cargos que ejerce hasta el año 2002, año en que es nombrado Párroco de Ntra. Sra. del Rosario de la Catedral y de San Francisco de Asís de Ciutadella y elegido Deán-Presidente del Cabildo y Penitenciario de la Catedral (2002-2005). Le es asignada la tarea de Moderador de la Asamblea Diocesana de Menorca celebrada entre los años 1996-1998. Además de trabajar en el Secretariado Diocesano de Catequesis en los Departamentos de Catequesis de adolescentes y jóvenes (1973-1995) es nombrado Delegado Diocesano de Catequesis (1989-1995) y forma parte del Secretariado Interdiocesano de Catequesis de Cataluña y Baleares (SIC), dedicándose especialmente a la catequesis de adolescentes, jóvenes y catequesis familiar. Como Consiliario ha trabajado en los Equipos de Matrimonios de Nuestra Señora (1988-2005) y se ha dedicado a la preparación y formación de catequistas (1973-1998) y de los matrimonios-catequistas de grupos de Catequesis familiar (1998-2005). Para los años 2002-2005 fue nombrado Delegado Diocesano de Medios de Comunicación Social y para las Relaciones Institucionales. Fue nombrado Obispo Auxiliar de Barcelona por Benedicto XVI el 28 de enero de 2009 y recibió la Ordenación episcopal el 21 de marzo de 2009. Es administrador apostólico de Mallorca desde el 8 de septiembre de 2016. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE es miembro de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social y Pastoral Social. Anteriormente, fue miembro del Consejo Asesor de la Subcomisión de Catequesis y desde junio de 2005 Director del Secretariado de la Comisión Episcopal de Pastoral de la Conferencia Episcopal Española hasta su nombramiento como Obispo. Desde 2009 hasta 2011 fue miembro de dicha comisión. En 2011, fue elegido Presidente de dicha Comisión.